Una aventura salvaje por las maravillas del llano

Una aventura salvaje por las maravillas del llano

Naturaleza pura, aventura y entretenimiento. Una ruta por el departamento del Meta.

notitle
06 de agosto 2015 , 04:36 p.m.

Cae la tarde en el llano y el cielo empieza a pintarse de rojo, de naranja, de dorado. Un hombre, montado en su caballo, se dirige hacia nosotros, como si trajera afán. Y cuando llega dice: “Buenas tardes, parientes, yo soy el cabrestero y los vengo a saludar”.

Montado en ‘Espartaco’, un caballo pinto de manchas blancas, se ajusta el sombrero y rasga las cuerdas del cuatro. Y empieza a cantar, y en su canción habla de las bellezas del Llano, de esas que tenemos ante nuestros ojos: una inmensa y verde llanura por donde las vacas, los caballos, chigüiros y venados, los alcaravanes y las corocoras parecen posar ante las cámaras.

Una postal llanera que cobra vida. El cabrestero, dice, es aquel que arrea el ganado, el que encabeza una travesía a caballo. El que canta mientras arrea las vacas. Este es uno de los oficios ancestrales del llano que los viajeros pueden conocer en la hacienda ecoturística Marsella, en Villavicencio, uno de los destinos que visitamos en este recorrido por el Meta.

Viajamos desde Bogotá en una Subaru Forester 2015, una camioneta moderna y confortable, segura y todoterreno, ideal para descubrir la naturaleza agreste del llano.

Hay mucho para ver en el Meta, un departamento cuya capital está cada vez más cerca de Bogotá gracias a las modernas carreteras con puentes y túneles que han construido entre la capital del país y Villavicencio. Nos gastamos dos horas y media, pero dentro de poco, con las mejoras de la vía, será menos tiempo.

Si no sabe cuál será su próximo destino, piense en el Meta. No se arrepentirá.

Ser llanero por un día

Ser llanero por un día. Esa es la promesa de la hacienda ecológica Gramalote, en Villavicencio, y sí que la cumplen. Su propietario –que también hace las veces de guía– es Jaime Echeverry, un llanero que decidió abandonar una próspera vida ejecutiva en Bogotá para regresar a su tierra.

“Colgué las corbatas y me puse el sombrero y las cotizas”, dice el hombre y cuenta que lo mejor de ese cambio de vida fue haberse liberado del estrés de la ciudad y haber redescubierto los placeres sencillos y fascinantes del campo. Y además de eso, lograr construir, en su casa, un nuevo atractivo turístico.

Las 260 hectáreas de la hacienda las adaptó para que los visitantes puedan vivir una auténtica experiencia llanera que comienza con un almuerzo al aire libre: un sancocho trifásico, con pollo, cerdo y res, preparado en fogón de leña. La principal actividad del destino es la cabalgata. Pero antes preguntan qué tan inexperto o diestro se es a la hora de montar.

Eso, para saber si le asignan una bestia más mansa o, tal vez, una más briosa. Hay que llevar ropa que se pueda mojar, pantalón largo, sombrero y protección solar. Los caballos salen en grupo, pegados, despacio, muy entrenados. Lo primero que se ve es la postal típica, ese lienzo llanero que cobra vida: los campos verdes infinitos, las palmeras altísimas, el sol que alumbra en un cielo azul y totalmente despejado, los árboles frondosos.

En Gramalote las cabalgatas se hacen tanto en el llano como en el río. Fotos: Diego Santacruz / EL TIEMPO

La cabalgata avanza y Jaime señala un alcaraván de patas y cuello largos, de plumaje café y dorado, muy estilizado. El alcaraván y la corocora roja son las aves insignia de los Llanos. Aquí hay más de 180 especies de pájaros. Una bandada de garzas blancas irrumpe en el paisaje.

El camino conduce a un río, tranquilo pero hondo, a donde los caballos nos llevan sin la más mínima prevención. El agua está fría, fresca y los caballos se hunden hasta el cuello, y uno se moja hasta la cintura. Levantan la cabeza y uno se pregunta si los caballos van nadando o galopando. Atravesamos el río y entramos al monte para salir nuevamente a la llanura.

Jaime pide que nos bajemos de los caballos, pues tiene una sorpresa: una cascada de agua cristalina que desemboca en un pozo de agua color esmeralda. ¿Una cascada en el llano? Sí, uno de esos milagros de la naturaleza que hacen del Meta una región privilegiada.

Esta cascada recibe a los viajeros al final de la cabalgata en la hacienda Gramalote.

El calor nos invita a meternos al agua. Por los árboles que rodean el lugar merodea una manada de titís de pies blancos. La cascada está dispuesta para gozarla por dentro y por fuera. Los más arriesgados saltamos desde la cima, a seis metros de altura, y caemos al agua, que tiene otros cinco metros de profundidad. El salto al vacío da un poco de susto, pero al final resulta una experiencia emocionante.

