Secciones
Síguenos en:
Jardines pequeños llenos de encanto

Jardines pequeños llenos de encanto

Utilice la buena energía de la naturaleza para decorar su hogar, con propuestas creativas.

notitle

Un toque de verde aquí, un poco de pureza allá, eso es lo que las plantas les dan a los espacios de su casa. Corredores, habitaciones, baños, terrazas o salas con buena iluminación se enriquecen con bonitos microambientes de vegetación, pequeños jardines para tener cerca la naturaleza.

“Protección, limpieza o armonización, las plantas son muy eficaces para todo esto”, asegura Tatiana Álvarez, especialista en feng shui.

Estos microjardines, que puede hacer usted mismo o comprarlos ya hechos, según su preferencia y presupuesto, no requieren de muchos cuidados.

“Tenga en cuenta que aunque hay plantas que requieren más o menos luz, aire y agua, todas deben ubicarse en un lugar donde al menos de forma indirecta reciban un poco de los rayos del sol y tengan una buena ventilación”, asegura Óscar Villamizar, uno de los dueños de Botánicus, el vivero móvil de Bogotá.

Las enanas de la familia

Si de jardines que ocupen poco espacio se trata, algunas variedades de las bromelias, en particular las tillandsias, pueden ser una excelente opción; también algunas orquídeas. “Estas plantas, al ser epífitas, no necesitan tierra ni grandes cantidades de sol, son muy evolucionadas pues viven del aire”, asegura Sonia Kisner, gerente de Calyx Plantas exóticas.

Dentro de la familia de las suculentas –las que guardan agua en sus hojas– hay varias que funcionan como los cactus y distintos tipos de sedums, entre otras que no son de gran tamaño. Incluso un bonsái como el jade puede ser una alternativa.

¿Dónde las pongo?

Desde la maceta tradicional de barro, pasando por las tazas de porcelana, frascos de vidrio, latas, bandejas, retablos de madera, bolsas de papel, o colgando del techo sirven para sembrar una de estas plantas; todo depende su imaginación para crear una vegetación agradable. Las tillandcias, por ejemplo, puede pegarlas con silicona o puntillas a distintas superficies, como un pedazo de madera. Lo importante es que queden fijas para que puedan desarrollarse y vivir. “Ellas no usan sus raíces para alimentarse, solo les sirven para pegarse a las distintas superficies para tomar un poco de la humedad y el aire del ambiente”, explica Kisner.

Para las que no son tan libres debe tener en cuenta el tamaño de su raíz y ahí escoger la profundidad adecuada de su recipientes. “Muchas de las variedades de los sedums no necesitan, en general, recipientes tan profundos, pero algunas suculentas medianas y bonsáis tipo pino sí tienen raíces grandes”, asegura Ballesteros.

El terreno

Al momento de sembrarlas, siempre es bueno comenzar colocando al fondo algunas piedras que ayuden a drenar. Luego, según el tipo de vegetación, “si son anturios, orquídeas o bromelias, se usa patula de pino o cascarilla de arroz. Lo más importante es que queden firmes en el recipiente”, comenta la gerente de Calyxs. Para las suculentas, como el cactus, la tierra que se coloque luego de las piedras debe ser más arenosa para que drene más fácil, pues no necesitan tanta agua. Pero otras suculentas sin espinas, sedums y pinos sí requieren de mucha más agua y pueden combinarse con piedras como las escorias. “El sustrato debe ser mucho más denso para que la humedad se mantenga por más tiempo”, dice Ballesteros.

Un chorrito de vida

El riego, aparte de nutrir las plantas, también es un punto vital para escoger cuáles pueden sembrarse juntas y cuáles no. “Si van a estar en el mismo recipiente no puede poner un cactus que debe regarse cada 15 días junto a una variedad de sedum que necesite agua cada tercer día”, comenta el socio de Botanicus. Los bonsái tipo pino necesitan riego día de por medio, algunas suculentas miniatura cada 15 días, pero si están en jardines colgantes, cada ocho días porque tienen una mayor exposición al viento. Las bromelias necesitan hidratarse cada ocho días en clima frío y, en climas más templados y con mucha brisa, cada cinco. Claro que si son tillandsias tendrá que humedecer sus hojas, mientras que otras variedades necesitan el agua en el cáliz, que es la cavidad que se forma entre sus hojas y en donde están purificando este líquido constantemente.

Plantas hasta en la cama

Deje entrar el verde y la naturaleza a su dormitorio sin preocupaciones y prefiera las plantas epíficas para este espacio. “Todo tipo de plantas capturan la energía contaminante, electromagnética o la energía de las personas enfermas o con mala actitud, y su trabajo es mantener el equilibrio”, asegura Patricia Molina, experta en armonización y sanación de espacios. Además, plantas como las bromelias, que no necesitan tierra para crecer, son las indicadas para reforzar proceso de comunicación tanto con otras personas como con otros seres o a nivel espiritual en el hogar.

Ideas para la pequeña naturaleza

-Bonsáis colgantes como el jade, adornan muy bien terrazas y balcones, vienen con su sustrato armado y solo hay que sumergirlos cada ocho días en agua y podar sus hojas cada seis meses.

- En un retablo de madera puede pegar algunas variedades de tillandsias con silicona y obtendrá un jardín vertical al instante.

- Intente con plantas aromáticas comestibles y de té en su jardín.

Jardín colgante con minisuculentas

Materiales

Una bola de cabuya o cuerda, una taza de tierra mezclada con escoria y cascarilla de arroz, una cuchara, un embudo de papel, doce minisuculentas, clips (deben estar cortados por la mitad) y
nailon o hilo.

Paso 1

Amarre el nylon a un extremo de la bola de cabuya y córtelo, dejando la cuerda de unos 30 cm de largo. Asegúrelo bien, con esto más adelante lo colgará.

 

JUAN DIEGO BUITRAGO/ EL TIEMPO.

Paso 2

Ubique el embudo de papel en uno de los orificios superiores de la bolita y con la ayuda de sus manos o una pala empiece a meter la tierra hasta que la bolita se llene.

 

JUAN DIEGO BUITRAGO/ EL TIEMPO.

Paso 3

Sumerja la bola en un poco de agua por un par de segundos, para que la tierra esté un poco más compacta y lista para sembrar las plantas; luego escúrrala un poco.

 

JUAN DIEGO BUITRAGO/ EL TIEMPO.

Paso 4

Con la cuchara, vaya abriendo huecos para sembrar las plantas y asegúrelas con los clips. Cubra solo la mitad superior dejando espacio entre ellas para que se reproduzcan.

 

JUAN DIEGO BUITRAGO/ EL TIEMPO.

Paso 5

Vuelva a sumergirla en agua, déjela escurrir y ya estará lista para colgar en su terraza. Cada ocho días vuélvala a sumergir en agua para mantener hidratadas a sus plantas.

 

JUAN DIEGO BUITRAGO/ EL TIEMPO.

 

DANIELA FORERO SÁNCHEZ
Redactora EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.