'Realidad supera la ficción'

'Realidad supera la ficción'

Habla Hugo Acero, experto en seguridad y convivencia.

notitle
27 de julio 2015 , 08:21 p. m.

Qué pasa, ¿por qué una persona inventa todo esto?

Esta es una fábula que de todas formas está ligada a las circunstancias de inseguridad y violencia que se vive en Bogotá y en todo el país. Todo lo que se oye y se ve a diario no es inventado. Los casos están ahí, en la realidad.

Por fortuna ese hecho no sucedió, pero hay casos tan aberrantes como el de Rosa Elvira Cely en el parque Nacional, por nombrar uno de ellos. No los podemos olvidar. (Además: Las pistas para descubrir la falsa denuncia de conductora del SITP)

Los casos de violencia contra las mujeres son peores.

¿No se deslegitima la lucha de las mujeres contra la violencia?

Ni se deslegitima ni se reinvindica.

Lo que sí no pueden hacer las autoridades es bajar la guardia. Que no se vaya a pensar que por este caso ya no se va a creer en los otros casos que se denuncian.

Si uno va a un país europeo y cuenta esta historia, pues no la van a creer. Van a decir que eso no sucedió.

Pero aquí la realidad supera la ficción.

¿Qué se debe hacer en el caso de esta mujer?

Todos los casos de violencia, en especial contra niños y mujeres, debemos creerlos.

Si se comprueba que esta mujer lo hizo solo por hacer daño y de forma premeditada, debe ser castigada de forma ejemplar por la justicia.

Si se trata de una persona con problemas mentales, debe entrar a tratamiento.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.