Hay mucho más por hacer: ordeñar vacas, contemplar venados o cabalgar en la noche, bajo la luz de la luna. Hay que volver.

Si usted va…

Gramalote queda a cinco minutos del centro de Villavicencio, en la vía hacia Restrepo, a 700 metros del peaje, al lado derecho. La cabalgata cuesta 70.000 pesos. El almuerzo es opcional, cuesta 18.000 pesos.
Informes: Teléfonos: 310 628 2528 - 317 434 5234
http://campoecologicogramalote.com/

Todo el llano en Marsella

Libardo Tovar, el guía, da una primera indicación a los visitantes a la Hacienda Ecoturística Marsella, a 15 kilómetros de Villavicencio en la vía hacia Puerto López: hay que silbar para que los animales se acerquen. Lleva un micrófono auricular y por ahí suelta un silbido agudo y largo, y pide que lo imitemos.

Vamos a bordo del buggy cerrero –cerrero porque se mueve entre cerro y cerro– y empezamos a descubrir el primero de los cuatro mundos que los turistas pueden conocer en esta hacienda de 160 hectáreas donde se contempla, en un solo lugar, lo mejor del Llano: los paisajes, los animales y las tradiciones ancestrales. Es el mundo bovino, donde se aprecia un completo inventario de ganado cebú, desde terneros recién nacidos hasta toros robustos e imponentes. El ayudante de Libardo se baja del vehículo –de diez metros de largo, cinco de alto y tres de ancho– y les da de comer. El camino sigue y llegamos al mundo de la Orinoquia, habitado por animales como chigüiros, dantas, zaínos o cerdos salvajes, venados y tortugas.

En la hacienda Marsella los viajeros interactúan con los monos titíes.

Libardo pide que silbemos al tiempo y anuncia una sorpresa. De repente, un grupo de monos titís se acerca saltando entre los árboles y terminan dentro del vehículo. Libardo les ofrece bananos y ellos brincan entre los turistas, traviesos, y todos quedamos con la boca abierta. Pasamos por una laguna y vemos babillas, y enseguida están los búfalos; más adelante, los caballos.

En Marsella hay mucho por hacer. Hay un circuito de canopy recomendado para los amantes de las aventuras. Se puede hacer un descenso en rapel, de 12 metros, desde las palmas de moriche, para luego atravesar un puente tibetano. Hacen cabalgatas en el día y en la noche, y visitan un río por donde los viajeros descienden a bordo de neumáticos.

En la hacienda Marsella los viajeros conocen los oficios ancestrales del llano como el de el cabrestero.

Hay que tomarse mínimo medio día para conocer el lugar. Pero para hacerlo con más tranquilidad y tiempo, hay hospedaje y zona de camping. Desde aquí, dice Hans Tiuso, el gestor de este completo destino turístico, los amaneceres y los atardeceres del Llano dejan enamorados a los turistas.

Si usted va…

Hacienda Marsella, en Villavicencio.
Las actividades cuestan desde 18.000 pesos por persona. Teléfono: 313 470 7079
www.haciendamarsellavillavicencio.com/

Un ‘indio acostado’ y un cañón sorprendente

A lo lejos, el cerro dibuja la figura de un hombre acostado, boca arriba, como si estuviera durmiendo. O muerto. Por eso el cerro, que custodia la entrada del Parque Nacional Natural de la Macarena, en la punta norte, fue bautizado como ‘el Indio Acostado’. Al otro extremo de la inmensa serranía –de 120 kilómetros de longitud– está Caño Cristales, el famosísimo río de los cinco colores, considerado el más lindo del mundo. La joya de la corona del Meta.

El cerro del Indio Acostado –que parece un hombre de prominente nariz aguileña– no solo es un milenario guardián de las extensas llanuras del municipio de San Juan de Arama. Es el dueño de un patrimonio natural y paisajístico que el turismo de Colombia y del mundo no ha descubierto, y esconde uno de los cañones más bellos del país: el Cañón del río Güejar. Un destino que se está fortaleciendo desde la Gobernación del Meta.

El cañon del rio Güejar es uno de los nuevos destinos del departamento del Meta.

Para llegar a San Juan de Arama hay que salir de Villavicencio y tomar la denominada ruta del ‘Embrujo llanero’, por la vía hacia Acacías. En el camino vale la pena hacer una parada en el sector de La Cuncia y probar los chorizos ahumados que venden a lado y lado de la carretera, y que promocionan –con toda razón– como los más sabrosos del país.

