Los 800 embera desplazados que contradicen a la Policía

Los 800 embera desplazados que contradicen a la Policía

Indígenas de Urabá aseguran que al helicóptero de la Policía sí lo derribó una metralleta.

notitle
14 de agosto 2015 , 09:11 a.m.

El resguardo indígena de Polines es un bosque natural de 5.000 hectáreas en Chigorodó, un municipio de región de Urabá. Esa porción de tierra, en la que habitan cerca de 1.000 personas de la comunidad embara katío, es uno de los campos de guerra más activos de Antioquia.


Justamente fue allí donde cayó el pasado 4 de agosto un Black Hawk de las fuerzas militares, accidente en el que murieron 16 comandos jungla de la Policía que desarrollaban la operación ‘Agamenón’ contra el 'clan Úsuga', una de las bandas criminales más poderosas del país.


“Ya van tres o cuatro combates muy fuertes en poco más de cuatro meses. Lo que pasa es que solo hicieron bulla con el último, cuando tumbaron el helicóptero de la Policía, que incluso hirió a una niña campesina que vive dentro del resguardo. La verdad es que han tomado como trincheras las casas de la población indígena”, denunció ´William Carupia, líder indígena, quien aseguró de paso que el helicóptero de la policía sí fue derribado.


“Uno de los helicópteros que estaba sobrevolando descendió mucho, y fue ahí cuando tres miembros de la comunidad vieron salir una ráfaga fuerte de metralleta que lo derribó, y al momentico se escuchó la explosión”, contó Carupia.


Según la comunidad, es por esos enfrentamientos que 800 embera se desplazaron de sus caseríos, distantes unos de otros al interior de las cientos de hectáreas del resguardo. Los indígenas llegaron la semana pasada a la centralidad de Polines: una escuela y un salón comunal trasformados en refugio, una trinchera estrecha para tanta gente.


“Los enfrentamientos más fuertes son en la parte alta del resguardo, en la cabecera del río Chigorodó. A la población le tocó movilizarse porque los grupos armados prohibían la entrada y salida de personas y alimentos del resguardo. Incluso, habían restringido horarios, lo que estaba afectando el ejercicio de gobierno y la educación de los niños”, explicó Aida Suárez, presidenta de la de la Organización Indígena de Antioquia.


El desespero de la población, hacinada y con hambre en el refugio improvisado, obligó a que 150 indígenas marcharan esta semana hasta el casco urbano de Carepa –municipio vecino de Chigorodó- en compañía de algunos campesinos para exigir la salida de los grupos armados, legales o ilegales, de su resguardo. Pero no funcionó, la comunidad confirmó que los enfrentamientos continúan con la misma intensidad.


El general José Ángel Mendoza, de la regional seis de la Policía, aseguró el miércoles que las ofensivas continuarían y que el desplazamiento de los indígenas se debe a la presión y persuasión que está ejerciendo el 'clan Úsuga' sobre los nativos, para que disminuyan los operativos de la Fuerza Pública en la zona.


Sin embargo, Suárez afirmó que la marcha fue para protestar por los combates entre la fuerza pública y el ‘clan Úsuga’, y desmintió que se tratara de una actividad presionada por grupos armados ilegales.


“Desmentimos completamente lo que dijo la Policía. Esta es una iniciativa legítima de las comunidades que quieren salvar sus vidas y permanecer en el territorio. El resguardo Polines se ha convertido en el refugio turnado de la Fuerza Pública y del ‘clan Úsuga’”, aseguró la líder.


Después de la marcha a Carepa, los embera katío regresaron al salón comunal y a la escuela, pero la angustia continúa.
“La Defensoría del Pueblo y Acnur han hecho algún acompañamiento censando a la población desplazada. Además la Gobernación, junto con la alcaldía de Chigorodó, donaron 20 mercados que alcanzan para 20 familias, pero es que en el refugio hay más de 140 familias”, contó Suárez.


Representantes de la comunidad anunciaron que volverán a marchar, “pero esta vez con mucha más gente”, si no cesa la guerra en su territorio.

JUAN JOSÉ VALENCIA GARCÍA
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.