¿Por qué llaman a Envigado el nuevo 'Mónaco' de Colombia?

¿Por qué llaman a Envigado el nuevo 'Mónaco' de Colombia?

El municipio antioqueño registra solo 19 homicidios por 100.000 habitantes.

notitle
03 de agosto 2015 , 09:32 a.m.

En una ocasión la pintora Débora Arango le dijo a un grupo de jóvenes del barrio La Mesa que Envigado podía compararse con una caca de vaca: “Es tan fértil, que si me cayera podría germinar poderosamente”. Y sin embargo, les advirtió que en ese espacio abonado, como podía crecer una rosa, con el mismo ímpetu crecía un hongo venenoso.

Sergio Restrepo, miembro de ese grupo conocido como ‘La nave de los locos’, presenció las palabras memorables de la artista, y hoy, siendo director del Teatro Pablo Tobón Uribe y director cultural de la Casa Museo Otraparte, procura entenderlas a la luz del 2015, cuando Envigado fue calificado como el mejor vividero de Colombia, según el estudio ‘Tipologías departamentales y municipales’ de Planeación Nacional.

El escalafón puso a la cabeza al municipio por sus adecuadas condiciones educativas, de atención a la niñez y a la juventud. Asimismo, por sus ofertas de trabajo, salud, vivienda y acceso a los servicios domiciliarios.

Su Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) es el más bajo del país (14 por ciento), mientras el promedio nacional es del 21,9 por ciento.

De sus 217.343 habitantes, el 66 por ciento cotiza al sistema de salud y solo un 9 por ciento es beneficiario de subsidios, mientras la cobertura en educación es total. Además, se registran 19 homicidios por cada 100.000 habitantes al año y el número de víctimas por desplazamiento forzado es de 158 personas.

Al respecto del calificativo de mejor vividero y del bienestar con el que se relaciona al municipio, Sergio Restrepo es crítico, al menos desde el aspecto urbanístico y cultural: “Cuando miras Envigado, ya no existe. Las rejas a doble altura, los alambres de púa, las unidades residenciales, el alambre eléctrico, las cámaras de seguridad. Envigado ha sido reemplazo por el concepto de vivienda en unidad cerrada, de que todo se resuelve detrás de las rejas”.

La consecuencia más visible de ello, dice, es que las viejas casas del barrio están desapareciendo y se están convirtiendo en parqueaderos y, poco a poco, el espacio público se transforma en rutas de movilidad.

“Envigado no está mal administrado. De hecho, es muy afortunado, pero culturalmente se está extinguiendo, porque el concepto de historia cada vez existe menos y la gente sabe menos de su origen”, asevera el gestor cultural.

Jorge Restrepo, decano de la Escuela de Humanidades de la Universidad Eafit, explica que aparte de los indicadores corrientes de medición del desarrollo que permiten llamar a Envigado como el mejor vividero de Colombia, hay otros de percepción que dejan ver un deterioro.

En Envigado hay insatisfacción ciudadana con algunos temas, sobre todo lo relacionado con medio ambiente, movilidad y decisiones sobre grandes obras que no consultan con la población”, resalta Restrepo.

De igual forma, dice, entre los intangibles de la calidad de vida en Envigado se encuentran las herencias del narcotráfico.

No en vano, argumenta, el fenómeno de la adicción a las drogas es muy fuerte en todo el valle de Aburrá, sobre todo en el sur, y de hecho, continúa, esta es la región del país con la más alta prevalencia de tasas de consumo de estupefacientes.

En segundo lugar, agrega Restrepo, en Envigado se instaló un sector económico social muy poderoso, claramente relacionado con el narcotráfico. “Las tasas de homicidio son relativamente bajas, pero el poder social del negocio de las drogas sigue siendo importante. Es claro que el dinero, las empresas y los bienes que poseen muchas familias en este municipio están directamente conectados con la acumulación de capital del narcotráfico y con el ejercicio de la violencia”, explica el académico.

Al respecto de los análisis que hacen el Director del teatro Pablo Tobón Uribe y el Docente, hay otros conceptos. Iván Osejo, investigador principal del informe del Departamento Nacional de Planeación, considera que Envigado tiene muy buenos ingresos, y eso aporta en buena medida a la categoría de ‘mejor vividero’, pero los indicadores de seguridad son complicados.

“A uno esto le sirve que para entender que es necesario estudiar los contextos particulares de cada municipio para poder entenderlos y planear soluciones más certeras a sus problemáticas. Para eso elaboramos este informe”, añade.

En ese sentido, continúa, hay unas ciudades como Medellín que están rodeados por áreas metropolitanas buenas y tienen interacciones muy fuertes entre con municipios cercanos, lo que les aporta buenos resultados en indicadores.

A eso se deben en buena parte, dice Osejo, los resultados de relevancia de Envigado. No obstante, aclara, es un caso muy especial.

“Eso no pasa en otros conglomerados urbanos, como en ciudades de la costa Atlántica. Envigado es un ejemplo de dinámicas que se han ido reforzando y terminan compartiendo muy buenas dinámicas por vecindad”, agrega Osejo.

Entretanto, culmina Osejo, las herencias del narcotráfico se irán sanando.

Según los mismos funcionarios de la Alcaldía de Envigado, la movilidad es la gran deuda pendiente del municipio.

Salud y educación, ejes del éxito de Envigado

De acuerdo con el secretario de Salud de Envigado, Ricardo Castrillón, tal vez la clave del municipio ha sido la continuidad en la administración.

Por ejemplo él ha ocupado el cargo durante 13 años y ha podido mantener en el tiempo políticas como el estímulo de entornos saludables, tanto en las áreas urbanas como en las rurales, o los procesos educativos para reducir los índices de embarazo adolescente, lo que ha propiciado, por ejemplo, que en los últimos seis años solo haya habido un caso de embarazo en niñas menores de 14 años o una sola muerte por causa de enfermedad diarréica y ninguna por desnutrición en el mismo periodo.

De igual forma, afirma Castrillón, el determinante social individual más importante en Envigado ha sido la educación.

“El que no estudie aquí es porque francamente no quiere”, sostiene el secretario, y añade que cuando hay estímulos para incentivar a los niños y jóvenes a mantenerse y fortalecerse en el sistema educativo, otros aspectos como la vivienda y el mismo nivel de bienestar se permean y favorecen cifras como las que caracterizan al municipio.

No obstante, la gran deuda de Envigado es, según el funcionario, la movilidad, razón por la cual harán énfasis en los próximos cuatro años en soluciones.

MEDELLÍN
EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.