También hay que probar la piña que ofrecen en toldos de madera en plena vía, y que sirven fría y en rodajas. Es tan dulce y suave que hasta el corazón se deja comer. En el camino atravesamos las poblaciones de Acacías, Guamal, San Martín y Granada, para llegar finalmente a los pies del cerro, en San Juan de Arama. Son 116 kilómetros en total, dos horas de recorrido.

En la Y de la Virgen, en San Juan de Arama, hay que retomar la carretera principal. A 15 minutos queda la entrada al balneario La Recebera. Dos kilómetros adentro, un puente colgante de madera sirve de entrada a la reserva natural Agua Bonita. Allí, Ferney Perilla y su familia dispusieron su finca como zona de camping y de alimentación para quienes quieran ascender al cerro.

Johan, el hijo de Ferney, es el guía. El joven, de 20 años, encabeza la excursión, que comienza en una cascada de agua cristalina que desemboca en una piscina natural de agua fresca, ideal para un chapuzón. Y empezamos a caminar. Hay que hidratarse en el camino.

Johan cuenta que, con suerte, los viajeros pueden encontrar venados, armadillos, monos titís y aulladores. También enseña el sandé, conocido como el árbol de la mujer o de la vaca, pues de su corteza sale una sustancia similar a la leche. Dicen en la región que sirve para la fertilidad.

El ascenso a este cerro, de cerca de 900 metros, es de exigencia media. El sol pega fuerte y la respiración se agita, pero uno se entretiene viendo el paisaje. Una hora de subida y lo coronamos. Y la recompensa es el inmenso Cañón del río Güejar, rodeado de exuberante naturaleza verde en sus dos orillas; también de tepuyes, formaciones rocosas milenarias en forma cilíndrica. Y abajo, el río Güejar serpentea por el cañón con sus aguas color esmeralda. Por allí se hace rafting y canotaje, actividades que no alcanzamos a hacer. Esta parte del cerro es conocida como El Tablón, y viene siendo la barriga del ‘Indio Acostado’.

Vale la pena sentarse un rato a contemplar semejante espectáculo de la naturaleza. Vale la pena quedarse allí todo el tiempo del que se disponga. Media hora más tarde iniciamos el descenso, felices y privilegiados por conocer, sin duda, uno de los destinos con más potencial del turismo de naturaleza en Colombia.

Si usted va…

Informes: Reserva Natural Agua Bonita. Ofrecen caminatas guiadas por el cerro del Indio Acostado y se puede acampar.
Teléfonos: 314 296 1224 - 310 208 0080
Reservanatural5@gmail.com

La Agencia Travesía Aventura realiza rafting por el río Güejar, en un recorrido que incluye alimentación.
Informes: Teléfonos: 313 265 8896 – 321 426 2952
travesia.cubarral@gmail.com

La Agencia Vives Travel Tours ofrece excursiones, desde Bogotá o Villavicencio, que incluyen transporte, caminata guiada hacia el cerro, alimentación y visita a poblaciones vecinas.
Teléfono: 320 476 3524
vivestraveltours@gmail.com

La nueva escena de la cocina llanera

Cuando se viaja al Meta hay que disponer el paladar y el estómago para deleitarse con lo mejor de la cocina local. Abundan los asaderos donde preparan la clásica mamona o carne de ternera a la llanera, o la mojarra asada a la brasa.
Los amantes de la buena comida podrán encontrar todos esos platos tradicionales ahora con un concepto gourmet. Todo por cuenta de la nueva estrella de la cocina llanera: el chef Yulián Téllez. Este joven metense, oriundo del municipio de Guamal, es diseñador industrial y chef con estudios en Colombia y Perú.

Yulián Téllez es un joven chef que está impulsando la gastronomía llanera.

Su propuesta consiste en recuperar la gastronomía ancestral de su tierra. “También me encanta convertir las historias del Llano en comida, como las vaquerías, los rituales y las fiestas”, cuenta Téllez, de 29 años. Su especialidad es diseñar platos en los que predominan los productos locales, con técnicas ancestrales de cocción. Algo así como comida llanera fusión.

Su plato más emblemático es el cimarrón, elaborado a base de aguacate y bañado en aceite de cilantro cimarrón, único de esta zona del país. La carne de ternera se prepara con doble cocción –primero al humo y luego al horno–, a temperaturas muy bajas, durante doce horas. Se sirve con hilos de plátano verde y flores de drago o pichones –también de esta región–, acompañado con salsa de cuajada y buñuelos de yuca.

En sus platos se destaca la carne de ternera (o mamona), el plátano, la yuca y el aguacate como guarnición; las flores de drago las convierte en jarabe o en elementos decorativos. Acude a lácteos propios de la región, como el queso siete cueros (que viene en capas) y la cuajada, que convierte en salsas. Y a frutas como la guama.

