Impunidad, ¿necesaria?

Impunidad, ¿necesaria?

Por más rabia que nos dé, los hampones dirigentes de las Farc no pagarán la cárcel que deben.

notitle
20 de julio 2015 , 09:05 p. m.

No es un asunto fácil; es más, quizás sea el más complejo de todos en cuanto al proceso de paz. Me refiero al tema de las víctimas y, a su vez, a la cuestión paralela de la impunidad. Un berenjenal que les pone los pelos de punta a quienes se meten en el tema.

No obstante, creo que para acabar con la guerra, o salir del conflicto –como lo llaman otros–, habrá que tragarse varios sapos en materia de impunidad. Como bien dice –creo que John Rawls, citado por el padre Vicente Durán en un artículo en este periódico: “(...) lo único que nos permite tolerar una teoría errónea es la falta de una mejor (...) una injusticia solo es tolerable cuando es necesaria para evitar una injusticia aún mayor”. De manera coloquial: lo mejor es enemigo de lo bueno.

Con contadísimas excepciones, toda guerra –civil o entre países– ha terminado con una buena dosis de injusticia e impunidad. Tribunales como el de Núremberg son la excepción. Al final, serán muchas las cuentas que nadie le podrá pedir a nadie, pero acabar con la sangría será un premio mayor. Todos los bandos han cometido crímenes y desmanes y gran parte de ellos habrán de quedar en el olvido y muy seguramente sin perdón. Leo en una novela de Javier Marías refiriéndose a España: “Aunque no era equitativa, a los perdedores ya se les había pedido todas las cuentas con creces, reales e imaginarias, todo el mundo aceptó la condición, no solo porque era la única manera de que la transición de un sistema a otro se desarrolle más o menos en paz, sino porque los más damnificados no están en situación de exigir”.

Los muertos ya no regresarán, los horrores sufridos en cautiverio permanecerán en cada quien que los haya padecido. Ese tiempo perdido será de todas maneras irrecuperable. A lo que voy es a que, si bien hay que hacer lo posible por reparar a las víctimas, muchas quedarán sin ese consuelo, pero tendremos el de que no habrá más víctimas en el futuro. En ello residirá toda la compensación.

Por más rabia que nos dé, los hampones dirigentes de las Farc no pagarán la cárcel que deben. Sus actos atroces recibirán castigos menores. No es un precio muy alto si el resultado es lograr la paz. Esa que no hemos visto desde hace 50 años.

Mauricio Pombo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.