'Álvaro Dávila era una pieza fundamental en el carrusel': Guido Nule

'Álvaro Dávila era una pieza fundamental en el carrusel': Guido Nule

El primo de los hermanos Nule testificó ayer en el juicio contra el abogado.

notitle
12 de agosto 2015 , 07:48 a.m.

Por más de tres horas, Álvaro Dávila, el abogado al que la Judicatura destituyó de por vida para ejercer su profesión por los hechos que lo relacionan con el 'carrusel' de contratos en Bogotá, estuvo ayer dando vueltas en una sala de audiencias en Paloquemao, esperando a que se iniciara su juicio.

Mientras Dávila recibía el almuerzo ante el estrado -una pizza- , a los juzgados llegaba Guido Nule, primo del clan de empresarios de Manuel y Miguel, quien fue trasladado desde la cárcel El Bosque de Barranquilla hasta Bogotá para declarar en el juicio contra el abogado.

Sus socios y familiares, Manuel y Miguel, también llegaron ayer a Bogotá desde la cárcel de Barranquilla pero, por cuestiones de seguridad, no declararon en el mismo turno de Guido. Todos ya recibieron dos condenas que suman 17 años de prisión por haber pagado coimas a cambio de ser beneficiados con contratos de obras en Bogotá.

Guido Nule llegó a la sala en silla de ruedas, acompañado por un bastón de madera y dos guardianes del Inpec que lo escoltaron desde Barranquilla. Las afectaciones a su salud serían por un problema en su rodilla que lo aqueja desde hace un par de semanas.

En la diligencia judicial, ante el fiscal Jaime Alonso Zetién, Guido Nule aseguró que no tiene ningún preacuerdo con la Fiscalía y que no recibió beneficios para dar su testimonio contra Dávila.

Guido Nule dijo que conoció al abogado Álvaro Dávila en el 2007 cuando era uno de los asesores jurídicos de las empresas del clan Nule.

"Tenía una oficina de abogados prestigiosa. En principio fue relación de abogado-cliente, pero luego se transformó a otros intereses de negocios", dijo Nule.

Una de las primeras reuniones, según recordó Nule, fue en una casa en donde funcionaba la oficina de Dávila. Allí estaban presentes Julio Gómez, Álvaro Dávila y Manuel Nule.

"Ellos eran intermediarios de los Moreno. Tenían sus propios intereses sobre cómo quedarse con contratos en Bogotá", dijo Guido Nule.

Esa primera reunión, según Nule, fue "en la oficina que quedaba en la paralela de la séptima entre 97 y 98, que era una casa de Dávila. Allí se gestó el contrato en el que primero la comisión era del 6 por ciento y luego del 8. Esa comisión era para cubrir exigencias de los involucrados que tenían que ver con la adjudicación de contratos 071 y 072 de Malla Vial".

Nule explicó que la comisión del 8 por ciento era "una exigencia que se hizo para obtener los contratos. La hacían Dávila, Gómez y Emilio Tapia, representando los intereses de los señores Moreno. Ellos eran los que iban a recibir comisiones por los contratos adjudicados".

¿Qué era el 'carrusel'?

"El cartel era un grupo de personas que se movían en el Distrito para adjudicar contratos a los mejores contratistas, uno de ellos éramos nosotros. Entiendo que ese carrusel no solo era de contratación estatal. El carrsuel no era solo de los Nule. Lo que se ha conocido es el uno por ciento", dijo.

Las personas que hacían parte de ese carrusel, "que manejaban el tema que a Miguel le interesaba, eran Julio Gómez, Álvaro Dávila, Emilio Tapia y los hermanos Moreno", dijo el cuestionado empresario.

Nule describió a Dávila como una persona "reconocida, que se movía en la economía del Distrito y en la parte política pues era muy amigo de los hermanos Iván y Samuel Moreno. Nos conocimos de una manera social. Era una persona decente. Tuvimos relación cordial", dijo.

Según Nule, Dávila siempre dejó clara su relación con los Moreno, y añadió que era una relación política, social, económica. "Eso siempre estuvo sobre la mesa", concluyó

Nule, además, describió a Julio Gómez como un contratista "que al cabo de unos años tenía peso en la contratación. Iba siempre tras sus propios intereses".

Añadió que Dávila, como abogado, manejaba sus porcentajes de comisiones de contratos. "Sabíamos a través de sus comentarios que esas comisiones era lo que costaba su trabajo para lograr las adjudicaciones".

"Era una persona que sabía hacer negocios y sabía con quién. Como empresarios buscabamos la vía más viable y él era la persona mas idónea para conseguir los contratos. Se encargaba del endamiaje con los demás personajes", dijo Nule.

En su descripción del abogado dijo que Dávila "era una pieza findamental. Daba tranquilidad por su seriedad en el manejo de negocios. Colombia hace bastante tiempo está dispuesta a conocer la verdad y nosotros tenemos que reconocer que todos cometemos errores, Davila como yo, los cometimos. Lo invito a quitarse tantos pesos de encima", dijo Guido Nule.

 JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.