Colombia exporta talento juvenil

Colombia exporta talento juvenil

La liga local es el décimo mercado de futbolistas más apetecido del mundo.

notitle
08 de agosto 2015 , 03:49 p.m.

El movimiento de futbolistas colombianos hacia el exterior está en auge. Cada vez son más los jugadores que se marchan muy jóvenes, seducidos por mejores contratos y por oportunidades que muchas veces son únicas. Algunos hacen el tránsito en países intermedios como Argentina, Brasil o México; otros cruzan directamente a Europa. El fenómeno tiene una explicación: el jugador colombiano es más económico, tiene talento y los clubes locales necesitan venderlos.

El caso más reciente es el de Rafael Santos Borré, del Deportivo Cali, que con 19 años tiene un pie en Europa, vendido a un grupo empresarial que lo ubicaría en el Atlético de Madrid, de España, en el 2016, en una negociación que ronda los 5,5 millones de euros. Santos es una de las nuevas figuras del fútbol colombiano, estuvo en la Selección juvenil y ya fue convocado una vez a la de mayores. No tardó en despertar el interés europeo.

Rafael Santos Borré.

Es uno de los tantos jugadores colombianos que llaman la atención de los clubes del exterior, que buscan futbolistas como él, talentosos, que hasta ahora despuntan, y que se pueden llevar a buen precio.

Luis Felipe Posso, representante de futbolistas, explica tres aspectos del creciente interés de los grandes clubes por los jugadores del país. “Uno es la buena actuación de la Selección Colombia; dos, el desempeño de los colombianos en Europa, y tres, que son más económicos que los brasileños, los argentinos, los uruguayos y los chilenos. A los europeos se les hace más fácil contratar acá por uno, dos o tres millones de euros; porque si es brasileño, les vale 10 millones, y con la misma calidad”, dijo Posso.

Además de que son jugadores talentosos y económicos, los colombianos –cuyo promedio de edad más buscado es de 18 años– quieren aprovechar las oportunidades que se les presentan, sobre todo cuando atraviesan un momento estelar, como Santos Borré. “Muchas veces esa oportunidad de ir al exterior solo llega una vez en la vida, por muchas razones: una lesión, un bajón futbolístico, etc. No sería justo especular con el futuro de un joven que ha soñado desde pequeño con jugar en el fútbol internacional”, dice Helmuth Wenning, quien es el representante de Santos Borré.

Adicionalmente, según Posso, no aprovechar esas oportunidades puede ser fatal para el jugador. “El fútbol es de momentos. Si Cali no lo vende ahora, no recibe el dinero que necesita. Y si el jugador no se va, mentalmente se cae, porque ya sabía que iba a cobrar mucho más dinero y no se pudo ir. Con dificultad vuelve a tener el mismo nivel para tener otra oportunidad”, comenta Posso.

El que no comparte la posición de los empresarios es Carlos González Puche, represente de los futbolistas en Colombia, quien critica la presión que reciben los jugadores jóvenes para que se vayan del país, con ofertas y promesas que no pueden rechazar. “Es muy fácil llevarse a los jugadores talentosos. El jugador no quiere esperar, vive en una constante presión. Y todos quieren ser Messi. Los papás son los primeros que buscan asegurar un futuro. La oportunidad de salir de la miseria. Los jugadores a veces ni terminan bachillerato, se aventuran y algunos quedan tirados en otros países con falsas promesas”, asegura González.

El negocio

Equipos como Envigado y Cali son en Colombia de los que más venden jugadores jóvenes al exterior, ya que tienen canteras fortalecidas que constantemente sacan talentos al fútbol profesional. Es el negocio. Cuando el jugador está listo y hay interesados, el equipo saca dividendos.

"Estamos tratando de retenerlos al menos un año o año y medio, pero no es fácil. Colombia es una economía pobre y ante las ofertas que llegan para el club y el salario que les ofrecen a los jugadores se vuelve complicado mantenerlos”, expresó sobre el tema Álvaro Martínez, presidente del Cali, que es uno de los equipos con mejor cantera.

Por su parte, Ramiro Ruiz, presidente del Envigado, club del que han salido al exterior jugadores como Juan F. Quintero, Freddy Guarín o James Rodríguez, entre otros, dijo: “Tenemos a los jugadores desde los 8 años y nos valen dos pesos, pero si un equipo grande invierte en él, ya le cuesta 20 veces más. Cuando los vendemos, buscamos que sea a un liga fuerte y un club con un músculo económico, que le pueda cumplir al jugador y a nosotros”.

Los equipos no se pueden dar el lujo de no vender, así no logren el valor deseado. “El mercado impone las condiciones del negocio y la economía del fútbol colombiano no es muy fuerte. Cuando los equipos tienen la oportunidad de hacer una venta que les permita garantizar la operación anual, la hacen”, dice Álex Ríos, quien representa a jugadores como Macnelly Torres y Álex Mejía.

