Mulá Omar, el hombre que puso en jaque a EE. UU.

Mulá Omar, el hombre que puso en jaque a EE. UU.

El gobierno de Afganistán confirmó su muerte este miércoles. Insurgentes niegan esa versión.

notitle
29 de julio 2015 , 07:36 p. m.

El misterioso mulá Omar, líder histórico de los talibanes afganos –cuya muerte, ocurrida hace dos años, fue confirmada este miércoles por el Gobierno de Afganistán–, era un combatiente de origen modesto que dirigió uno de los regímenes más rigurosos de la historia musulmana.

Mientras que el fallecimiento de Omar no fue verificado por la Casa Blanca, que aseguró, por medio de su portavoz adjunto, Eric Shultz, que está “al tanto de las informaciones” y que se cree que “son creíbles”, los talibanes han negado la muerte de su líder.

Pero los rumores sobre la muerte del jefe supremo de los talibanes, en el poder en Afganistán entre 1996 y el 2001, se intensificaron en los últimos meses debido a la ausencia de mensajes sonoros y visuales de su parte.
La muerte de Omar ocurrió “en circunstancias misteriosas” en abril del 2013, en un hospital de Karachi (Pakistán), según los servicios de inteligencia afganos.

El comandante talibán, reconocido por su oscura y tupida barba, el uso de un turbante y ser tuerto, se hizo conocido para Occidente por imponer bajo su ‘reinado’ un tratamiento brutal a las mujeres, haber hecho destruir los Budas gigantes de Bamiyán y prohibir la música y la televisión.

El nombre del jefe talibán, llamado ‘Comendador de los creyentes’ por sus fieles, inmediatamente se convirtió en sinónimo de “terror” por haber acogido en Afganistán a Osama bin Laden, artífice de los atentados en Nueva York y Washington y jefe de Al Qaeda, grupo que actualmente “compite” en Oriente Próximo con la organización Estado Islámico (EI).

Derrocado del poder a fines del 2001 por una coalición liderada por Washington, el discreto mulá Omar se había, según fuentes concordantes, instalado en el vecino Pakistán, entre Karachi (sur) y Quetta (suroeste), donde se supone vivió bajo la estrecha protección –o control– de los servicios de inteligencia locales.

Para intentar cortar de tajo la creciente influencia del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en la región y los rumores sobre su deceso, los talibanes publicaron en abril pasado una biografía ‘sorpresa’ de su jefe.

A pesar de que “es acosado sin tregua por el enemigo, ningún cambio fue observado en sus hábitos de trabajo”, subrayaba ese texto, que presenta al mulá Omar como el “supervisor” de las actividades de los talibanes en su lucha contra las fuerzas afganas y extranjeras.

Repleta de anécdotas de combate, esta biografía señala que el RPG-7, un lanzagranadas antitanques de fabricación rusa, era el “arma preferida” del mulá Omar, por el que EE. UU. ofreció una recompensa de hasta diez millones de dólares por informaciones que facilitaran su captura.

Según la biografía, Mohamad Omar nació en 1960, creció en Kandahar, en el seno de una familia de campesinos pobres, y frecuentó una escuela coránica paquistaní, que abandonó para unirse a la lucha contra los soviéticos, que invadieron Afganistán en 1979.

En esa época, Omar era un joven combatiente sin grado militar ni diploma en teología, que vivía en Sangesar, una aldea cerca de Kandahar. Durante estos combates contra los soviéticos y el Gobierno afgano, aliado de Moscú, fue herido cuatro veces y perdió el ojo derecho.

A comienzos de los años 1990, tras la retirada de las fuerzas soviéticas, se convirtió en líder de la aldea y captó a jóvenes islamistas atraídos por sus éxitos guerreros, grupo que dará origen al movimiento de los talibanes, formados y apoyados por oficiales del Ejército paquistaní.

En 1994 Omar tomó el control de la provincia de Kandahar, en un país que estaba en una guerra civil. Dos años más tarde, los talibanes marcharon sobre Kabul, ejecutaron al presidente Mohamad Najibulá e impusieron su fundamentalismo, para luego acoger a Bin Laden, expulsado de Sudán.

La muerte del mulá Omar podría constituir un duro golpe para la insurgencia talibán, desgarrada por divisiones internas y amenazada por el auge del EI.

Los talibanes están divididos entre la nueva generación de comandantes que dirigen la guerra en el país y los anteriores mandos dirigentes, refugiados en el exterior desde el 2001.

También existen diferencias entre los dirigentes en el exterior. Por un lado, los mandos presentes en Pakistán, y, por el otro, “el buró político” exiliado en Catar, que acusa a los primeros de estar dirigidos por el Gobierno paquistaní.
Por otra parte, los talibanes registraron en los últimos meses deserciones de militantes atraídos por el grupo EI. Esos militantes, al igual que varios comandantes en territorio afgano, se oponen a las negociaciones con el Gobierno.

Hasta ahora los talibanes ponen como condición para una eventual negociación de paz el retiro de Afganistán de todas las tropas extranjeras, que los expulsaron del poder a fines del 2001 y apoyan al Gobierno prooccidental de Kabul.

Los contactos, que deben reanudarse dentro de unos días, no tuvieron ningún efecto en el terreno, donde los combates prosiguen y los talibanes intensificaron sus ataques.

Un líder religioso para los suníes

En Afganistán, el mulá es una autoridad del Islam

1. ¿Qué es?

Para los musulmanes suníes, un mulá es la persona más versada sobre el Corán (libro religioso del islam). El uso de esta palabra es más propio de países de Asia central.

2. ¿Qué hace?

Un mulá es el equivalente a un imán, es decir, es el encargado de presidir las oraciones canónicas musulmanas delante de los fieles.

3. Figura política

En la versión del islam más radical, el líder espiritual también es visto como un líder político que traza
las directrices relacionadas con la paz y a la guerra.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.