Reapertura de embajada de EE. UU. en Cuba: una nueva era que ilusiona

Reapertura de embajada de EE. UU. en Cuba: una nueva era que ilusiona

John Kerry pidió una 'auténtica democracia' para la isla y dijo que ya no son enemigos ni rivales.

notitle
14 de agosto 2015 , 08:23 p. m.

Este viernes fue un día histórico. John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos, presidió el acto que oficializó la reapertura de la embajada de su país en Cuba. “Este es el momento de acercarnos dos pueblos ya no enemigos o rivales, sino vecinos. Es el momento de enarbolar nuestras banderas y hacer saber al resto del mundo que nos deseamos lo mejor los unos a los otros”, dijo el alto funcionario en español en un emotivo momento.

Con un poco de retraso y un calor de justicia, la bandera estadounidense se elevó en el mástil del que fue arriada en 1961 en una ceremonia llena de simbolismos. Por ejemplo, los tres marines que la bajaron 54 años atrás cumplieron su promesa de que “un día regresarían para izarla de nuevo”, como recordó Kerry. (Vea aquí fotos de la jornada de reapaertura de la embajada)

En su discurso, Kerry hizo un poco de historia. Señaló que el poeta y héroe nacional cubano José Martí decía que todo lo que “divide a los hombres es un pecado contra la humanidad”, pero también reclamó para los cubanos una auténtica democracia: “Estamos convencidos de que los cubanos estarán mejor con una democracia auténtica, en que las personas puedan elegir a sus líderes con compromiso y justicia social”, dijo. Y añadió: “Después de todo, el futuro de Cuba depende de los cubanos”.

Luego, y como en un mensaje hacia sus coterráneos, y en particular a la oposición republicana, expresó: “No hay nada que temer, ya que serán muchos los beneficios de los que gozaremos cuando permitamos a nuestros ciudadanos conocerse mejor, visitarse con más frecuencia, realizar negocios de forma habitual, intercambiar ideas y aprender los unos de los otros”.

El jefe de la diplomacia estadounidense hizo mención al pedido del presidente Barack Obama de pedir al Congreso de su país el levantamiento del embargo económico impuesto en 1962 consciente de que este ha sido uno de los más grandes obstáculos en la relación: “El embargo ha sido siempre una calle de doble vía”.

Kerry admitió que en los acontecimientos del pasado mutuo ha habido demasiadas retaliaciones y tragedias humanas. “No olvidamos el pasado. ¿Cómo podríamos? Al menos para mi generación, las imágenes son imborrables”. Pero matizó cuando dijo que los cubanos de a pie esperan que esto sea algo del pasado.

Normalidad

“Hace falta que no se quedé allá arriba, hace falta que nos llegue a nosotros, que no tengamos que preocuparnos por qué poner para comer, que podamos viajar y regresar a nuestro país”, coincidían con palabras similares Isabel, Leonardo y Amalia, tres de los cubanos que miraban el acto detrás de las barreras.

Medio millar de periodistas acomodaron sus cámaras y pantallas en las tribunas habilitadas dentro y fuera de la sede diplomática. Algunos trabajaron desde balcones de edificios próximos. La seguridad se notó en los numerosos cortes de calles por donde iba a pasar la comitiva de Kerry.

El malecón fue cerrado de punta a punta. Solo tres impecables ‘almendrones’, autos estadounidenses de los 50, aguardaban a integrar la comitiva oficial del titular del Departamento de Estado.

No hubo limitaciones para acceder peatonalmente hasta las afueras de la embajada. Varios cientos de cubanos se acercaron para presenciar el regreso oficial de los ‘yanquis’ a Cuba. Quizá menos de los esperados. “La gente piensa que no van a dejar pasar y se inhibe, pero hemos llegado sin problemas”.

Todo fue muy tranquilo. Un único “Viva Cuba” respondido por un coreado “Viva”. Y aplausos cuando la bandera fue izada.

Desde una distancia prudencial, la gente, incluidos turistas estadounidenses, miraban la llegada de los invitados. Muchos cubanoamericanos y políticos llegados de EE. UU. El Nuncio apostólico y el cardenal Jaime Ortega, que recibió a Kerry, ocupaban un lugar destacado.

El excongresista demócrata Joe García, que se definió, “si no arquitecto, sí albañil” de la política del acercamiento del presidente Barack Obama afirmaba en perfecto ‘cubano’ sentirse emocionado por “estar en la tierra de mis padres, aquí todo impresiona mucho”. Destacó a EL TIEMPO que si Cuba ha cambiado, “también ha cambiado Miami”.

Aguantaba el intenso calor del sol caribeño con la chaqueta puesta. Muchos invitados se la quitaron durante la espera de más de hora y media hasta que la banda de los marines, que amenizaba con canciones tradicionales cubanas, entonó el himno nacional cubano y el estadounidense.

La delegación anfitriona fue encabezada por Josefina Vidal, alta funcionaria directora de las conversaciones que tras el anuncio de Obama y Raúl Castro del 17 de diciembre han permitido una relativamente rápida recuperación de las relaciones diplomáticas.

Lo difícil está por llegar. Así lo señaló Kerry tanto en su discurso como en la rueda de prensa conjunta con su homólogo y anfitrión, Bruno Rodríguez.

Largo y difícil

Que el proceso hacia la normalización plena será “largo y difícil” es una muletilla que repiten ambas partes. Las diferencias están sobre la mesa. Todos admiten que las relaciones no serán totalmente normales hasta no solucionar los problemas que plantean cada lado. Cuba exige el levantamiento del embargo, la devolución de la base de Guantánamo, indemnizaciones por daños y perjuicios, y discrepa, como dijo después el canciller, en el tratamiento de los derechos humanos.

Por su parte, Estados Unidos insiste en el respeto por las libertades, la devolución de fugitivos estadounidenses asilados en la isla comunista, entre otros. Pero como con algo más hay que continuar, ambos cancilleres acordaron la creación de una comisión bilateral que trazará esa hoja de ruta que pueda avanzar en temas menos conflictivos y preparar los más complicados.

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO
Corresponsal de EL TIEMPO
La Habana

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.