Una renuncia esperada

Una renuncia esperada

Líos del 'carrusel de contratación' obligan a Álvaro Cruz a dejar la Gobernación de Cundinamarca.

12 de agosto 2015 , 08:50 p.m.

La renuncia de Álvaro Cruz a la gobernación de Cundinamarca, que se hará efectiva a partir del próximo martes, deja al curtido mandatario, de 66 años, en una situación jurídica compleja y al departamento, en interinidad durante 5 meses cruciales.

Ya sin su fuero, Cruz deberá enfrentar, el próximo 2 de septiembre, a la justicia por delitos que no son de poca monta: cohecho, interés indebido en la celebración de contratos y abuso de confianza. Conductas que podrían significarle una condena de hasta 14 años.

Lo que llama la atención es que, desde agosto del 2013, este y otros medios de comunicación revelaron la evidencia que lo involucraba con el llamado ‘carrusel’ de la contratación de Bogotá. Desde esa época rezaban en su contra los dos contratos millonarios que la administración de Samuel Moreno le entregó a la poderosa empresa de sus cuñados –ICM Ingenieros–. También circulaban los testimonios que lo enlodan con el pago de sobornos para obtener los contratos de ICM con el Distrito. Sin embargo, el anuncio de la imputación de cargos se demoró 2 años en llegar. Y el mandatario esperó hasta el último minuto para dimitir.

Y si bien insiste en su inocencia, y deberá ser vencido en juicio, sorprende la confirmación de que está buscando una negociación con la Fiscalía, para obtener beneficios jurídicos que lo cobijen a él y a su esposa, la jurista Luz Zoraida Rozo, involucrada en el escándalo. Esto le significa aceptar al menos uno de los cargos que ha negado en los últimos meses, tiempo durante el cual ha afirmado que los testimonios en su contra obedecen a un montaje de sus enemigos políticos.

Ahora el caso saltará de la Corte Suprema de Justicia a un juez ordinario, instancia en la que hay mayor maniobrabilidad para irse incluso a una segunda instancia, en caso de que no le prospere el preacuerdo. Mientras esto ocurre, Cundinamarca quedará en manos de un encargado en plenas elecciones y en momentos en los que avanzan proyectos claves para el departamento.

En manos del Gobierno está el nombramiento de dicho encargado que continúe con estos proyectos, y en manos de la justicia está la suerte del gobernador Cruz.


editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.