Memorias de barrio

Memorias de barrio

Programa educativo del Museo Nacional para comunidades vecinas.

notitle
14 de agosto 2015 , 12:31 a.m.

Felipe, estudiante del hogar infantil Copetín, acaba de cumplir 5 años; aún no ha ido a un museo pero ya tiene idea de lo que significa patrimonio cultural. Felipe es uno de los beneficiarios del programa Memorias de barrio, que lleva a cabo el Museo Nacional con apoyo de Ecopetrol. Como él, niños de los barrios cercanos al Museo identifican aquellos espacios y objetos valiosos para su comunidad y sus familias; luego tienen la oportunidad de visitar el Museo Nacional con el fin de conectarse de un modo más cercano con ese patrimonio que representa nuestra identidad.

Doña Graciela supera los 70 años, y desde los 15 colecciona piedras y conchas de caracoles. Gracias al programa pudo compartir su colección con sus vecinos, quienes aprendieron de doña Chela la historia del barrio La Paz, del que fue fundadora. Mediante tertulias y talleres realizados en su barrio envía a sus vecinos un mensaje sobre el valor de la memoria y la importancia de este. Es una de las maneras en que los adultos mayores reflexionan sobre su pasado y el de sus comunidades, a la vez que desarrollan un ejercicio de memoria que comparten con los participantes en el proyecto. El Museo, las tertulias y talleres, como cajas de la memoria se convierten entonces en espacios para compartir y establecer vínculos con otras manifestaciones culturales que nos rodean. Así, Memorias de Barrio se conecta con una de las líneas de acción del programa de accesibilidad del museo, mediante el cual se busca aproximar a los adultos mayores al patrimonio que conserva.

Otro público de Memorias de barrio son los jóvenes. Algunos, como los del colegio Manuela Beltrán, ubicado en el barrio Acevedo Tejada, se han dado a la tarea de elaborar planos y maquetas de su entorno y conocer la historia de esta zona residencial, un recorrido que hacen todos los días y que ahora cobra un nuevo significado. Por medio del taller Midiendo calles, los jóvenes identifican aquellos lugares de encuentro o de importancia para su comunidad y, al llegar al Museo Nacional, se acercan de una manera renovada a la historia de la ciudad, a los mapas y a la forma de entender el territorio por parte de diversas comunidades.

Así, el proyecto Memorias de barrio posibilita el contacto de niños, jóvenes y adultos mayores vecinos del museo con la historia de sus barrios y el acervo que resguarda esta institución. Los talleres constituyen estrategias narrativas que generan reflexiones sobre la memoria personal y colectiva, como conexiones entre el patrimonio nacional y la vida cotidiana de cada participante. Durante el 2015, el programa beneficiará a cerca de mil 200 personas por medio de diversos talleres diseñados para el proyecto, los cuales se realizan en las comunidades y posteriormente en una visita-taller en el Museo Nacional. Memorias de barrio lleva el museo más allá de sus instalaciones, al tiempo que le permite alcanzar un público cada más amplio y promover en ellos una valoración profunda del patrimonio cultural del país.

MARTHA LIGIA PARRA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.