Historias de vendedores y un reportero

Historias de vendedores y un reportero

Nuevo libro de cuentos de Alister Ramírez Márquez.

14 de agosto 2015 , 04:49 p. m.

 Los temas que inspiran a Alister Ramírez Márquez en esta colección, Los vendedores: cuentos de reportero, están anclados en las noticias cotidianas de periódicos, redes sociales, medios masivos, apuntes de viajes, enciclopedias, diccionarios y un profundo sentido de observación de la vida diaria en las grandes urbes y sitios aislados de la Tierra. Algunas historias son sorprendentes, provocadoras, cargadas de humor e ironía, otras son tan reales como las calles sofocantes, ruidosas y violentas de Manhattan.

Ramírez Márquez arma un texto rico en imágenes y evocaciones de lugares remotos y presentes, es como si jugara con un infinito rompecabezas y el resultado final son cuentos que sumados forman una gran historia de aventuras de un reportero que escribe crónicas y reportajes. El autor pone al lector en contacto con un mundo que es fabricado. Es como un juego de doble espejos, es decir, una distorsión de la realidad, que genera a la vez múltiples dimensiones y se convierte en bella o pérfida ficción.

Es un guiño al ejercicio del periodismo puro y duro. Si bien el autor se ciñe con rigor a los hechos históricos, la objetividad es puesta en cuestión y entredicho. En este sentido surge la pregunta de si es posible que una crónica o un reportaje periodístico puede considerarse como otro género literario. Los grandes maestros de la nueva escuela del reportaje norteamericano así lo han demostrado y han dejado escuela en otras literaturas. Ramírez Márquez retoza con la idea de que algunos hechos, verificables a través de la observación directa y comprobación de la información, como es menester en el periodismo, se pueden transformar en piezas de orden estético. Él se burla de la presunta objetividad en el periodismo, ya que los acontecimientos se manipulan y se adornan antes de enviarse a las agencias de noticias.

Los cuentos de esta colección confrontan a partir de información y datos reconocidos por el lector, por ejemplo, en los periódicos o redes sociales pero que pasan como imágenes borrosas e instantáneas: lugares, nombres, datos históricos o cifras. Es la ridiculización de la desinformación, llevada a su máxima potencia. El autor pone en evidencia la creación de una realidad alambicada, barroca, preciosista como cuando nos narra en uno de sus cuentos, El vendedor de la realidad no virtual, la historia del reportero que va a un país del Báltico para escribir un reportaje sobre este hecho. En los laboratorios del Internet se experimenta y se hace una realidad alternativa, que no tiene que ver con la verdad. Pues bien, lo que hacen la prensa escrita, los medios audiovisuales y las redes sociales es difundir una realidad inventada a partir de una construcción acomodada.

Por las páginas de estos cuentos circulan vendedores callejeros de discos compactos, de armas, de momias, de precolombinos falsos, alfombras, ámbar, maquillaje o huevos de pingüino. Los personajes venden información del Internet y otros la belleza en los centros comerciales. La voz del narrador y del protagonista nos lleva por diferentes épocas, culturas o personajes históricos pero a la vez nos sitúa en un contexto actual. El lector se reconoce a través de estas historias, pues reflejan hechos de la vida diaria de cualquier persona que lee los periódicos, usa las redes sociales, escucha la radio o ve la televisión. Es como si la comunicación instantánea entre los seres humanos nos hiciera sentir que tenemos experiencias en común. Ramírez Márquez fusiona en el personaje principal dos trabajos tan antiguos como la humanidad misma: el de reportero y el de mercader. Es una versión moderna del oficio de cantar las guerras en poesía y de aquellos que salían de Xian en camellos o pie para llegar hasta Constantinopla recorriendo el camino de la seda y vendiendo hasta el alma

* Ala de Mosca Press, Nueva York

Gerardo Piña

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.