Pierre Eugenio García, el congresista más alto de Colombia

Pierre Eugenio García, el congresista más alto de Colombia

El representante del Centro Democrático, de 2,03 metros, es el segundo vicepresidente de la Cámara.

notitle
05 de agosto 2015 , 11:34 a.m.

Pese a la resistencia de algunos integrantes de los partidos de la coalición nacional, el representante a la Cámara por el Centro Democrático, Pierre Eugenio García, alcanzó un cupo en la mesa directiva de la Cámara: es el segundo vicepresidente.

Se trata de la llegada del principal partido de oposición a una dignidad en las directivas del Congreso, cupos que los partidos de la Unidad Nacional habían cuidado celosamente.

Pero lo novedoso no queda ahí. Pierre mide 2,03 metros, algo que lo inclinó desde joven al baloncesto. Entre sus sueños, incluso, estuvo llegar a la NBA, la liga estadounidense en la que están las más grandes estrellas del baloncesto en el mundo. Sin embargo, el desgaste de sus meniscos se lo impidió.

Como también tenía el ‘bichito’ de la política, García se fue entonces por ese camino, en el cual tampoco es un neófito. Es hijo del expresidente del Congreso Carlos García Orjuela, quien luego de ser absuelto por la justicia en medio del escándalo de la ‘parapolítica’, hoy día es candidato a la gobernación del Tolima por firmas.

1

EL TIEMPO habló con Pierre

¿Qué tan duro fue el cabildeo con los congresistas de la Unidad Nacional para que usted llegara a la segunda vicepresidencia de la Cámara?

Mucho porque todas las elecciones de presidente y primer vicepresidente han sido por consenso y en el caso nuestro no se logró, hubo congresistas que no estaban de acuerdo con que pudiéramos competir y por lo tanto tocó llevar esto a voto limpio. Entiendo que los partidos dejaron a sus bancadas en libertad y fue un trabajo muy personal entre los congresistas del Centro Democrático de convencer a colegas, de unos y otros partidos, para que votarán por nosotros.

¿Cómo va a manejar la segunda vicepresidencia de la Cámara para el Centro Democrático?

La meta principal es ir a abrir espacios para que podamos agendar más debates en la plenaria de la Cámara, para que podamos ver en el orden del día nuestros proyectos de ley y actos legislativos y que en las intervenciones podamos gozar también de más minutos para mostrarles a los colombianos nuestras propuestas.

¿Y qué va a hacer cuando lo dejen presidir?

Dar todas las garantías que son esperadas de esa dignidad, creo que hay que respetar la ley, hay que respetar a la oposición, cualquiera que sea, y darle el espacio a todos los congresistas.

¿Usted cómo empezó en la política?

Desde pequeño quería hacer política. Vengo de una familia política. Mi padre, Carlos García Orjuela, fue congresista por muchos años, presidente del Congreso, fundador de partidos y me heredó una vocación de servicio. Andar con él a través de los años hizo que despertara en mí una sensibilidad social que es imposible evitar.

¿Cuándo decidió usted presentarse al Congreso?

Luego de terminar la universidad en Estados Unidos yo quería hacer empresa, pero no sabía si allá o en Colombia. Aquí había mejorado la situación de seguridad por el gobierno del expresidente Uribe y había un crecimiento económico que invitaba a regresar. Vine a explorar cuál era el rumbo que iba a tomar y me sorprendió la Corte Suprema de Justicia con ese revés para mi papá en el tema de la ‘parapolítica’, que se volvió un drama familiar y al que me dediqué exclusivamente.

¿Cuánto tiempo estuvo su papá privado de la libertad?

27 meses. Yo estuve desde el primer día hasta el último y se me volvió una tarea de tiempo completo. Asumí el trabajo, mano a mano, con los abogados en recolectar pruebas, armar el acervo aprobatorio y estar en la estrategia de su defensa.

¿Cómo se resolvió el problema de su padre?

Él fue a su juicio. Creo que es el primer y único congresista que ganó en la Sala Plena de la Corte Suprema y lo absolvieron.

¿Y qué pasó después con usted?

Como ya era septiembre de 2010, ya no pude aspirar al Congreso en ese año. Me fui a Ibagué a prepararme para la próxima elección. Comencé queriendo fundar un nuevo partido, pero entonces llegó la propuesta del expresidente Uribe, después del atentado que hubo en contra del exministro Fernando Londoño, de un nuevo partido. Enseguida busqué al expresidente Uribe, fui a saludarlo y a visitarlo en Antioquia y le dije que quería ayudar en ese propósito.

¿Cómo es la relación entre su papá y el expresidente Uribe?

Mi padre tiene una relación de respeto, por supuesto, porque sabe que no cualquiera tiene una trayectoria política como la que tiene el expresidente Uribe, pero mi padre, por su larga vida y su trayectoria política, tiene puntos a favor de Uribe, pero también sus reservas, algo que yo respeto.

Usted es una persona muy alta, ¿cuánto mide?

Dos metros y tres centímetros.

¿Esto ha sido un obstáculo para algunas cosas domésticas en su vida?

Pues yo me siento completamente a gusto con mi cuerpo y con mi estatura, pero sí hay cosas en el día a día que se dificultan: un transporte público, los viajes en avión, en los hoteles no encuentro cama a mi medida y a veces, para ir a conciertos, es un suplicio porque si me paro en primera fila obviamente bloqueo la vista de algunas personas. A veces es muy divertido en el trabajo político porque no es usual ver una persona tan alta. Y seguramente si verifican, en el Congreso soy la persona más alta de todos los tiempos.

Usted fue basquetbolista, ¿por qué no siguió?

En mi época de adolescente era un hombre que superaba los dos metros, estaba enamorado del deporte y pensaba en una carrera deportiva. En Colombia tuve la suerte de pertenecer a buenos equipos, acompañé procesos de la selección Colombia juvenil y en Estados Unidos, en la época en que estudié allí, estaba dedicado al deporte. Mi meta era jugar baloncesto hasta que mis rodillas me lo impidieron, el desgaste en los meniscos de ambas piernas hace que la actividad deportiva sea muy dolorosa para mí y entonces tuve que dejar ese capítulo atrás.

¿Cómo fue eso?

Yo soy zurdo y entonces con dos metros jugaba de alero tres, en la parte exterior, tenía buena velocidad, buen salto vertical y era un jugador interesante que hubiera podido tener un buen desempeño. No sé hasta dónde hubiera llegado, pero la intención era jugar en una universidad de Estados Unidos. Quería llegar a la NBA o a Europa.

¿Qué balance hace de la labor del Centro Democrático en el Congreso hasta ahora?

Creo que hemos hecho una gran labor. Primero les demostramos a los electores que llegamos a cumplir con nuestra agenda y nuestra propuesta. El comportamiento en el Congreso también ha sido dar ejemplo de que estamos cumpliendo a cabalidad con el compromiso, muy disciplinados, sin protagonizar escándalos y estando trabajando constantemente en lo político y en lo legislativo. Y en la labor más difícil de todas que es estar volcados constantemente en las calles, las veredas, los barrios y las comunas.

POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.