Tinkov boicotearía el Tour de 2016 si otros equipos lo apoyan

Tinkov boicotearía el Tour de 2016 si otros equipos lo apoyan

El dueño del Tinkoff-Saxo afirmó que su pasión por el ciclismo no es rentable.

19 de julio 2015 , 11:03 a. m.

Oleg Tinkov, el financiero ruso dueño del equipo de Alberto Contador, ya está en el Tour. Y ya se nota, pues en su primera entrevista explica sus intenciones de cambiar la gestión del ciclismo profesional y convertirlo en un negocio rentable.

"Una revolución", propone, y para ello está dispuesto, incluso, a "boicotear" la carrera francesa en 2016. Tinkov, de 48 años, siempre fue muy ambicioso, y también aficionado al ciclismo. Su padre fue minero en Siberia y tras matricularse en ingeniería de minas dejó los estudios para montar un negocio de importación de productos tecnológicos.

En 1997 vendió la empresa y pasó al sector de la alimentación. Montó otra empresa, ahora de cerveza. Hábil en el negocio de tan extendida bebida y un fenómeno en las relaciones públicas, Tinkov vendió en cuatro años 100 millones de litros en Rusia.

Más tarde, en el 2007, dio el salto al proyecto que le consagró como multimillonario: Tinkoff Credit System es un empresa financiera y de tarjetas de crédito puntera en su país. Con el bolsillo bien nutrido, el dueño del Tinkoff, que cuenta con un presupuesto de 13 millones de euros, dio el salto al ciclismo profesional como patrono. No pudo como ciclista, que es su pasión frustrada, ya que el servicio militar le cerró el paso. No obstante, su consideración propia como ciclista no está corta de vanidad.

"Cuando era joven, en Siberia, era un campeón del embalaje. Hubiera ganado a Cipollini, pero a los 18 años me fui al servicio militar y lo dejé. Gané 40 carreras", dice. Ahora sigue montando en bici como aficionado. Asegura que ha hecho este año 3.000 kilómetros. "Si no me hubiera operado de una rodilla por una lesión que me produje esquiando, haría 10.000", afirmó. No es extraño verle acompañando al equipo en sus entrenamientos.

Tinkov, rubio, alto, tocado normalmente con gafas de espejo, quiere trasladar su ambición empresarial al ciclismo. Es su reto, y ya apunta muy alto. Para empezar a mostrar poderío, a principios de temporada ofreció a Contador, Quintana, Froome y Nibali el reto de correr Tour, Giro y Vuelta. Al vencedor le ofrecía un millón de euros. Ahora quiere la revolución, y para ello despeja todo elemento que le obstaculice el camino.

Este año despidió al director del equipo, Bjarne Riis, al considerar que "los tiempos de Manolo Saiz, Bruyneel y Riis ya han pasado". El propio Tinkov no tendría ningún problema en dirigir él mismo el equipo. "Para cambiar este deporte los equipos tienen que unirse", dijo al ‘Journal du Dimanche’, y añadió que si consigue el apoyo de otros responsables "se puede boicotear el Tour 2016".

Puede haber conflicto a la vista. El magnate insta a ASO, la empresa dueña del Tour, a sentarse a negociar y establecer condiciones económicas más favorables para los equipos. "Mi sueño es que la bicicleta sea un negocio, hay que cambiar toda la arquitectura", avisa.

Tinkov se ha incorporado a la caravana del Tour. A veces burlón, no tiembla si tiene que llamar al orden a alguno de sus propios corredores. Ya comentó en las redes sociales hace dos años el alto sueldo de Contador y su bajo rendimiento. Ahora tira de lupa. Más vale que el líder madrileño cumpla con las expectativas, y que Sagan empiece a ganar etapas. De lo contrario, sacará el látigo. El jefe es él.

EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.