El verano de nuestro descontento

El verano de nuestro descontento

La irracionalidad de los ataques de Trump a los latinos contagia a los congresistas republicanos.

notitle
27 de julio 2015 , 05:53 p. m.

Al inicio de Ricardo III, el drama que denuncia las maniobras, las deslealtades, la ambición y el oportunismo de los políticos, William Shakespeare escribió: “Ahora es el invierno de nuestro descontento”, dando a entender que pronto vendría el cambio de estación. Para nosotros, los latinos, este ha sido el verano de nuestra desazón por los injustificados y oportunistas ataques de los políticos republicanos a los inmigrantes latinos en Estados Unidos, sin que se vislumbre el cambio de temporada.

La arremetida contra la comunidad latina en Estados Unidos empezó con los envenenados insultos de Donald Trump, que tuvieron eco en algunos sectores de la población. Luego vino la lamentable muerte accidental de la joven Kathryn Steinle en San Francisco, por una bala disparada por un indocumentado con un historial de crímenes menores, no violentos, que había sido deportado a México varias veces.

Las circunstancias del asesinato todavía no han quedado debidamente aclaradas. Juan Francisco López Sánchez dice que encontró el arma envuelta en una camiseta en el suelo y que, al levantarla, accidentalmente se le disparó tres veces. El caso se complicó porque Sánchez se encontraba en una prisión federal, acusado de reingresar al país después de su quinta deportación, cuando una confusión entre las autoridades federales, el ‘sherifato’ de San Francisco y la oficina del servicio de inmigración ICE permitió que este fuera liberado.

Inmigración dice que notificó al sheriff que retuvieran a Sánchez. El sheriff dice que la notificación carecía de una orden judicial y, dado que no había actos de violencia en el expediente de Sánchez, lo liberó, cumpliendo con las estipulaciones de las llamadas ‘ciudades santuario’ que rigen en esa ciudad. La ordenanza que regula el ‘santuario’ dispone que cuando un inmigrante es acusado de un delito no violento, las autoridades locales no deben enviarlo al Servicio de Inmigración, sino que tienen que darle las garantías del “debido proceso”, como a cualquier persona.

El ‘Movimiento Santuario’ empezó por una controversia creada por la guerra civil en América Central en la década de los 80 y las leyes de asilo en Estados Unidos. Conforme la administración de Ronald Reagan se involucraba en la región, muchos guatemaltecos y salvadoreños victimizados por el ejército y los ‘escuadrones de la muerte’ buscaron refugio en Estados Unidos, pero fueron rechazados por el gobierno de Reagan, aliado con las oligarquías locales.

En respuesta, las iglesias presbiterianas y católicas y las congregaciones judías y cuáqueras fundaron el movimiento Santuario, convenciendo a congresistas liberales y activistas de derechos humanos a pelear para darles refugio a aquellos cuyo temor a ser perseguidos era bien fundado.

En la actualidad, San Francisco y cientos de ciudades más se han declarado santuarios para facilitar el trabajo de la policía local en las comunidades de inmigrantes, sabiendo que si en las comunidades la gente siente que la policía es una extensión de la ‘migra’, no hay diálogo ni cooperación en el combate a los criminales. Pero los congresistas republicanos quieren aprovecharse de la muerte de Steinle para introducir leyes que recortarían fondos federales a los gobiernos locales que se negaran a ejercer funciones propias de la ‘migra’. Los republicanos parten de un caso infortunado para insinuar, tal y como Trump lo ha hecho, que todos los inmigrantes indocumentados son criminales.

Si el objetivo de los republicanos es resolver los problemas migratorios de la nación, lo que deben hacer es una reforma migratoria integral que facilite la integración al país de millones de personas, y no demonizar a una comunidad por un accidente en el que uno de sus miembros se vio involucrado.

Sergio Muñoz Bata

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.