Hagámonos pasito / El lenguaje en el tiempo

Hagámonos pasito / El lenguaje en el tiempo

Consejos de ortografía de Fernando Ávila, delegado para Colombia de la Fundéu BBVA.

04 de agosto 2015 , 05:22 p.m.

“Hagámonos pasito, padre”, le dice Carlos Palacio, columnista de Las 2 Orillas, al padre Hernando Uribe, columnista de El Colombiano. “Lo más ruin de la estrategia del aún magistrado Pretelt es esa filosofía despreciable de ‘hagámonos pasito’ ”, dice el editorial de El Espectador. Daniel Samper Pizano escribe en Arcadia: “Ojo a los rincones, mucho ojo a los sitios donde parece que no hay nadie, porque es posible que allí esté Carlos Caicedo Zambrano haciéndose el pendejo, caminando pasito, callado, como gavilán de presa...”.

Hagámonos pasito se llamó una obra dirigida por Mario Ruiz, y protagonizada por Anabolena Meza y Luis Eduardo Arango. La campaña contra la violencia intrafamiliar liderada por la Gobernación de Santander en ese departamento se llama Hagámonos Pasito. Garzón y Collazos cantaban “Pasito, pasito, pasito, mi amor pasito / Pasito, pasito, que ahí viene tu papacito...”

La frase “hagámonos pasito” es de uso frecuente. La edición del 2011 del Bogotálogo, de Andrés Ospina, la registra con esta explicación: ‘vulgarismo empleado como llamado a la tregua o a la agresión controlada entre dos contendores’. Y el Diccionario de americanismos, 2010, hace lo propio, aclarando que este colombianismo popular se utiliza para indicar que se hace ‘un pacto de no agresión entre dos o más personas por tener todas algo que perder’.
La palabra pasito se usa también para pedir que se baje el volumen de la conversación o del radio, televisor o equipo de sonido; para advertir que no se debe hacer mucho ruido al caminar; para pedir más suavidad en un tratamiento terapéutico... La tradicional canción de Garzón y Collazos, Pasito, le da, además, el sentido pícaro con que también se usa: “Por culpa de malas lenguas, / te tienen tan vigilada, / que ni siquiera te dejan / asomarte a la ventana; / y si la dejas abierta / para arrimarme pasito, / nos damos besos con ñapa, / así con disimulito… / Pasito, pasito, pasito, mi amor, pasito…/”.

Con todo y eso, el Diccionario de la lengua española, 2014, no registra esta voz, que la edición anterior, 2001, recogía con la escueta explicación de que se trata de un adverbio de modo que significa ‘en voz baja’. El único pasito que recoge este diccionario es el sustantivo usado en Costa Rica para referirse al conjunto de figuras esculpidas de Jesús, la Virgen, san José, la mula y el buey.

Por supuesto, el Pasito tun tun del Joe Arroyo no requiere lema propio en el diccionario, porque no es otra cosa que el diminutivo de paso, “Y un pasito tun tun, ¡ae!, y otro pasito tun tun, ¡ae!..

Fernando Ávila
Experto en redacción y creación literaria

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.