La Vuelta a Colombia entra en la semana clave

La Vuelta a Colombia entra en la semana clave

Mauricio Ortega se ve sólido en el primer lugar, pero vienen tres etapas en las que habrá ataques.

notitle
09 de agosto 2015 , 10:13 p.m.

La Vuelta a Colombia llega a su día de descanso con una general que pareciera casi definida, pero por todo lo que falta, la montaña más dura, las llegadas más exigentes, nada se puede asegurar.

A esta altura de la prueba y luego de la contrarreloj individual de 23,2 kilómetros entre Viterbo y la Virginia, el líder Mauricio Ortega es el más fortalecido, pues ya tiene a 54 segundos a su mayor rival, el español Óscar Sevilla, y en un minuto 42 segundos a fuertes contrincantes, los corredores del Coldeportes Claro Camilo Gómez y Luis Felipe Laverde. Entre ellos, flota su compañero Alexis Camacho, que es tercero en la general a un minuto 23 segundos, pero el boyacense está con el freno de mano, y debe esperar alguna crisis de Ortega para asumir el liderato del grupo; de lo contrario, deberá ponerse el overol para trabajar y ayudar a controlar los ataques.

Gómez es el hombre de los dirigidos por Oliverio Cárdenas. Es el que mejor está, ha sido el más regular durante la prueba y tiene a su favor la montaña que viene. Ya ganó la etapa en Riosucio y ahora tirará a subir en la general.

A Ortega como al resto de la caravana le vienen días duros, porque no solamente deberá defender esa diferencia, sino que para tener más tranquilidad deberá aumentarla y estar preparado para responder a los ataques.

El Orgullo Antioqueño, del DT Gabriel Jaime Vélez, como se venía diciendo desde que se apoderaron de la general, era el equipo que tenía la clave de la carrera, al lado del Coldeportes Claro, pues tenían más hombres en los primeros lugares de la general.

De hoy en adelante, los orientados por Vélez tendrán que estar pendientes de los movimientos de sus contrincantes, que deberán estar al ataque. El equipo se ha visto sólido, compacto, cada uno de sus integrantes tiene metido en la cabeza el objetivo claro: ganar la Vuelta y eso tratarán de hacer. No solo están al frente de la general, sino que Camacho, su segunda apuesta, es tercero, y Róbinson Chalapud, que llegó como favorito, será un gran apoyo para controlar.

A favor, Mauricio Ortega tiene la experiencia. Ya es ganador del Clásico RCN y ya sabe lo que es luchar por la general de la Vuelta: fue tercero en el 2013, detrás de Álex Cano, segundo, y de Sevilla, el campeón.

Minas, primer escollo

El miércoles, con la llegada al alto de Minas, la carrera estará mucho más decidida. Ese ascenso de 40 kilómetros pareciera tener la clave de la Vuelta. En el punto de La Quiebra, donde la carretera se hace más fuerte, con rampas del 13 por ciento de inclinación y a 25 km de la meta, será decisiva y ahí es donde los corredores dictarán la ley del ‘sálvese quien pueda’, porque de ahí en adelante, aunque el apoyo de los compañeros será importante, contará más la condición individual de cada ciclista.

Ortega tiene la diferencia a su favor y conoce bien esa subida. Entrena por ahí, tiene el secreto de cada curva y, de paso, lleva la camiseta amarilla; además, tiene un buen equipo que lo respalda. Sevilla, al contrario, se ve solo y tendrá que, además de controlar los ataques de los demás, estar pendiente de los movimientos tácticos de Gómez y Laverde, de lanzar el suyo, porque el camino se le acaba. Esperaba terminar la contrarreloj con una ventaja a su favor, pero no fue así; al contrario, cedió 8 segundos con Ortega, que tiene todo en sus manos para ajustar su primer título.

Coldeportes Claro tiene a Gómez y a Laverde, dos cartas con las que jugará hasta el final. El primero es un buen escalador y tiene opciones, Laverde sufre más en esos ascensos duros. Camilo, ganador del Clásico RCN del 2013, ha demostrado que puede ser el hombre que desequilibre y lo debe hacer, la diferencia que le lleva Ortega, 1 minuto 32 segundos, lo obliga a apurar el paso, a salirse del lote.

Pero una vez se cruce por Minas no hay descanso, porque al día siguiente se llegará a Ituango, una subida de 21 kilómetros en los que no solo hay que pedalear en busca de quemar los cartuchos finales, sino que ya el tanque de gasolina no estará lleno, por lo que contará la reserva que se tenga.

Y si algo no estará definido allí, pues la Vuelta cerrará con la contrarreloj hacia el alto de Las Palmas, de 15 kilómetros, con los cuales se liquidará una Vuelta a Colombia Infraestructura en Marcha, que, como va, en Ituango estaría casi que sentenciada.

LISANDRO RENGIFO
Enviado especial de EL TIEMPO
La Virginia (Risaralda)
@LisandroAbel

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.