'Duré dos años esperando una cita para mi hijo'

'Duré dos años esperando una cita para mi hijo'

Una madre cuenta cómo ha padecido los problemas de atención en Sanidad de la Policía.

13 de agosto 2015 , 06:25 p.m.

Cuando tenía un año y medio, al hijo de Ángela, esposa de un sargento de la Policía, le detectaron una posible irregularidad en las caderas. Luego de tomarle una radiografía, su mamá pidió cita con el ortopedista. Le dijeron que la llamarían cuando hubiera disponibilidad. Hoy, el menor está a punto de cumplir tres años y la cita todavía no ha sido asignada. Y esa, dice, es solo una de las ‘perlas’ que le ha tocado vivir con el Departamento de Sanidad de la Policía Nacional. (Vea también el especial: Cada cuatro minutos un paciente mal atendido pone una tutela en Colombia)

Desde que se casó, hace más de nueve años, esta madre de dos niños es atendida por el sistema de salud de la Policía Nacional. Y no se quejaba. De hecho en ambos partos “la atención fue eficiente, amable y de muy buena calidad. Pero en los últimos años se ha deteriorado. Pedir una cita es eterno, nunca hay médicos y todo es muy lento”, se queja.

Además, no hay forma de tramitar citas con especialistas vía telefónica o a través de una página web. Debe ser presencial, y la respuesta, asegura Ángela, siempre es la misma: “Nos piden los datos de contacto y nos dicen que esperemos, que cuando haya disponibilidad nos llaman. A mi hijo mayor se le demoraron dos años en asignarle una cita con el otorrinolaringólogo. ¡Dos años! Es muy frustrante”.

El Departamento de Sanidad de la Policía Nacional tiene 639.211 afiliados en todo el país, información sumistrada por la entidad. A este tienen derecho de acceder tanto los miembros activos de la institución, como los retirados y todo su núcleo familiar cercano, entre ellos padres, cónyuges e hijos. Pero la realidad es triste para muchos, pues tras prestarle una vida de servicio a la institución, se chocan con la verdad del sistema de salud colombiano, que se resume en una palabra: crisis.

Crisis que no solo Ángela, sino cientos de usuarios, deben padecer. Prueba de ello es que en el año 2014 Sanidad de la Policía recibió 1.809 tutelas por la deficiente prestación de los servicios, un crecimiento de 191 % en comparación con el 2010, cuando se interpusieron 621.

Las 1.809 tutelas podrían costar en trámites y resolución unos 798.5 millones de pesos al año. Eso, si todas ellas fueran de carácter extraordinario. Dinero que le serviría para mejorar el servicio.

¿De dónde salen estas cuentas? De aplicar los resultados de un trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Antioquia en el año 2009, quienes cuantificaron que la tutela ordinaria, es decir, la que no tiene trámites adicionales a los normales y se procesa relativamente rápido porque además ya hay jurisprudencia anterior al respecto, a precios constantes de esa fecha costaba $ 441.512. Una tutela extraordinaria, que es compleja porque requiere recopilar nuevas pruebas, consultas técnicas y el proceso requiere mayor inversión de tiempo, costaba $ 822.098.

Y si seguimos con las cuentas, esos 798 millones de pesos que se van en tutelas, equivalen al pago de los honorarios de 193 médicos especialistas o 206 médicos generales de planta. En Sanidad de la Policía pagan 4'128.128 pesos mensuales por 8 horas de trabajo de un especialista y 3’880.711 mensuales por un médico general, la misma jornada.

Según el coronel Henry Sanabria, subdirector de Sanidad de la Policía, el sistema en cuanto a atención está saturado en un 130 por ciento. Las dos debilidades latentes son la falta de médicos, que a su vez produce falta de oportunidad en la atención, particularmente a la hora de la asignación de citas tanto de medicina general como especializadada.

No hay médicos, no hay citas

Un preocupante informe de la Contraloría General, revelado en marzo de este año, señala que los pacientes pueden demorarse más de cinco meses para conseguir una cita. Y mientras los usuarios no paran de crecer, el número de médicos es cada vez menor.

Pero por lo que cuenta Ángela, el informe se queda corto: “Muchas veces los médicos que lo atienden a uno le recomiendan ir a a especialistas por nuestra cuenta, como particulares, porque las citas tardan más de un año. Así fue con lo de las caderas de mi hijo, finalmente tuve que pedir cita con un médico particular”, dice la mujer.

