Radio Bolivariana es una universidad en la ciudad

Radio Bolivariana es una universidad en la ciudad

La emisora universitaria de la UPB lleva 67 años emitiendo contenidos.

notitle
10 de agosto 2015 , 08:28 a. m.

En 1948, los micrófonos de Radio Bolivariana se encendieron. Un joven estudiante de bachillerato, Jaime Salazar Montoya, fue quien impulsó emocionado la creación de la segunda emisora universitaria de la ciudad.

Desde ese 11 de agosto, la cercanía con la academia de donde nació, la Universidad Pontificia Bolivariana, la ha mantenido vigente y en crecimiento.

Hoy cuenta con 107 programas, en su mayoría realizados por docentes, en los que hablan de literatura, cine, música, historia, salud, entre otros temas.

Sin duda, muchas de esas voces hacen parte de la cotidianidad de la ciudad: algunos bloques tienen hasta 60 años, como La Hora Católica Arquidiocesana, o 20 años, como La Otra Historia.

Según el director de la emisora, Henry León Estrada, el ejercicio de la radio lo sorprende por sus alcances. Han logrado acercarse a audiencias en el exterior, en especial de colombianos y algunos extranjeros, y también a públicos por fuera de su oyente esperado.

“Nos escuchan mucho los taxistas: dicen que la emisora les ayuda a soportar la hostilidad de esta ciudad. Ese es el tipo de oyente curioso que se sale de nuestra guía y que nos agrada mucho”, cuenta el director.
Este medio de comunicación trabaja tanto en la FM como en AM: la primera frecuencia es cultural recreativa, enfocada a la música clásica, el jazz, la historia y literatura, y la segunda es social participativa, con música popular y otros elementos más cerca del ciudadano.

Otro tema que sorprende a los realizadores de radio Bolivariana, que hoy suman 172, es el uso que la gente da a sus contenidos.

A Memo Ánjel, escritor, comunicador y realizador de La Otra Historia, le han contado que su programa lo recrean en sermones, conferencias y clases. Comenta, incrédulo, que familias enteras se reúnen a escucharlo.

“La gente se va apropiando de ese contenido”, comenta Ánjel.

El director, respecto al trabajo desde el centro de la academia, opina que la emisora cumple el papel de una “universidad invisible”, que a través de ondas sonoras educa a la ciudad en muchos aspectos.

El futuro que amenaza a la radio con la aparición de nuevas tecnologías de información, está asegurado para Radio Bolivariana, según cree Ánjel.

“En un mundo tan convulso como este, la gente busca refugios inteligentes, como la emisora. No agredimos a nadie, ni le decimos gordo, o que necesita que le lean las cartas: le decimos que tiene una capacidad de entendimiento alta y le contamos historias”, concluye el escritor.

MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.