'Combos' amenazan a ocho funcionarios de colegio en Medellín

'Combos' amenazan a ocho funcionarios de colegio en Medellín

Por medio de llamadas y panfletos, les pidieron a docentes y directivos dejar sus cargos.

notitle
04 de agosto 2015 , 11:55 a. m.

En el colegio Vida para Todos del barrio Caicedo, comuna 8 de Medellín, el ambiente es tenso. En las últimas tres semanas, ocho funcionarios han recibido panfletos y llamadas amenazantes en las que supuestos miembros de combos les piden dejar sus cargos a cambio de conservar sus vidas.

Este lunes, incluso, las directivas se vieron obligadas a cancelar las actividades académicas de 1.500 estudiantes de primaria y secundaria, debido al temor que hay entre los empleados y padres de familia.

La primera alarma tuvo lugar durante la tercera semana de julio, cuando las oficinas de tres docentes de bachillerato (dos de matemáticas y uno de educación física), de una secretaria y de un coordinador llegó un panfleto en el que “un combo de la ciudad” les ordenaba abandonar el plantel, sin ninguna explicación.

Los cinco se acogieron entonces al programa de amenazados de la Secretaría de Educación de Medellín, que los aísla del colegio, los asesora cuando van a denunciar ante la Fiscalía y la Unidad Nacional de Protección y los reubica en otro plantel por tres meses, tiempo con el que cuentan las autoridades para verificar la amenaza e indagar en los responsables.

No obstante, la semana pasada llegaron a Vida para Todos nuevos panfletos, esta vez contra dos vigilantes, que decidieron no retirarse de la institución porque viven en el sector.

En la tarde del viernes 31 de julio cambió el modus de las amenazas. El coordinador de bachillerato recibió una llamada anónima en la que un miembro de un ‘combo’ le ordenaba que se fuera del colegio, “porque no lo querían ver más allá”, le dijo a EL TIEMPO Marcela Velázquez, docente del área de sociales en primaria.

Juan Diego Cardona, director técnico de Prestación del Servicio de la Secretaría de Educación de Medellín, dice que la Fiscalía General de la Nación y la Unidad Nacional de Protección adelantan las investigaciones y medidas pertinentes para salvaguardar la vida de las personas.

Asimismo, afirma que se ha podido probar que las amenazas de hace tres semanas no tiene relación con las últimas, y que los ocho amenazados están en el proceso de acogerse al comité de amenazados. “El plazo para esto puede ser corto y largo, porque implica inteligencia con policía”, cuenta, y añade que a las primeras cinco personas afectadas por panfletos, la Secretaría ya les ofreció una alternativa de traslado.

Según Cardona, la mayor zozobra en este caso tiene lugar porque quienes efectuaron las amenazas no aclararon la razón ni se identificaron con claridad, solo dieron un tiempo perentorio para dejar el colegio.

Sobre la investigación judicial y la seguridad de los amenazados, Sergio Vargas, secretario de Seguridad de Medellín, dice no tiene información completa sobre lo sucedido y sobre la actuación de las autoridades al respecto, ya que necesita clarificar los hechos con las directivas del colegio y éstas no han atendido su llamado.

Entretanto, este martes que pasó, la Secretaría de Educación llegó a un acuerdo con el colegio para reiniciar las clases. Al menos durante esta semana, los docentes impartirán clases solo media jornada, con el fin de entablar espacios de diálogo que tranquilicen a los estudiantes, padres de familia y funcionarios, quienes además recibirán acompañamiento psicológico y social durante el próximo mes.

El lunes, la comunidad del barrio Caicedo saldrá a marchar para pedir el trabajo armónico de sus docentes, el derecho a la educación de los niños y jóvenes y en general la paz de su sector.

De acuerdo con la profesora Marcela Velásquez, no es la primera vez que Vida para Todos debe cancelar sus clases por cuenta de condiciones inseguras para ejercer la docencia.

En mayo del 2012, por considerar que no existían garantías de seguridad ni para estudiantes, ni profesores, ni padres de familia, los educadores de la institución determinaron suspender indefinidamente las actividades académicas.

Días antes se conocieron amenazas directas contra la exrectora del plantel, Beatriz Eugenia Ríos. A la mujer le enviaron un panfleto, justo después del asesinato del joven Omar Rodríguez, de 19 años, por cruzar una frontera invisible. En el panfleto se advertía que tanto estudiantes como profesores y padres de familia, debían abstenerse de circular por ciertos sectores del barrio, pues de lo contrario correría riesgo la vida de quienes desatendieran la orden.

MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.