Dolor en Palmira por muertes de dos amigas

Dolor en Palmira por muertes de dos amigas

Una estudiante apareció muerta en las afueras de esta ciudad.

notitle
10 de agosto 2015 , 07:51 p. m.

Solo unas horas después de haber expresado su tristeza por el crimen de una amiga, una adolescente apareció asesinada en las afueras de Palmira.

El asesinato causó dolor en esta ciudad, donde a sus 15 años cursaba octavo grado en un colegio de esa ciudad.

La Policía reportó hacia las 6 a. m. del lunes el hallazgo del cadáver de una joven en la carretera de Palmira hacia el vecino municipio de Pradera, en inmediaciones del barrio El Paraíso.

El cuerpo estaba extendido en una zona verde. Vestía una blusa rosada, bluyín y tenis. En un bolso negro, terciado a su cuello, le encontraron documentos de identidad a nombre de otra estudiante, pero las autoridades confirmaron que esa no era su identidad real.

A esa misma hora, allegados de la estudiante asesinada la estaban buscando y en la morgue del Instituto de Medicinal Legal confirmaron su identidad.

“La joven tenía los documentos de otra mujer, algunas personas se adelantaron a los hechos y creyeron que era otra persona. La familia aclaró la situación y pudimos llevar a cabo el proceso de identificación. La familia de la joven se hizo presente en Medicina Legal en cuanto conoció el hallazgo, esto nos facilitó el trabajo”, dijo el teniente coronel Ludwing Jaimes, comandante operativo de la Policía del Valle.

De acuerdo con algunos amigos, la estudiante, cuya identidad se omite, salió de su casa, ubicada en el barrio Papayal, el domingo a las 8 p. m., al parecer, luego de recibir una llamada.

“Ella siempre regresaba a las 10 p. m., cuando vimos que no llegaba entramos en pánico. Luego fue gracias a la Policía que pudimos conocer lo que pasó, la verdad no sabemos cuál pudo ser la causa, ella era una buena muchacha”, dijo un allegado.

Las diligencias de levantamiento estuvieron a cargo del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía (CTI). El cadáver presentaba seis impactos de bala, cinco en el abdomen y uno más a la altura del cuello, de acuerdo con un reporte preliminar. Sin embargo, las autoridades esperan el informe forense.

La Policía no confirmó una versión según la cual fue inmovilizado un automóvil que supuestamente estaría relacionado en el caso, como circuló en algunos medios.

La Alcaldía informó que se le ha pedido a las autoridades que clarifiquen estos homicidios, que ocurren cuando la ciudad ha tenido un descenso en la criminalidad, según los reportes oficiales.

Este año, las muertes de mujeres han causado alarma en varias ciudades del Valle. En las afueras de Palmira, en vecindades de Cali, apareció asesinada la modelo Alejandra Rincón, el 11 de junio.

Un día antes había sido encontrado el cadáver de una mujer que días después fue reconocido como el de la abogada colombo-española María Eugenia Hidalgo Tovar.

Hasta ahora, la Policía no ha encontrado conexión entre los casos. Además, la semana pasada en Palmira hubo conmoción por el incidente en el que resultó herida una niña, de 2 años, cuando estaba con su progenitora cerca de donde se realizaba el sepelio de un hombre asesinado en esta ciudad. Fue alcanzada por una bala perdida al paso de un cortejo fúnebre.

El comandante de la Policía Valle, coronel Fernando Murillo, anotó que se tiene identificado al presunto autor de los disparos como ‘Tripas’, por diferencias entre bandas como ‘la Tormenta’. La niña, que resultó herida en el tórax, permanece en el Hospital Universitario del Valle. 

Desconcierto en el barrio Papayal

El viernes, a las 3:25 p. m., Kelly Vanessa Saenz, de 18 años, fue víctima de un ataque sicarial. La atacaron en la calle 27 con carrera 11 del barrio palmirano Papayal, al momento en que salía de su vivienda. Un hombre se acercó a la joven y le disparó en la cabeza.

El agresor habría escapado en una moto. Hasta ahora no se ha encontrado información que aclare el crimen. Esa misma noche su amiga, la estudiante de bachillerato que apareció asesinada en la mañana del lunes en la periferia de Palmira, le escribió.

“Mi hermanita, por qué usted, por qué se me tuvo que ir si usted era mi hermana, habían tantos planes para salir adelante... Un sentimiento despierto, una sonrisa se eleva, aunque te marchaste mi alegría ahora espera... son tantos recuerdos... Aunque el destino te ha llevado sin motivo y sin razó, aquí estoy y estaré por siempre”.

CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.