Manteneme al tanto

Manteneme al tanto

Fragmento de una carta de Carolina Calle a un joven que no sabía dar el primer paso con una mujer.

03 de agosto 2015 , 12:45 a.m.

Esta carta la escribí por encargo de un joven de pocas palabras con serios problemas de comunicación. No sabe decir las cosas cuando las siente, no sabe cómo dar el primer paso con ella, no sabe mirarla de frente. La inseguridad no lo deja acercarse, los nervios le impiden tocar el tema, la ansiedad lo hace cobarde.

Me contó su historia y me pidió esta carta para dejarle claro lo que no puede decir con su voz. No se aguantaba más y tenía que soltar, descargar y liberar. Necesitaba lanzar estas letras para salir del limbo en el que está desde que lo que siente por ella se reproduce sin parar y no lo sabe comunicar, desde que el amor lo rebosa y se le acabó el espacio para acumular más.

Ya van 1,2, 3, 5 días -mejor no hago cuentas porque me pierdo- en todo caso es mucho tiempo sin aparecer, sin llamar, sin escribir, es demasiado para mí sin saber nada de vos. Y yo sigo en el maldito vaivén, de aquí para allá, exhalando desasosiego y deshaciéndome con las mismas preguntas: ¿será que sí o será que no?, ¿hay algo o no lo hay?

Tu mensaje nunca es claro, siempre me queda la incertidumbre, no sé si en realidad me coqueteas o si solo es película mía, si soy un convencido o si es que no me doy cuenta, si estoy confundiendo las cosas o si soy un pendejo sin iniciativa y soy yo quien deba dar el primer paso para que pase algo. Te lo advierto: soy malo para las inferencias, para las indirectas, soy bueno para guardar lo que pienso, para contener lo que siento.

Hablame, mirá que me siento colgando, al borde de un peñasco, agarrado de algo, pero no sé de qué, no sé si es maleza, si es raíz o si es tu mano.

Decime de una vez para saber si me suelto, si te agarro, si ruedo o si subo por fin a tu lado.

Informame si hay equilibrio, si hay algo al menos parecido a lo que yo traigo conmigo, porque esto es grande y ya no aguanto, porque tiene peso y si no te lo entrego me voy al vacío.

Avisame si me quedo, si me voy, pero sacame de la duda, que estoy haciendo fuerza, mucha fuerza y hacer fuerza no es bueno, al corazón también hay que cuidarlo de las hernias.

Notificame si de una vez voy matando esta ilusión o si hay un cupito para esta esperanza que es la que al menos me tiene suspendido en el cielo.

Reportame si coincidimos para saber que no estoy solo ni soy el único en esto de sentir cosas, pensar las cosas, querer que se den las cosas.

Hablame, decime, informame antes de que se acabe este día, por favor. Avisame, notificame, reportame, antes de que se nos acabe el tiempo para el amor.

Contame, mirá que yo siento que se me acaba la vida si te sigo esperando, mirá que yo presiento que me acabaré yo mismo si no tengo certezas mientras dura esta espera.

Si no hay algún comunicado después de esta carta entenderé que no, que no hay nada de tu parte y el silencio también será una respuesta.

Pero si sí, si sí hay algo, si te decidiste por fin, si te la jugás por mí, si te atrevés a vivir algo conmigo, si me querés querer, te lo pido, te lo ruego, te lo suplico: manteneme al tanto

CAROLINA CALLE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.