Quinteto Leopoldo Federico / Opinión

Quinteto Leopoldo Federico / Opinión

El bandoneonista Giovanni Parra acaba de lanzar su primer CD titulado 'Bogotá-Buenos Aires'.

07 de agosto 2015 , 04:59 p.m.

Varios músicos exitosos de la escena colombiana actual han realizado sus estudios en Argentina, en parte por la buena calidad de la enseñanza gaucha y en parte por el muy razonable costo de vida argentino.

El bandoneonista Giovanni Parra es un buen ejemplo de esta generación de músicos colombianos que ha construido su lenguaje artístico en Buenos Aires y hoy lo cosecha en Bogotá. Lleva cuatro años de labores con su quinteto de tango y acaba de lanzar su primer CD titulado Bogotá-Buenos Aires, junto a cuatro colegas que lo acompañan en esta aventura musical: Kike Harker, en el bajo; Alberto Tamayo, en el piano; Miguel Ángel Guevara, en el violín, y Francisco Avellaneda, en la guitarra.

Este CD, grabado y mezclado en el auditorio de Florida Atlantic University por el profesor colombiano Alejandro Sánchez Samper, contiene un repertorio que va a sorprender a los amantes del tango y la buena música instrumental. Tanto en la ejecución como en los arreglos del disco se perciben una madurez y un buen gusto que poco se ven en producciones de tango recientes, que mezclan la vitalidad de esta música del cono sur con los sonidos electrónicos pobres y artificiales del computador.

Aparte de clásicos como A media luz, con una juguetona versión orquestada por el joven bonaerense Emiliano Greco, el repertorio incluye un ingenioso arreglo elaborado por Emilio Balcarce de la canción La transa. Pero lo novedoso de este lanzamiento es la inclusión de aires andinos colombianos llevados con acierto al formato tanguero, como el bambuco arreglado y compuesto por Germán Darío Pérez titulado Don Giovanni... Parra, o el clásico Río Cali en arreglo de Fernando el ‘Chino’ León.

Lo que más llamará la atención cuando este álbum sea lanzado en Argentina es la fuerte sonoridad colombiana presente en esta colección, que se completa con una obra de Daniel Saboya titulada Guabina para un músico del sur, en un arreglo que incluye texturas armónicas muy bien logradas.

No podía faltar una maravillosa composición del director de esta agrupación, que aporta un tango titulado simplemente Astor, en homenaje a ese Piazzolla innovador y genial. Desde ya vaticino el éxito de este disco, que se convertirá en uno de los hechos musicales más importantes de Colombia en el 2015.

ÓSCAR ACEVEDO
Músico y crítico musical
acevemus@yahoo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.