En violencia termina primer día de paro nacional en Ecuador

En violencia termina primer día de paro nacional en Ecuador

Jornada de protestas contra las reformas políticas y económicas del presidente Rafael Correa.

notitle
13 de agosto 2015 , 08:07 p.m.

Doce policías heridos y múltiples choques violentos dejó este jueves la primera jornada del paro nacional convocado por organizaciones de trabajadores e indígenas, que tuvo su epicentro en Quito y que juntó fuerzas para hacer sentir su reclamo y protestas contra el gobierno del presidente Rafael Correa.

Los choques más violentos se registraron en la sureña provincia de Azuay, donde cinco uniformados fueron atacados a piedra en el sector de Limones, vía Girón-Pasaje.

El bloqueo de carreteras por parte de los manifestantes y las acciones policiales para retomar la circulación vehicular fueron la tónica de la jornada de protestas. Militares intentaban despejar las principales vías que conectan a Quito con el centro y sur del país. Según cifras oficiales, hasta la noche de este jueves una decena de manifestantes fueron detenidos en todo el país.

Varias protestas, en reacción a las reformas políticas y económicas dictadas por el Gobierno se registraron en diferentes provincias. En Quito, la capital ecuatoriana, la masiva marcha “invadió” el centro de la ciudad. Sin embargo, la cotidianidad laboral y la movilidad ciudadana en el norte de la ciudad fue normal.

Bandas de pueblo, banderas negras y tricolores fueron flameadas por manifestantes pertenecientes a diversos sectores sociales que marcharon de forma multitudinaria para condenar las políticas económicas y sociales.

“Fuera, Correa, fuera”, “Todos contra la prepotencia y el abuso”, “Fuera la ‘robolución’”, “Libertad”, “Ya basta” y “No somos Venezuela” fueron algunos de los mensajes esgrimidos por los opositores.

“Para el diálogo ya hubo tiempo, hubo espacio, hubo mecanismos. Solo que derogue todas las leyes ahí podríamos sentarnos a hablar, pero ya es muy tarde”, dijo a Efe Gonzalo Espín, un dirigente indígena en la sureña ciudad andina de Latacunga.

El mandatario utilizó su cuenta de la red social Twitter para rechazar la medida de hecho y asegurar que el paro “fue un fracaso”, mientras en declaraciones a los medios condenó el cierre de vías.

“Nadie le ha hecho caso al paro y en su frustración quieren cerrarnos carreteras”, resaltó.

En la región de Cotopaxi se hizo presente el ministro del Interior, José Serrano, quien intentó infructuosamente de persuadir a los indígenas de la toma de la carretera Panamericana sur.

En el sector hubo un cruce de palos y piedras de los indígenas que reaccionaron al gas lacrimógeno lanzado por policías. “Agredieron de manera brutal a nuestros policías no nos pidan que no nos indignemos, que los violentos terminen su infamia (…), dijo Serrano en su cuenta de Twitter.

El descontento ciudadano ha ido en aumento. Una encuesta realizada con cierre al 10 de julio, por la firma Cedatos Gallup, señala que el 46 por ciento de la población desaprueba la gestión de Rafael Correa, contra un 45 que sí la ve acertada. Los datos estadísticos también informan que el 53 por ciento de la población no le cree a Correa, sobre un 41 que sí confía en su palabra. El 58 por ciento de los ecuatorianos no aprueba la actitud y forma de ser del mandatario sobre un 36 que la aprueba, asegura la firma.

Una encuesta de la empresa Opinión Pública, identificada con el Gobierno, señala en un informe del pasado junio que Correa perdió ocho puntos de popularidad en un solo mes, a partir del inicio de las protestas ciudadanas, aunque otorga un 60 por ciento de calificación positiva a la labor presidencial.

El estudio reconoce que el estado de ánimo de los ecuatorianos ha descendido durante los últimos meses; los que piensan que el país está empeorando han subido desde un 5 por ciento hasta el 20 por ciento. Entre las razones para el descenso del estado de ánimo se mencionan los problemas económicos y el clima de incertidumbre ocasionado por marchas y protestas.

La presencia de organizaciones y partidarios de Correa también formó parte del convulsionado día en Quito.
Grupos afines al Jefe de Estado convocaron a una “vigilia democrática” para defender la revolución y el “proceso de cambio” que ha liderado el presidente, según señalaron.

El ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, señaló que las manifestaciones de la oposición no tuvieron éxito. “Hicieron diez y once días de caminata en la que no tuvieron ningún tipo de respaldo. La gente los rechazaba con respeto, porque nunca les impidieron el paso y no utilizaron la violencia, pero les dijeron que no estamos con ustedes”, dijo.

Agregó que la marcha llegó a Quito con 200 personas y “ahora se les han unido algunos tirapiedras del Movimiento Popular Democrático (MPD) que son bastantes y muy violentos. Como no consiguieron apoyo, la única forma de hacerse notar es destruyendo las calles, tirando piedras e incendiando la ciudad”.

ANA LUCÍA ROMÁN
Para EL TIEMPO
Quito

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.