Y así lo reconoce el coronel Francisco Russy Escobar, jefe del área de gestión de Servicios en Salud. “Nuestro principal problema es la falta de oportunidad y esto se produce porque la planta que tenemos de personal médico no nos alcanza para atender nuestras necesidades. En Bogotá, por ejemplo, estamos buscando de forma urgente 90 médicos generales para poder suplir la demanda”, dice.

La disminución de la planta médica es preocupante, como lo muestran las cifras de 2014 a 2015. De acuerdo con el informe de la Contraloría, el año pasado había 3.541 médicos y hoy hay 1.173 profesionales. Es decir, que bajó en un 67%.

La planta de médicos debe atender a los más de 600.000 usuarios. Eso significa que en promedio hay un médico por cada 512usuarios.

Esa falta de profesionales de la salud concuerda con el promedio general en Colombia, que es preocupante. En el país, señala el Banco Mundial, hay 1,5 médicos por cada mil usuarios (en la Policía ha dos médicos por cada mil). Uruguay, donde hay cuatro por cada mil usuarios, es el que mejor está en Latinoamérica.

Es más, Colombia cuenta con 18 médicos por cada 10.000 habitantes, cuando el promedio para garantizar una buena atención es de 23 por cada 10.000, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Hay déficit y la Policía no es ajena a la crisis.

“Tenemos el mismo problema de todo el país. No hay médicos generales ni especialistas. Y si a eso le sumamos que los sueldos de la Policía no pueden competir con el sector privado, el tema se hace más complejo”, asegura el coronel Russy Escobar.

“Aunque como entidad pública son sueldos competitivos, no son atractivos si se comparan con el sector privado, donde un especialista puede llegar a ganar hasta 20 millones de pesos”, añade el oficial y reitera: “Hay pocos médicos en el mercado y muchos se van porque no les podemos hacer mejor oferta salarial. No tenenos margen de maniobra”.

Superintendencia reporta quejas

Además de las demoras, Ángela ha tenido que lidiar con la incompetencia de algunos funcionarios a la hora de la asignación de citas: “Para un procedimiento odontológico sencillo me asignaron una cita en un establecimiento médico en el centro de Bogotá que no atendía por estar en remodelación. Y me la reasignaron, un mes después, con una odontóloga que estaba en vacaciones”.

La Superintendencia de Salud señala que entre 2014 y marzo de 2015 se presentaron 2.381 quejas contra Sanidad de la Policía Nacional. De ellas, 2.079, es decir el 87%, correspondieron a falta de oportunidad o restricción al acceso de los servicios de salud. Es decir, demoras en la asignación de las citas médicas o falta de personal médico para cubrir todas las necesidades.

En Bogotá se concentra el 51 % del total de todas las quejas, por tener el mayor número de usuarios (163.791 personas), seguido de Antioquia, que agrupa al 11% de los usuarios que entre 2014 y marzo de 2015 expresaron su inconformidad por los servicios médicos que la Policía ofrece a su población. “Es en Bogotá donde tenemos problemas. En otras regiones la situación fluye mucho mejor. No hay tantas quejas ni problemas”, asegura el coronel Sanabria, subdirector de Sanidad.

¿Soluciones?

Actualmente, la Dirección de Sanidad de la Policía adelanta un plan para contratar a 90 médicos generales en Bogotá. Según sus directivos, este número permitiría suplir las necesidades en la ciudad, lugar donde es más crítica la situación. “Nuestra prioridad actual está en buscar médicos por todas partes”, aseguró el subdirector de Sanidad de la Policía, coronel Henry Sanabria.

Además, señaló Sanabria, se están construyendo seis instituciones hospitalarias nuevas propias en Cúcuta, Pereira, Neiva, Cali, Bogotá y en el Centro de Operaciones de la Policía en Espinal (Tolima). Estas instituciones se sumarán a los 127 establecimientos propios con los que cuenta la entidad. Otros servicios, como cardiología, anestesia, pediatría o radiología, son prestados a través de 974 Instituciones Prestadoras de Salud externas.

“También acabamos de inaugurar un nuevo ‘contact center’, en el que los usuarios se podrán comunicar para pedir sus citas de forma más eficiente”, afirmó Sanabria.

UNIDAD DE DATOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.