La historia de Mile, la colombiana clave en masacre de México

La historia de Mile, la colombiana clave en masacre de México

En 2013, llegó a México y se quedó ilegalmente. Tras su asesinato, su cuerpo fue enviado a Bogotá.

notitle
15 de agosto 2015 , 07:56 p.m.

Mile Virginia Martín Gordillo, la ciudadana colombiana violada y estrangulada hace 16 días en un apartamento de Ciudad de México, es la obsesión de las autoridades de ese país que creen que ella puede ser una de las claves del crimen del fotoperiodista Rubén Espinosa y de tres mujeres más que murieron en los mismos hechos.

Los cinco cuerpos fueron encontrados, el 31 de julio en la noche, con tiros de gracia en sus cabezas y con signos de tortura, sin que aún haya pistas certeras sobre los móviles de esta masacre alrededor de la cual se han tejido versiones que vinculan desde políticos hasta bandas de apartamenteros y al narcotráfico.

EL TIEMPO indagó sobre Mile, cuya identidad inicialmente fue un misterio, y encontró elementos clave que hoy son materia de análisis. (Lea también: Hablan familiares de colombiana asesinada en masacre en México)

En México le confirmaron a reporteros de este diario que si bien la mujer, de 31 años, entró con visa a ese país, dejó vencer el permiso y completaba dos años como ilegal. Además, que no registró ni profesión ni empleo.

Por eso, llama la atención que los asesinos terminaran ensañándose con Mile –una indocumentada de bajo perfil– si iban por el periodista y por una activista de derechos humanos, como se afirma.

Un mechón de 20 centímetros de su cabello le fue arrancado mientras los asesinos le apagaban colillas de cigarrillo en su cuerpo, la maniataban con cinta industrial, abusaban de ella y la empalaban, han narrado medios locales, como El Universal. Según su autopsia, luego de morir estrangulada y con la ropa interior en su boca, recibió un disparo con una pistola 9 milímetros. (Lea también: Colombianos en México, indignados por tratamiento del homicidio)

Los viajes de Mile

Esa sevicia ha llevado a ampliar el abanico de hipótesis, que se inició como un robo y ya va en la presunta acción de mafias.

Según esa última versión, Mile podría haber sido usada como anzuelo para que Espinosa fuera al apartamento, en la calle Luz Saviñón 1909 de la delegación Benito Juárez, colonia Narvarte. Para ese propósito, habría rentado una habitación en el lugar, y se presentó como ‘Nicol’.

Pero sus hermanos aseguran que se trataba de una mujer humilde, trabajadora y amable, que se desempeñaba como modelo y que había viajado a México a buscar una mejor suerte.

De hecho, en bases de datos oficiales, consultadas por EL TIEMPO, Mile no registra antecedentes judiciales. Allí consta que, mientras vivió en Colombia, residía en la localidad de Kennedy, en Bogotá, en un sector de bajo nivel socioeconómico. Incluso, la Procuraduría de México tuvo que pagar los 25 millones de pesos (8.500 dólares) que costó la repatriación del cadáver.

Pero hay varias piezas que parecieran no encajar en su perfil y que están siendo chequeadas por autoridades colombianas y mexicanas que mantienen el caso en total hermetismo

“Se nombró una comisión de alto nivel y las pesquisas van por buen camino”, le dijo a EL TIEMPO un funcionario de la Procuraduría mexicana.

Al respecto, este diario estableció que, antes de llegar al país azteca, Mile registraba varios desplazamientos al exterior. Entre el 2010 y el 2013 viajó a Chile. También estuvo en Perú, Ecuador y Curazao.

Pero el viaje que más llama la atención es el que hizo a Madrid (España), a principios del 2013, para luego saltar a México.

¿De donde sacaba el dinero para los viajes? ¿Qué actividades cumplía en esos países? “Lo que se busca es descartar o confirmar versiones que circulan en México que la ligan con supuestas redes de ‘escort’ (damas de compañía) y con la masacre”, dijo un investigador.

Y ya hay un par de nombres y direcciones en España para rastrear.

Embalsamada

Además, se indaga por qué Mile rodaba por el Distrito Federal en un lujoso Ford Mustang Shelby, modelo 2006, que sus agresores se robaron, junto con varias maletas con efectos personales de la mujer, quien en Colombia no tenía bienes registrados. El lujoso auto, con matrícula 486VNR, que puede costar 30.000 dólares (90 millones de pesos), es una de las pistas dentro del expediente.

La principal, sin embargo, es Daniel Pacheco Gutiérrez. Las huellas digitales del hombre, de 42 años, fueron encontradas por todo el apartamento y ya admitió que estuvo en el lugar la noche del múltiple homicidio.

Pacheco, con antecedentes por robo y violación, ya habría identificado al menos a otro de los homicidas. Por el momento, el cadáver de Mile fue enviado a Bogotá en una aerolínea y vuelo que no fueron revelados por razones de seguridad. Y antes de entregárselo a sus familiares, se le practicará una segunda autopsia. Por eso, se pidió específicamente que fuera embalsamado.

Ahora, México espera que la Policía de Colombia establezca las rutinas y contactos de Mile en sus viajes y quién los sufragaba. Eso ayudará a aclarar si los asesinos la conocían o si fue otra víctima de la violencia que se vive en México.

¿Robo o crimen narcopolítico?

Aunque inicialmente las autoridades mexicanas apuntaron a un robo, el fiscal Rodolfo Ríos Garza ha asegurado que, en el caso del múltiple homicidio, en el que cayó la colombiana Mile Virginia Martín Gordillo, están abiertas todas las líneas de investigación, incluida la que indica que los asesinatos se cometieron en represalia por la labor periodística de Rubén Espinosa, de 31 años de edad.

Rubén Espinosa, fotoperiodista asesinado; Nadia Vera Pérez, promotora cultural asesinada y Yesenia Quiroz, otra de las víctimas de la masacre.

El reportero gráfico tuvo que salir hace unos meses del estado de Veracruz tras recibir amenazas que él atribuía a autoridades, incluido el gobernador Javier Duarte. Según el diario ‘Reforma’, también hay evidencia de que la promotora cultural Nadia Vera Pérez, otra de las asesinadas, estaba amenazada. Al respecto, el diario asegura que la Procuraduría ya recogió un testimonio que afirma que Nadia se sentía insegura en Veracruz. En el 2012, su casa fue allanada; en el 2013, fue agredida por policías locales; y en el 2014, fue asaltada y golpeada. Incluso, llegó a asegurar que el acoso venía del Gobierno de ese estado.

También se sabe que otra de las muertas, Yesenia Quiroz Alfaro, era sobrina política del exgobernador de Michoacán Jesús Reyna, preso por presuntos vínculos con los ‘Caballeros templarios’, uno de los más poderosos carteles de la droga. El portal ‘Animal Político’ lo da por hecho. ¿Cómo encajaba Mile en ese grupo?

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
@UinvestigativaET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.