La gratitud de una ranchería wayuu con hambre y sed

La gratitud de una ranchería wayuu con hambre y sed

Hay pobreza y desnutrición en Jamuchenchon, pero, aún así, sus niños entonan con fuerza el Himno.

03 de agosto 2015 , 03:51 p.m.

Por instantes, un desierto lila y plateado lleva a Jamuchenchon. No existe tiempo de viaje, la suerte decide cuántos minutos demorará llegar a la ranchería wayuu: hay tantos caminos como árboles muertos y las únicas señales de tránsito son los molinos, que referencian, desde lejos, donde hay vida humana.

Esta comunidad de Manaure –un municipio de La Guajira- está 40 minutos adentro, pero hay otras poblaciones que sobreviven a ocho horas.

Victoria Pino Ipuana nació en esta ranchería, como su mamá y su abuela. Es una mujer de 55 años, madre de cinco hijos -algunos viven en Venezuela-. Desde que cumplió los 50 no ve llover allí. “Hace unos años llovía mucho, aquí había agua; ahora hay ‘jawei’ ─excavaciones que albergan el agua de las lluvias─, pero ya están secos. Tiene años que no llueve, como hace cinco años”, recuerda.

Se asoma el sol de las nueve de la mañana y no hay ni un solo chivo quieto, todos estos animales corren y parecieran los únicos ‘felices’ en el lugar donde, hoy y hace una veintena de años, mueren niños por hambre.

 

 

 

 

Cientos de wayuu, habitantes de Jamuchenchon y de otras rancherías –que no son cercanas-, esperan a Tatyana Orozco de la Cruz, la mujer que dirige el Departamento para la Prosperidad Social (DPS) y quien los visitará esta mañana.

Están reunidos en el aprisco, donde recogen a los chivos de su comunidad. Las sillas de las primeras filas están ocupadas por un público tímido, callado y observador: los niños, quienes, en su mayoría, visten de rojo; el color de la sangre, del amor y el que –curiosamente-, por su alta visibilidad, suele usarse para llamados de precaución.

A la directora de la entidad la reciben con el Himno Nacional, cantado por los niños wayuu.

 

Escuche el Himno Nacional que entonan los wayuu

 

Una adolescente, en medio del fuerte viento, le recita un poema a la funcionaria. El tema: el agua.

 

Escuche el poema

 

Enseguida, un pequeño recibe el micrófono y extiende una de sus manos sobre su pecho. La canción que entona –dedicada también a Tatyana- despierta risas en el público.

Escuche la canción

 

Una gran fila comienza a formarse en el centro del aprisco. Se amontonan los niños y el improvisado salón se pinta de rojo por todos lados. Esperan recibir cuadernos, colores, lápices, borradores y reglas.

Se acerca el mediodía. Dos líderes wayú y la funcionaria intervienen con sus discursos. Las palabras terminan y los adultos de la comunidad le ofrecen a Tatyana almorzar allí. Dos mujeres llevan a la mesa principal cinco bandejas con carne de chivo y arroz mezclado con frijoles, también ubican platos y tenedores.

Victoria, quien vive con cuatro nietas, preparó esa comida. “Mandé a matar chivos; hice el guiso, el arroz de frijol... Si los funcionarios llegan, yo los recibo con mucho gusto. Yo trato bien a la gente”, dice.

Según la funcionaria, es habitual que reciban con tanta comida a los funcionarios. En ese momento, en el aprisco también abunda agua potable fría y gaseosa.

“Los funcionarios están viendo la necesidad, están mirando en realidad lo que se necesita en las comunidades indígenas”, afirma Jorge García cuando se le pregunta por el significado que tiene, para Jamuchenchon, la visita de un funcionario. Jorge nació en esta comunidad hace 29 años; desde sus 19 años es líder comunitario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.