Los cubanos en Miami que apoyan la normalización

Los cubanos en Miami que apoyan la normalización

EE. UU. incrementó el límite de remesas de 1.250 a 2.400 dólares.

notitle
13 de agosto 2015 , 09:18 p. m.

“Poder oír el himno y ver la bandera de EE. UU. ondear en Cuba era un sueño para mí”, afirma Rafael Menéndez, un técnico de 42 años que llegó a Miami con su hermano en una balsa y que es ciudadano estadounidense desde hace 15 años.

Para Menéndez, el presidente de EE. UU., Barack Obama, hizo lo correcto cuando el 17 de diciembre del 2014 anunció la normalización de las relaciones entre los dos países.

“Yo respeto las posturas de los cubanos mayores del exilio, de no querer ninguna relación con el gobierno de los Castro, pero no la comparto. La mayoría de ellos ya no tiene familiares en la isla y, en definitiva, a ellos no les toca de cerca lo que pasa allá”, agrega. (Lea:  El poder de negociar / Análisis)

Y es que Menéndez sabe bien de qué habla, pues tiene dos hermanas y un hijo en Cuba, que no ha podido llevar a EE. UU. y que solo ha visto dos veces en los últimos 20 años. “Esto es algo que no entienden los políticos cubanoamericanos del sur de la Florida, cerrados en sus posiciones anticastristas, sin importarles el día a día del pueblo”, dice.

Además, con esta nueva etapa, este cubano confía en poder viajar con más frecuencia para ver a su familia, pues ahora, aunque el vuelo solo dura una hora, a veces se pagan hasta mil dólares desde Miami hasta La Habana por el pasaje. (Además: Fidel Castro escribe sobre deudas de EE. UU. a Cuba al cumplir 89 años)

Menéndez también espera que las comunicaciones sean más baratas y que sea posible que los isleños tengan acceso a internet.

“Mientras que una tarjeta telefónica de 10 dólares a un colombiano le sirve para hablar por más de seis horas, para llamar a La Habana solo dura 35 minutos”, asegura.

Carmen Soler, una profesora de música en un colegio de Miami, también está a favor del cambio. Ella llegó a través de España hace cinco años a EE. UU. y desde entonces no ha dejado de extrañar a su país.

“Yo apoyo estos cambios porque sueño con volver a vivir en Cuba, aunque en una Cuba muy distinta a la que dejé. Quiero una Cuba optimista al futuro y con muchas ganas de salir adelante. Eso es lo que veo que Obama y su gobierno están impulsando”, afirmó. Soler dice que en su círculo de amigos y familiares cubanos de Miami hay mucha esperanza por los años venideros en la isla. “Es un renacer para todos, para los cubanos de aquí y los de allá”, afirma.

Soler sostiene que otro beneficio de la normalización es que ahora los cubanos de Miami pueden enviar más dinero a su familia en Cuba, pues EE. UU. incrementó el límite de remesas de 1.250 a 2.400 dólares. “Que los gringos van a a hacer negocio en Cuba, bien por ellos, mientras que a mi isla le llegue el progreso. Que los Castro ganaron y EE. UU. perdió, a mí no me importa. Negociaron y tengo fe de que el pueblo cubano se va a terminar beneficiando con esta negociación”.

ANA MARÍA JARAMILLO
Corresponsal de EL TIEMPO
Miami

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.