Petrona Martínez y Gloria Triana, mucho más que vida y obra

Petrona Martínez y Gloria Triana, mucho más que vida y obra

Cantadora y documentalista serán galardonadas con el premio que entrega el Ministerio de Cultura.

notitle
02 de agosto 2015 , 11:19 p. m.

Con la serie Yuruparí, de Audiovisuales, emitida entre 1983 y 1986, Gloria Triana le mostró al país sus más importantes tradiciones: desde los sonidos de la marimba de chonta y las cantadoras del Pacífico hasta las composiciones del maestro vallenato Leandro Díaz.

Por su parte, Petrona Martínez es cantadora de bullerengue. Tiene 76 años y su música es un tributo a la tradición de los cantos de la tierra donde nació: San Cayetano (Bolívar).

Y dice que también es la forjadora de una dinastía, porque sus hijos y nietos ya saben qué hacer con esta música y su sentir el día que ella se muera: continuarla.

Estas dos mujeres, una desde lo audiovisual, para perpetuar lo popular nacional y el sentido de identidad, y la otra con sus cantos sencillos, que pueden ser rondas infantiles pero que ratifican los sonidos tradicionales costeños, son las ganadoras del premio Vida y Obra 2015 del Ministerio de Cultura.

Sus nombres fueron escogidos entre 70 propuestas por un jurado conformado por la arquitecta Carmen Elena Arévalo Correa, la columnista y periodista Margarita Vidal y el economista Ricardo Mauricio Reina Echeverri.

En la actualidad, Triana, socióloga de la Universidad Nacional, es asesora de la Fundación BAT Colombia. Nacida en Bogotá, pero de raíces tolimenses, hace parte de un grupo familiar para el que el tema del documental y del arte es fundamental, pues con su hermano, Jorge Alí Triana, director de cine, teatro y televisión, hizo su primer documental en 1975, llamado Y todos los días.

Luego vendrían Mompox, ciudad de Dios y Arqueólogos y guaqueros.

Trabajó en varias entidades nacionales, como la desaparecida Colcultura, y ha hecho parte de entidades dedicadas a la conservación de la cultura popular nacional.

De ella se puede decir que ha recorrido todo el país con una cámara al hombro, y ha contado que no graba en un lugar hasta que no lo conozca, no importa si es un punto olvidado del Pacífico colombiano o un territorio indígena.

Para Triana siempre ha sido fundamental que esas personas que aparecen en sus documentales la conozcan y sepan que ella no va a enseñarles nada, sino a mostrar sus sentires, sus verdades.

Además, a principios de la década de los años 90 hizo parte del equipo que trabajó en el proceso de reinserción de los guerrilleros del Epl y hasta sus campamentos llegó con talleres de narración oral para ayudarles a regresar a la vida civil. Y de los 70 documentales de Yuruparí, dirigió 48. También estuvo al frente de producciones como Aluna, Ale-Kumá y Crónica urbana.

La cantadora

Por su parte, Petrona Martínez siempre ha dicho que ella cree que su amor por el canto le llegó de su bisabuela Carmen Silva y que ella solo los ha interpretado toda la vida y han sido su compañía en actividades como barrer, lavar, cocinar, sembrar...

Hace dos años se temió por su vida. La diabetes que sufre la llevó a estar alejada de la música y de la composición.

“Mis hijas, además de cuidarme, se dedicaron a cantarme bullerengues, mientras Álvaro, mi hijo, me tocaba el tambor. Ahí estuvieron todos con la música, hasta que me alegraron el corazón y me levanté de la cama”, dice.

Y con ese corazón contento sigue con su trabajo de cantadora y con sus bullerengues.

Al escenario, Petrona Martínez siempre llega con el atuendo tradicional de su labor: falda larga y ancha, descalza, un poco de maquillaje en los labios y flores en el pelo.

Y canta temas como Las penas alegres, Gavilán negro, San Cayetano y el que no puede dejar de cantar, La vida vale la pena, el favorito de sus seguidores.

Nominada dos veces al Grammy Latino, Petrona Martínez siempre ha dicho que su amor por el bullerengue es incondicional, con mayor razón porque esta música es alegre, “pone feliz el corazón”.

Señora de su sentir tradicional, este premio ratifica su valor para el país.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.