Procuraduría inhabilitó por 10 años al 'zar' de las Cajas en el Valle

Procuraduría inhabilitó por 10 años al 'zar' de las Cajas en el Valle

La sanción es contra Felice Grimoldi, de Comfenalco Valle, por irregularidades en manejo de dinero.

06 de agosto 2015 , 12:43 a.m.

La Procuraduría inhabilitó en primera instancia al director de Comfenalco Valle, Felice Grimoldi, para ejercer cargos públicos por 10 años. También le impuso una multa de 60 salarios mínimos mensuales.

Para la Procuraduría, quedó probado que Grimoldi incurrió en irregularidades en el manejo de millonarios recursos de la caja que estaban por el orden de los 7.000 millones de pesos en los últimos años; fondos que provienen de la parafiscalidad.

Es decir, son recursos públicos descontados a los empleados para que, junto con aportes del empleador, se empleen en servicios para el trabajador como recreación y deportes.

El director fue investigado por la Procuraduría luego de que el exauditor de esa entidad, Juvenal Andrade, denunciara al director de los manejos ante la Fiscalía y la Procuraduría, por irregularidades que se estaba presentando al interior de la caja. A su turno, Andrade fue denunciado por Grimoldi por supuesto fraude en sus versiones.

Para la Procuraduría fue una falta gravísima que los recursos de 2013 y 2014 disponibles ─es decir, subsidios líquidos o no cobrados─ hubieran sido empleados para préstamos a empleados y afiliados. Para el Ministerio Público no es justificable que la caja no tuviera otras cuentas para los créditos.

Los recursos entonces fueron empleados como capital de trabajo para créditos por sumas de 14 millones de pesos, lo que, para la Procuraduría, vulnera la destinación única de los recursos para el trabajador.

En este caso tuvo en cuenta el viaje que hizo a Suiza uno de los miembros de la junta directiva de la caja, Alberto Guzmán,  para el que Grimoldi aprobó 10 millones de pesos en viáticos en 2013. El viaje, de acuerdo con la Procuraduría, no tenía ninguna relación con la actividad de la Caja pues asistió a un evento de la Central Unida de Trabajadores (CUT).

La defensa dijo, en su momento, que este dinero obedecía a un préstamo que se le hizo al consejero y no como viáticos del viaje. Explicó que el dinero fue mal registrado en los libros contables y que allí se configuró un error de quién efectuaba los registros. El dinero posteriormente fue pagado. Sin embargo, para la Procuraduría quedó probado que la orden de registrar los 10 millones como gastos de viaje "provino de la dirección general" y enfatiza en que esta acción es una culpa gravísima porque fue él quien autorizó los gastos.

"No es aceptable que un año y medio después, cuando la Superintendencia realiza la visita a Comfenalco, se cargó a gastos de la caja. Esto evidencia que la caja no tiene control de los gastos. Da cuenta de un enriquecimiento ilícito de Alberto Guzmán, quien guardó silencio", dijo el procurador delegado para asuntos económicos durante la lectura del fallo.

Para el Ministerio Público se destinaron los recursos públicos de la parafiscalidad para beneficiar intereses personales.

La Procuraduría también examinó el hecho de que los saldos en libros contables no coincidían con el saldo en los extractos bancarios; con diferencias, en algunos casos, de hasta 44 millones. Las cuentas fueron conciliadas con las entidades bancarias y los soportes fueron enviados al proceso, por lo que por estos hechos la Procuraduría lo absuelve.

El Ministerio Público también tuvo en cuenta que la caja no contaba cuentas bancarias independientes para cada uno de los fondos que administraba, hecho que fue corregido luego de una inspección de la Superintendencia de Subsidio Familiar.

El Ministerio Público aclara que si bien no hay ley que exija cuentas separadas, Comfenalco sí debía llevar registros independientes en los libros contables para saber dónde están los recursos de cada fondo. Para el Ministerio Público, Grimoldi afectó el funcionamiento de la caja sin justificación, pues no registró de manera correcta en sus libros contables de ingresos y gastos los recursos de cada fondo, los cuales son recursos públicos.

Entre los hechos que estuvieron siendo revisados por la Procuraduría se destaca la aprobación de bonificaciones a empleados de la caja, incluido el mismo Grimoldi, que involucraron sumas del orden de los 300 millones de pesos, en un solo año.

La Procuraduría lo absuelve por estos hechos, pues esos recursos provenían del 8 por ciento del presupuesto que tenían disponibles las cajas para sus gastos administrativos y, además, fueron aprobados por la junta directiva de la entidad.

Esta decisión se da en primera instancia por lo que Grimoldi podrá apelar.

JUSTICIA

justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.