Los 'pilos' y los demás

Los 'pilos' y los demás

'Ser pilo paga' es una iniciativa muy importante. Es darles la oportunidad a los mejores.

17 de agosto 2015 , 09:07 p.m.

Me refiero a su editorial ‘El balance de los pilos’ (17-8-2015). ‘Ser pilo paga’ es una iniciativa muy importante. Es, nada menos, que lograr que miles de jóvenes que ni siquiera soñaban con llegar a una universidad lo puedan hacer. Es darles la oportunidad a los mejores, a los cerebros más brillantes, que de otra manera pueden quedar en la frustración. Ojalá cada vez sean más, que las universidades privadas se comprometan a fondo. Pero, como no será suficiente, también el Gobierno tiene que impulsar las universidades públicas. La Nacional tiene que ser revitalizada, pues los edificios se encuentran en mal estado. Este es otro semillero de profesionales, orgullo de Colombia, y no pueden dejarla irse abajo. Sería una vergüenza para el país. Y crear más universidades públicas en ciudades intermedias. Porque es allí a donde pueden llegar y sostenerse millares de estudiantes del sector rural. No olvidemos que la educación es la mayor riqueza de una nación.

José Francisco Piñeres

* * * *

Señor Director:

En realidad, esta sí es una política de alto impacto social, cultural, laboral y de desarrollo. Y tiene que estar acompañada de incentivos alimentarios y de insumos para otros gastos normales de un universitario. Lo mismo debe hacer el Estado con el bachillerato, para que el proyecto sea completo y los ‘pilos’ no entren en mucha desventaja en algunas competencias que deben acompañar el proceso integral de un universitario. Al fin, el Gobierno se dio cuenta de que es más rentable para el país ayudar a los ‘pilos’ que a los deficientes.

Eduardo Botero

¿A dónde vamos a llegar?

Señor Director:

Si bien es cierto que los profesores deben estar pendientes de los estudiantes y de formar personas con valores y de bien, esa es una labor que comienza en casa. El caso de los niños intoxicados en el colegio Marco Fidel Suárez deja mucho que pensar acerca de la comunicación que hay en las familias y la forma como se está formado a los jóvenes, quienes son el futuro de nuestra sociedad. La pérdida de valores y las carencias interiores están aumentando cada vez más, ¿Hasta dónde vamos a llegar? Si se tuviera una verdadera comunicación, podríamos conocer a quienes están a nuestro lado; podríamos ayudarnos y muchas de estas tragedias se podrían evitar.

Ángela María Hernández Sierra

Tener ‘pichirilo’ es pecado

Señor Director:

Con el proyecto de instalar peajes dentro de la ciudad se incrementarán los impuestos para los vehículos particulares, los cuales ya son elevados y onerosos. Pagamos Soat, impuesto de rodamiento, sobretasa a la gasolina y nos impiden sacar nuestro carro 104 días por pico y placa. Y este año van dos por el día sin carro. Mientras tanto, los impuestos se pagan por los 365 días del año. Que pague peaje el transporte público, que es su negocio; nosotros, los propietarios de particular, ya no aguantamos tanta ‘tirria’. En Colombia, y sobre todo en Bogotá, se volvió pecado tener un ‘pichirilo’ para movilizarnos.

Édgar Orlando Fernández Riveros

________________________________________________________

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com, @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.