Al menos 2.000 kilos de cocaína incautadas tenían GPS

Al menos 2.000 kilos de cocaína incautadas tenían GPS

Las autoridades encontraron que cargamentos son envueltos en cinta para impermeabilizar la droga.

notitle
19 de julio 2015 , 08:42 p. m.

El hallazgo de GPS insertos en cargamentos de cocaína incautados en altamar, especialmente en el Pacífico, se ha convertido en la constante en las operaciones antidrogas.

La Fuerza de Tarea contra el Narcotráfico Poseidón, de la Armada Nacional, dice que el primer semestre ha incautado dos toneladas de cocaína, en cinco cargamentos, que fueron abandonados en altamar con el dispositivo electrónico.

El contralmirante Pablo Guevara, comandante de esa fuerza, señala que esa modalidad es hoy una de las más recurrentes. Explica que los narcos utilizan boyas con paneles solares que emiten energía al GPS, para que tenga mayor tiempo de emisión de la frecuencia de ubicación. Esta señal es rastreada vía internet.

“Hace un par de semanas incautamos 650 kilos a la altura de Salahonda, por el norte de Tumaco. La droga iba en un costal y tenía una boya con GPS”, indica el contralmirante Guevara.

Añade que los cargamentos son envueltos en cinta para impermeabilizar la droga. “Los alijos están compuestas por un sistema seguro e impermeabilizado, el cual impide que la droga se hunda o se humedezca. Los traficantes les ubican un GPS y utilizan fotoceldas, que recogen la luz del sol para dar energía al dispositivo”, explica un oficial de la Policía.

¿Cómo lo hacen?

La Dijín, que en noviembre del año pasado hizo el primer hallazgo con estos dispositivos, señala que esta estrategia es utilizada por el la banda criminal ‘clan Úsuga’ y la columna ‘Daniel Aldana’ de las Farc, en asocio con carteles mexicanos, para llevar el estupefaciente a Costa Rica y México, y, finalmente, a Estados Unidos.

También, dice la Armada, narcos pasan la frontera hacia Ecuador y de allí por puertos improvisados embarcan el estupefaciente en lanchas que bordean la isla Malpelo.

Investigadores dicen que algunos lancheros optan por lanzar los alijos al mar una vez se sienten detectados, ya sea por la presencia de las autoridades o por la persecución vía aérea en operaciones coordinadas por la Armada, la Policía, la Fuerza Aérea y Guardacostas de Estados Unidos.

Otra de las modalidades consiste en que lanchas rápidas o buques, cuya tripulación ha sido reclutada por la mafia, salen de los puertos con una cuerda que hala la droga. Antes de llegar a su destino, la cuerda es cortada para que mafias en Centroamérica las recojan en altamar. Eso pasó en un operativo cerca a Costa Rica.

Investigadores de la Dijín explican que la información de los dispositivos es compartida entre narcos en Colombia y los que están ubicados en Centroamérica, que desde que sale la droga rastrean la ruta.

Una tercera modalidad de uso de estos dispositivos, explicó el contralmirante Guevara, consiste en que los cargamentos con la coca salen en avionetas por pistas ilegales. Como en el caso de las embarcaciones, la droga es lanzada al mar cerca a su destino. Esto, para que redes de lancheros al servicio de carteles mafiosos las recojan.

Ante esta tendencia, las investigaciones están concentradas en detectar la ruta de compra de estos dispositivos, para así llegar a los carteles que las usan. No es una tarea fácil, porque estas boyas son utilizadas por pescadores y deportistas.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.