Posso explica que es un asunto de oferta y de demanda. Es decir que si un jugador vale dos millones y hay un club interesado, está sometido a las exigencias del comprador. Pero si hay más equipos de por medio, el precio sube.

“Tuve el caso de Juan Pablo Pino en el 2007. Pedíamos 2 millones de euros y aparecieron 20 equipos; entonces, empezamos a subir y Mónaco pagó 5,5 millones, pero fue por la demanda. Es el caso de Borré: hay varios equipos interesados; si fuera uno solo, ofrecen 2 millones”, dijo Posso.

Martínez también aseguró que “tenemos que vender jugadores para poder sostener la operación del equipo. No nos gusta, pero se debe hacer”.

La lista sigue creciendo. De hecho, Colombia es hoy uno de los países que más exportan jugadores: hay 1.223 fuera del país.

Directo a Europa

Muchos jugadores salen muy jóvenes a buscar sus oportunidades en el exterior, como es el caso de James Rodríguez y de Falcao García, que se fueron a Argentina cuando eran menores de edad. Detrás de ellos, muchos han seguido sus pasos, aunque ya no es necesario el paso por Argentina.

Falcao García, en su época con River Plate. (Archivo ETCE)

Los empresarios consultados coinciden en que el jugador se puede adaptar al nivel europeo sin necesidad de pasar por otra liga. Wenning, por ejemplo, cuenta que casi siempre lleva a los jugadores directamente, como a Adrián Ramos, Fredy Montero, Carlos Bacca, Michael Ortega y Luis Muriel, entre otros.

Álex Ríos hace una salvedad. “Los clubes más pequeños en ocasiones vinculan a jugadores con 18 años que necesitan pasar por una liga intermedia antes de ir a Europa. Pero en equipos grandes, que tienen un buen proceso de formación, los jugadores pueden dar el salto de una vez”, dice.

Uno de los sonados casos es el del delantero pastuso Juan José Narváez, quien se fue a buscar suerte en Europa y, tras varias pruebas, llegó, a los 18 años, al Real Madrid, integrando el equipo juvenil. Hoy, juega en el Castilla, filial del Real, esperando llegar al primer equipo.

En jugadores jóvenes, que aún son menores de edad, rige una reglamentación internacional; por eso es habitual que los grandes clubes europeos los fichen, pero los cedan a otros equipos mientras son mayores.

Un caso es el de Joao Rodríguez, que en el 2011 fue fichado por el Chelsea de Inglaterra, pero como no podían inscribirlo por ser menor, lo cedió al Quindío. Estuvo en Colombia hasta cuando cumplió los 18 años, y regresó a Europa. Ahora, juega cedido en el Saint-Truidense de Bélgica.

Algunos hacen escala, otros van directo; unos con empresarios y otros, por sus medios. Lo claro es que los talentosos de Colombia no tardan en salir del país. Posso anticipa que viene una ola más fuerte pues hay muchos equipos europeos esperando jugadores que aún no cumplen los 18 años, y que irán por ellos. La lista seguirá creciendo y Colombia seguirá vendiendo.

Otros casos de jóvenes

La Sub-20 de este año, de exportación

Este año, la Sub-20 participó en el Mundial de Nueva Zelanda, y ese equipo tuvo en sus filas a varios jugadores que están en el extranjero. Álvaro Montero (San Lorenzo), Alexis Zapata (de Udinese y prestado a Perugia), Andrés Tello (Juventus) y Joao Rodríguez (de Chelsea, prestado al Saint-Truidense belga). Además, Rafael Santos Borré fue vendido a un grupo empresarial. Víctor Gutiérrez y Sebastián Ayala estuvieron en Brasil y Portugal, respectivamente.

El equipo del 2013 también mostró talento

La Sub-20 del 2013 fue campeona del Suramericano en Argentina, y varios de esos jugadores hoy están en Europa. Jherson Vergara (Milán), Juan Fernando Quintero (del Porto, pero espera un equipo para ser prestado), Jhon Córdoba (Granada), Andrés Rentería (Santos Laguna), Brayan Perea (Lazio), Yaír Ibargüen (Olimpia) y Andrés Correa (Seattle). Miguel Borja, de Santa Fe, jugó en Livorno y Olimpo; José Leudo, de Pasto, pasó por Argentina y Uruguay.

Jherson Vergara.

 

Otros talentos que no han sido Selección

Esa fuga de futbolistas que tiene constantemente Colombia hace que el mapa sea más grande y por eso tiene varios talentos que, así estén en el exterior, no han pasado por la Selección, y entre esos se destacan Juan José Narváez (Real Madrid), Leonardo Acevedo (Porto), Giancarlo Poveda (de Barcelona, prestado a Brentford de Inglaterra) y Rubén D. González (se formó en Real Madrid y está en Alcorcón).

Juan José Narváez.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

ANDRÉS FELIPE VIVEROS B.
Redactor de EL TIEMPO
@afviveros

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.