Hippie, la 'cocina pura' de Paula Silva

Hippie, la 'cocina pura' de Paula Silva

La chef caleña busca aplicarles a las preparaciones sus inquietudes en materia de espiritualidad.

notitle
30 de julio 2015 , 05:25 p.m.

Paula Silva, chef del restaurante Hippie, creció en el ambiente de Los Girasoles, famoso restaurante caleño de su familia que duró abierto más de 40 años.

Se dio a conocer como cocinera en el 2007, cuando abrió en Bogotá el restaurante Khemia, asociado con el concepto de cocina molecular.

Khemia tuvo corta vida, pero Silva siguió trabajando en asesorías y proyectos alternativos de restaurantes. Y este año decidió abrir Hippie, un lugar propio, ya distante de las épocas “moleculares” y más cercano a los ingredientes locales, la sencillez y la búsqueda de integrar en su oferta culinaria su filosofía de vida.

El ambiente de Hippie es descomplicado y acogedor. También tiene una tienda de productos y una biblioteca.

“Hace tres años me metí a investigar el tema de la sanación”, dice. Por eso, el agua que ofrece viene de un proceso de contacto con cristales. “Son aguas que llevan varios ciclos de luna recibiendo lo mejor de la amatista, la coralina o el cuarzo rosa”, dice. Y explica que una da tranquilidad, otra tiene que ver con lo digestivo, la de más allá tiene que ver con el amor.

Su capítulo de bebidas incluye también aguas aromatizadas (piña con jengibre o agua de manzanilla), jugos, vinos, cerveza, pero no gaseosas, al menos no las marcas comerciales.

“El concepto general es cocina pura –explica la chef–. La cocina molecular me dejó algo importantísimo: cuando trabajaba con alimentos le encontraba a cada uno la forma más pura. Para hacer una espuma tenías que hacer el extracto, llegar a su punto más real para poder cambiarlo y darle un giro”.

Agrega que después de haberse metido en el yoga y la espiritualidad, una vez leyó el término pure food en el libro de un suami y decidió bautizar así su propuesta.

Por eso no es extraño encontrar una leche de oro, receta ayurvédica que tiene la cúrcuma como ingrediente restaurador del cuerpo.

Esto, traducido en un menú, que incluye desayunos, se ve en las mezclas de ingredientes y el tratamiento que les da: busca componentes orgánicos (en lo posible, puesto que como ejemplo, la papa criolla orgánica es escasa y trabaja con ella cuando la hay), carne certificada sin vacunas, pollos que tengan una crianza más natural y prefiere pescados provenientes de pesca artesanal.

“Los huevos vienen de gallinas que comen zanahoria, brócoli y maíz y las yemas son muy distintas”, comenta como ejemplo. Estos son detalles que en los últimos años han empezado a cobrar valor entre los comensales.

En el menú hay hamburguesas vegetales con pan de remolacha, hecho en casa, lomo de res curado con tomillo preparado con sal y panela y tortilla de quinua. Otros platos llamativos son el tamal de maíz y remolacha, berenjena y champiñones, o el consomé de garbanzos, “sin proteína animal –destaca la chef– pero por el sabor parece que tuviera pollo”.

Como curiosidad y en homenaje al restaurante de sus padres, conserva su sancocho para los domingos, y de su etapa en Khemia mantiene un cheese cake que es su postre distintivo desde entonces.

Datos importantes

Hippie. Calle 56 n.° 4A-15. Teléfono:675-7154. Lunes a sábado, de 9 a. m. a 11 p. m. Domingos, de 9 a. m. a 5 p. m.

GATRONOMÍA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.