Puerto López despidió a Erick, el niño asesinado por un brasileño

Puerto López despidió a Erick, el niño asesinado por un brasileño

Este domingo todo el pueblo lloró y despidió al menor que murió por arma blanca el pasado viernes.

09 de agosto 2015 , 06:20 p.m.

"¡Mamá, mamá!”, fueron las últimas palabras del niño Erick Santiago Rivera Rojas, de seis años, antes de caer desplomado en los brazos de su progenitora, con una mancha de sangre en su pecho, tras haber recibido una herida mortal con un cuchillo.

Este domingo, en medio de la indignación de miles de habitantes que acompañaron a la familia Rivera Rojas a darle el último adiós Erick Santiago, fue sepultado en el municipio de Puerto López el menor de sus integrantes, que se caracterizó por ser un niño alegre y al que le gustaba pintar paisajes, cantar y bailar joropo.

Y es que Erick Santiago era la ‘luz de los ojos’ de sus papás, Rómulo Rivera y Sandra Marcela Rojas, un matrimonio que después de 23 años tuvo un tercer hijo, razón por la cual Erick era el motor de sus vidas.

Los hechos ocurrieron cuando el niño estaba saltando en unos inflables el viernes en la tarde en el parque principal de Puerto López junto con otros niños, en ese momento apareció Antonio Carlo Quirino Matías, un brasileño de 61 años, quien le propinó una puñalada en el pecho.

Erick corrió unos 40 metros hasta el puesto donde su madre vende artesanías, pero nada se pudo hacer en el hospital, a donde fue trasladado para atenderlo.

Jaime Andrés, hermano mayor del niño, dice que deja que al asesino de su hermano lo castigue la justicia divina, pero aclaró que no está dispuesto a aceptar que al Quirino Matías lo declaren loco y se quede sin pagar una condena.

Aseguró que el atacante no se encuentra demente a pesar de que le dijo a las autoridades que “fuerzas extrañas” lo impulsaron a asesinar al niño.

Ordenan la detención del agresor del niño

Tras una larga audiencia de imputación de cargos y legalización de la captura, y por solicitud de la Fiscalía, un juez promiscuo ordenó medida de aseguramiento intramural (envío a la cárcel) contra el ciudadano brasileño Antonio Carlo Quirino Matías, de 61 años, como culpable de la muerte del niño de seis años ocurrida en Puerto López.

Entre las pruebas presentadas por la Fiscalía que demostrarían que el hombre agredió al niño con arma blanca está la declaración de una persona que desde un automóvil, a menos de 30 metros del lugar de los hechos, vio como se acercó a su víctima, lo abrazó, le produjo una herida en el tórax y salió corriendo hacia el puesto de Policía, ubicado en la esquina del parque donde estaba el niño.

Entre los elementos incautados al posible agresor se encontraron un cuchillo, un machete y un papel escrito en inglés que decía: “Hoy tengo que matar a una persona antes de las seis de la tarde”.

Pese a las pruebas presentadas por la Fiscalía ante el Juzgado Promiscuo de Paratebueno (C/marca), el detenido no aceptó los cargos por homicidio agravado. La pena a imponer estaría entre 33 y 50 años de prisión.

Rechazo a querer aplicar justicia por sí mismos

La inusitada e irracional protesta de la comunidad de Puerto López, que quiso linchar al hombre que asesinó al niño Erick Santiago Rivera Rojas y hacer justicia por sus propios medios, lo que provocó una asonada en la estación de Policía y un incendio en la sede de la Alcaldía, sorprendió a las autoridades.

Todos los vidrios rotos y las tejas averiadas de la estación de Policía de ese municipio así como la quema del primer piso de la Alcaldía, ocasionados por una masa de gente enfurecida, obligó a los policías a enfrentarse con los revoltosos y a evitar que esta aplicara justicia por sus propios medios.

El coronel Carlos Alberto Meléndez, comandante de la Policía en el Meta, le hizo un llamado a la comunidad para que confíe en las instituciones y rechazó la actitud de las personas que atacaron con palos y piedras las instalaciones policiales y le prendieron fuego a la Alcaldía, ocasionando varios daños materiales a la infraestructura y al parque automotor.

Dijo que es un hecho lamentable que repudia la Policía y motiva la solidaridad con la familia del niño. Además, explicó que cuando se tenía al individuo en la estación y se procedía con su judicialización, la gente llegó hasta el sitio y quería linchar al sujeto, lo que fue impedido por los agentes de la estación.

“Los ánimos caldeados derivan en un ataque a la estación con piedras, que la destruyen y logran lesionar a seis policías, quienes resistieron la mala actitud de la comunidad”, dijo el oficial.

También aclaró que se van a revisar los videos para iniciar un proceso de judicialización contra los revoltosos que con actos vandálicos alteraron el orden público el viernes en Puerto López.

META

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.