Los restaurantes que quieren brillar en la escena local deben tenerlo como aliado. Ha sido chef invitado en el recién inaugurado hotel Estelar Villavicencio y actualmente sus platos se pueden encontrar en los restaurantes del hotel La Potra, Dulima, La Posada del Arriero, La Cofradía, Uno A y Rodizio del Buque. En Guamal, en los restaurantes La Talanquera y Embrujo Llanero.
@yuliantellez

Zaperoco, el gran musical del llano

El folclor, sin duda, es uno de los principales patrimonios del Llano. Los llaneros son orgullosos de sus tradiciones, del joropo, de sus arpas, de sus coplas y oficios autóctonos. Y eso lo sabe muy bien América Rey, directora ejecutiva de la Corporación Cultural del Llano (Corculla), que lleva 15 años impulsando la cultura llanera, promocionándola ante el mundo y arraigándola en las nuevas generaciones.

Los Niños del Joropo, que han representado a Colombia en diferentes escenarios del mundo, se han formado en los talleres de Corculla, donde siempre están dispuestos a recibir a los turistas que quieran aprender sobre la cultura llanera. El folclor corre por las venas de América, hija del célebre Gil Arialdo Rey, compositor de más de 300 canciones, incluida la famosa Ay si, si. Y es sobrina del cantante y compositor Luis Ariel Rey Roa, intérprete de temas que se convirtieron en himnos de esta tierra como Carmentea, Guayabo negro y Pasillaneando, entre muchos más.

El musical Zaperoco mostrará lo mejor de la cultura llanera.

Con el apoyo del Ballet Folclórico del Llano, Corculla presentará un espectáculo inspirado en la cultura llanera, al mejor estilo de Broadway. Se trata de ‘Vive Zaperoco, el Llano como nunca antes te lo habían contado’, un musical en el que participan 60 artistas, entre bailarines, actores, músicos y cantantes, que recrea los orígenes y la evolución del joropo y otros aires tradicionales.

“Llevamos dos años preparando el musical. Los llaneros y todos los colombianos están invitados a ver este emotivo espectáculo que muestra con orgullo nuestro folclor y nuestro talento”, dijo América, convencida de que Vive Zaperoco se convertirá en un nuevo atractivo turístico del Meta. El lanzamiento será el 29 de agosto, a las 7:00 de la noche, en el GHL Grand Hotel Villavicencio. Y se repetirá el último sábado de cada mes. Las entradas, que ya están a la venta, cuestan entre 86.000 y 128.000 pesos.

Informes:
http://corculla.com/
www.lataquilla.com.co

El Estelar Villavicencio

En septiembre del 2014 abrió sus puertas el Estelar Villavicencio Hotel y Centro de Convenciones, considerado el mejor hotel de la ciudad. La edificación está ubicada a la entrada de la capital del Meta, en un área de 20.000 metros cuadrados, con 127 habitaciones y un centro de convenciones con capacidad para 600 personas.
Ofrece los servicios propios de un hotel cinco estrellas, como restaurantes, piscina, centro de convenciones y salones para reuniones. Es un hotel dirigido principalmente al público corporativo, pero también cuenta con el confort para brindar un buen descanso. Además, se ha convertido en un nuevo centro de entretenimiento para los residentes de la ciudad, que han encontrado en sus restaurantes y cafés un nuevo espacio para compartir.
Informes: www.hotelesestelar.com/hotel-estelar-villavicencio/

Otras opciones de alojamiento

Hotel Santa Bárbara Country, a cinco minutos del centro de Villavicencio en la vía hacia Acacías. Recomendado para familias y grupos. Cuenta con piscina, parque infantil, capilla, parqueadero y wifi gratuito.
Tarifas: desde $ 124.000 por persona. Incluye desayuno e impuestos.
Teléfono: (8) 669 2872. www.sbhoteles.co/

Descúbrete Spa Emocional

Cabañas en medio de la naturaleza llanera, con cascada incluida. Un hotel spa para descansar, donde ofrecen terapias de superación personal, asesoría en liderazgo para grupos de trabajo y orientación emocional especializada.
Desde $ 50.000 la noche por persona.
http://www.descubretespa.com/
Teléfono: 310 334 5744

La Subaru Forester 2015

La moderna y dinámica SUV brinda a la familia toda la seguridad que necesita en el momento de recorrer caminos como los del Meta. Y llega este año con la novedosa tecnología Infotainment, un display central con pantalla touch de 6,2 pulgadas, entrada auxiliar, USB, comandos al volante y funcionalidad por voz para activar llamadas, música o buscar cualquier contacto. Un vehículo único.

JOSÉ ALBERTO MOJICA PATIÑO
Periodista de VIAJAR
@joseamojicap

 

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.