'Ciencia y tecnología no han sido prioridad para gobiernos'

'Ciencia y tecnología no han sido prioridad para gobiernos'

Físico Eduardo Posada dice que aún estamos lejos de cumplir las metas de desarrollo científico.

notitle
30 de julio 2015 , 07:17 p.m.

Hace 21 años, la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo le entregó al presidente de entonces, César Gaviria, el primer informe con recomendaciones para trazar una hoja de ruta que, a mediano y largo plazos, permitiera impulsar al país en estas áreas.

La Misión estaba conformada por diez sabios colombianos: el investigador sobre ciencias sociales y el agro Fernando Chaparro, el nobel de Literatura Gabriel García Márquez, el economista y líder industrial Rodrigo Gutiérrez, el neurofisiólogo e investigador Rodolfo Llinás, el abogado e historiador Marco Palacios, el científico Manuel Elkin Patarroyo, el físico Eduardo Posada, la microbióloga Ángela Restrepo, el filósofo, físico y matemático Carlos Eduardo Vasco y el ingeniero civil Eduardo Aldana Valdés.

En ese documento ellos recomendaron, entre otras medidas, garantizar el acceso universal a la educación gratuita y de calidad, multiplicar la inversión en ciencia y tecnología por parte del Gobierno y los privados, pensando en un 1 por ciento del PIB para 1998; lograr una meta de un investigador por cada mil habitantes e impulsar los estudios en el exterior.

Dos décadas después, esas propuestas se siguen discutiendo. Algunas han mostrado avance, pero están lejos de la meta. Eduardo Posada y Fernando Chaparro presentaron el martes pasado el libro Colombia: al filo de la oportunidad, hasta el día de hoy, el cual lleva parte del título de ese primer informe entregado a Gaviria (‘Colombia: al filo de la oportunidad’) y que hace un balance de estos 20 años. También participaron en este Carlos Vasco, Eduardo Aldana y Ángela Restrepo.

En entrevista con EL TIEMPO, Posada, presidente de la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia y director del Centro Internacional de Física, reconoce que ha habido una mejora, aunque a pasos muy lentos, y sugiere reevaluar prioridades para apostar más por la ciencia y la tecnología.

¿Cuál es el balance 20 años después?

La impresión general es que hemos mejorado, pero nos demoramos mucho para arrancar. Se hicieron recomendaciones específicas, como lograr para 1998 una inversión del 1 por ciento del PIB para ciencia y tecnología.

Hoy estamos algo por encima del 0,6 por ciento. En cuanto a grupos de investigación, tenemos más. Por ejemplo, hoy tenemos unos 8.000 doctores, algo que logramos en 20 años, no en cuatro como lo habíamos planteado. El número de publicaciones también ha mejorado mucho.

Seguimos lejos de la meta de inversión…

Nos habíamos planteado llegar al 2 por ciento del PIB a 10 años y estamos lejos. Eso es lamentable porque hay países de América Latina, como Costa Rica, Brasil y Chile, que están haciendo inversiones importantes. El ambiente ha cambiado, hoy por lo menos se reconoce que es importante invertir en estas áreas, pero seguimos lejos.

El papel de los privados es clave…

El porcentaje en inversión total que proviene del sector privado es del orden de 30 a 35 por ciento, siendo muy amplios. En países de reciente industrialización y en los industrializados es de 70 por ciento. Acá el sector industrial no se ha empapado del tema, con algunas excepciones honrosas. Se hicieron cosas como los estímulos tributarios para ciencia, tecnología e innovación, que buscan atraer inversión privada. Pero hace falta aplicarlos mucho más.

¿Y la inversión que plantea el Gobierno?

Nos preocupa que el presupuesto de Colciencias fue recortado, no hubo incremento para investigación y desarrollo. Entiendo la caída del precio del petróleo y cómo esto hace que se recorten inversiones. En Corea, cuando hubo crisis, en vez de recortar recursos para ciencia y tecnología, el Gobierno los aumentó. Acá estamos haciendo lo contrario. Sin ir muy lejos, Ecuador tiene una crisis peor que la nuestra y depende más del petróleo que nosotros. A pesar de eso está invirtiendo 1.000 millones de dólares en el proyecto La Ciudad del Conocimiento.

¿Qué hacer entonces?

Se necesita una real evaluación de las prioridades. La industria es poco innovadora y eso hace que no haya presión para que el Gobierno invierta más. Hay empresas que están haciendo mucho, sobre todo en Antioquia. El sector industrial sigue dudando de los centros de investigación y de las universidades. Tenemos que fomentar la reconversión, hacer empresas de más alto nivel tecnológico y fortalecer el nivel industrial para poder competir y exportar tecnología colombiana.

Y en materia de educación, ¿cómo vamos?

Ese es otro pilar de la Misión, y también nos falta. En educación básica todavía estamos muy lejos y eso se evidencia con resultados de pruebas internacionales como las Pisa. La cobertura mejoró, pero la calidad deja mucho que desear. Hay que destacar que el nivel de las universidades ha crecido. Muchas tienen la investigación como eje central de sus políticas. En esto hay que decir que los procesos de acreditación han sido benéficos.

NICOLÁS CONGOTE GUTIÉRREZ
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.