¡Usted o usted!

Como en la vieja canción de nuestra banda Hora Local: ¡el rock no lo necesita!

14 de agosto 2015 , 04:31 p. m.

Usted, sí, usted, que desde hace algunos años emergió como ayudante y no como productor (según usted mismo lo admite) en las entrañas de la radio web con ínfulas de ser el adalid del rock nacional. Que desde entonces mostró sus habilidades como encantador de serpientes –‘culebrero’ que llaman– para convencer a jóvenes músicos incautos que de su mano lograrían el éxito.

Usted, que alardea de tener contactos tipo transmisión en antiguas programadoras y productoras de televisión nacional, sin que tenga más amigos que los que todos conocemos. Que escudado por el nombre de su jefe ofrece esta vida, dos vidas más y otras, como aquello de que usted es el propio para llevarlas a México, y además con el cuento que no cobra por su trabajo, sin que sepan las artimañas que esconde tras esa práctica.

Usted, que para inflar su hoja de vida, en algún momento, cuando su nombre aún no tenía este halo oscuro, pedía a bandas reconocidas permitirle incluir en su perfil que había trabajado con ellas. Que valiéndose de un currículo ficticio ha sacado provecho para salir del país como digno representante de nuestro medio periodístico.

Usted, que a las bandas con que trabaja les dice haber conseguido cinco conciertos pero dos deben ser gratuitos, aunque en verdad luego los cobra a su nombre –más la comisión respectiva por los otros tres–. Que les ofrece contratos de distribución digital a sus artistas y cuyas regalías nunca aparecen. Que a jóvenes bandas extranjeras, más ingenuas que las nuestras, les dice que usted es el que trae las bandas a Rock al Parque, en su más elocuente y grande presunción.

Usted, que hasta a los artistas ya veteranos engaña despotricando de sus mánagers de turno –abrigado también por la sombra de su jefe– para luego caer como un cernícalo, convenciendo que usted es la persona indicada, que usted los llevará más allá de lo inimaginable, que con usted se van a hacer millonarios, que no hay más que hablar, que hasta podrían ganar la Liga Águila si fueran equipo de fútbol, sin que ellos sepan de cómo aplicará luego sus cuestionables métodos de booking y asesoría. Que con desfachatez absoluta y sin vergüenza alguna se pavonea en mercados culturales, conciertos, eventos cualesquiera, cuando ya muchos saben de sus mal habidas prácticas en este negocio.

Usted, sí, usted, que organiza festivales de medio pelo y sin presupuesto para pagar a los artistas que, siempre urgidos de mostrarse y subir a un escenario, aceptan tocar gratis para que luego el desorden, el caos, las pocas condiciones y el escaso público, sean las características de su evento, del que con descaro luego destaca en sus redes sociales como exitoso.

Usted, cuyo mayor logro es tomarse fotos con los artistas internacionales que trae su jefe y que con tanto orgullo exhibe en Facebook. Usted, de quien sí sabemos quién es usted, aún no se ha dado cuenta que, como en la vieja canción de nuestra banda Hora Local, ¡el rock no lo necesita!

DANIEL CASAS
Periodista musical

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.