¿Por qué cae la imagen de Santos?

¿Por qué cae la imagen de Santos?

El Gobierno Nacional está llamado a entrar en sintonía con la opinión pública.

notitle
14 de agosto 2015 , 07:46 p.m.

Las dos encuestas sobre favorabilidad del presidente Juan Manuel Santos, reveladas la semana inmediatamente anterior, reflejan el pesimismo que reina entre los colombianos por la forma como marcha el país. La de Ipsos Napoleón Franco, contratada por CMI y revelada por este diario hace unas semanas, muestra a Santos con una imagen favorable del 40 %, mientras la encuesta contratada por la Gran Alianza de Medios lo muestra apenas con una favorabilidad del 29 %. Los dos sondeos de opinión enseñan que no ha cambiado la percepción que los ciudadanos tienen del segundo gobierno de Santos. Que el 68 % de los encuestados crean que el país no va por buen camino es indicativo del pesimismo que reina por el lento avance de los diálogos en La Habana.

¿Por qué razón cae la imagen del presidente Santos en las encuestas? Se pueden enunciar varios factores, pero el principal es el proceso de negociación con la guerrilla. La opinión pública no cree que los diálogos en La Habana lleguen a feliz término. A la pregunta que se formula en la encuesta, en el sentido de si piensan que la guerrilla tiene verdadera voluntad de paz para llevar el proceso a puerto seguro, el 69 % responde que no cree en que las negociaciones para acabar con el conflicto armado terminen bien. Interpretan los ciudadanos, con estas respuestas, el desconcierto que reina por los bandazos que el gobierno Santos ha venido dando para mantener al grupo insurgente en la mesa. La escalada terrorista previa al 20 de julio ayudó a que los colombianos tengan esta percepción del proceso.

El pesimismo de los colombianos frente al primer año del segundo mandato de Juan Manuel Santos tiene explicación. La caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales tiene repercusión en los ingresos de la nación; por lo tanto, puede producir una desaceleración de la economía. Ya hemos visto cómo no se cumplieron las metas de crecimiento el año inmediatamente anterior. Esa disminución en el ingreso de divisas afecta todos los proyectos de desarrollo del Gobierno Nacional. El recorte de casi cinco billones de pesos en los programas de inversión es indicativo de la incidencia que los bajos precios del crudo tienen en la ejecución de obras de infraestructura. El primer afectado es la segunda etapa programa de vivienda gratis: se reduce a 40.000 el número de casas a construir.

La encuesta de Ipsos Napoleón Franco arroja un resultado sorprendente en relación con las condenas que deberían aplicarse a los miembros de las Farc incursos en delitos de lesa humanidad. Que el 90 % de los encuestados opine que los miembros de la agrupación armada deberían pagar con cárcel los delitos cometidos durante su accionar delictivo debe abrirles los ojos a los negociadores del Gobierno sobre la necesidad de que no haya paz con impunidad. Sólo un 7 % está de acuerdo con penas alternativas. Los demás no están dispuestos a hacerle concesiones a la guerrilla. En consecuencia, votarían en contra la refrendación de lo acordado en La Habana si no hay cárcel para los guerrilleros. En este sentido, el Gobierno Nacional está llamado a entrar en sintonía con la opinión pública.

La inseguridad tanto en las grandes ciudades como en los pequeños poblados es otro de los temas que hacen que la favorabilidad de Santos en las encuesta caiga de la manera como viene ocurriendo. El ciudadano común y corriente, ese que viaja en bus urbano, que habita los cinturones de miseria, que no tiene acceso a la educación superior, que debe acostarse sin darles un vaso de leche a sus hijos, percibe que el de Santos ha sido un gobierno que no les garantiza la seguridad. Todo, porque se sienten amenazados por las pandillas que se han tomado los barrios populares sin que el Gobierno haga un despliegue de fuerza pública para combatir la delincuencia. También en los estratos altos se siente la inseguridad. Los atracos a mano armada y los asaltos a residencias se han incrementado.

¿Puede Juan Manuel Santos recuperar en pocos meses la percepción que sobre su gobierno tienen los colombianos? Para lograrlo, tendría que generar golpes de opinión audaces o, al menos, adoptar mejores estrategias de comunicación, que expliquen con claridad los verdaderos alcances de los diálogos en La Habana, que convenzan de que la negociación no terminará con impunidad total, que les haga ver que todavía tiene mano firme para conducir el proceso con dignidad, no doblegándose ante las exigencias de los negociadores de la guerrilla que siguen insistiendo en que sus hombres no pagarán un día de cárcel. Santos debe entender que el 78 % de los colombianos no están de acuerdo con el cese de los bombardeos a los campamentos de la guerrilla.

José Miguel Alzate

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.