Jossimar Calvo, el 'rey Midas' colombiano en los Juegos

Jossimar Calvo, el 'rey Midas' colombiano en los Juegos

Con su tripleta de oros es el que más títulos le ha reportado a Colombia en los Panamericanos.

notitle
18 de julio 2015 , 03:00 p.m.

Así, como un ejercicio en la barra fija, ha dado vueltas la vida de Jossimar Calvo, el joven que el próximo martes cumplirá 21 años y está viviendo un momento dorado gracias a sus cinco medallas en los Juegos Panamericanos, tres de ellas de oro.

La hiperactividad que conlleva ser niño hizo que Jossimar se acercara a la gimnasia artística. Cuando tenía más de 5 años hizo su primer, y definitivo, acercamiento con ese deporte.

“En el colegio Inem tenían los aparatos y me llamó la atención, por eso me montaba, pero no sabía qué era eso”, recuerda Jossimar, pero aclaró que no estudió en esa institución.

Y en medio de esas pilatunas apareció la profesora Pilar, quien vio su destreza.

“Cuando tenía 7 u 8 años fui a un torneo nacional en Medellín y conseguí dos medallas de bronce, desde ese momento me motivé y tomé más en serio el deporte”, explica Calvo Moreno.

Sin embargo, esos logros no fueron suficientes y ver que él entrenaba y entrenaba, mientras sus amiguitos llevaban una vida ‘normal’ lo impacientó más de una ocasión.

Jossimar Calvo.

“Varias veces pensé en alejarme de la gimnasia, pero máximo duraba tres días sin ir al gimnasio y luego regresaba”, sostiene el cucuteño. Para esa decisión fueron clave sus entrenadores, porque su mamá, Nora Moreno Montes, no lo presionaba. “Ella me decía que hiciera lo que sentía que era mejor para mí”.

Y es que Jossimar Orlando, aunque era un niño, y luego un adolescente, no le quedaba tiempo para nada: el estudio y el deporte lo absorbían.

“No tuve infancia, sacrifiqué muchas cosas por entrenar, pero ahora que vivo todo esto es que uno se da cuenta de que valió la pena”, expresa Calvo pasando de un tono nostálgico a uno alegre.

Jossimar, que ahora ríe, en sus inicios no fue así, tanto que no le gusta que se hable de su padre al que le debe el nombre, porque su progenitor era amante del fútbol y aquel lateral brasileño era de sus favoritos.

Sin embargo el fútbol no ha sido una opción seria, solo algo para distraerse. “Lo jugué como cualquier adolescente, lo hice para entretenerme, pero de ahí no pasó, era por diversión”.

Su madre se ha encargado de criarlo trabajando entre los oficios varios y la modistería que ha sido su principal actividad, por lo que varios de sus uniformes que se han llenado de gloria se iniciaron en las manos de su adorada madre.

“Todo se lo debo a mi mamá, al sacrificio que ella hizo”, dice el hijo único por el lado de su mamá, porque entre medios hermanos y hermanastros son casi diez. Él no los recuerda con exactitud, y para él tampoco era el momento de contarlos.

Humilde y sencillo

“Soy de un barrio estrato uno. Me crie en una casa en obra negra, con solo dos piezas y un baño. Pero el barrio a pesar de ser muy humilde y sencillo no es marginal”, aclara el criado en Belisario Betancur, que pertenece a la ciudadela Juan Atalaya, en la capital nortesantandereana.

Pero hace tres años, gracias a sus resultados deportivos, pudo cambiar de lugar y ahora vive en Prados del Este, un barrio estrato tres.

Y al hablar de los cambios lo primero que dice entre carcajadas es que “todo es muy caro”, pero luego acota: “No, mentiras, fue un cambio brusco, pero uno se acostumbra, acá tenemos una mejor calidad de vida, pero es difícil porque fueron 17 años en el otro barrio”.

Un dato curioso: el deportista de 1,60 metros de altura, nunca habla en singular, siempre se refiere a su mamá o si es de deporte, menciona a sus compañeros o entrenador.

Pero cuando sus palabras son para su barrio se pone tan alegre como cuando recibe medallas. Y ante la pregunta de si es celebridad en Belisario, aparece la onomatopeya, “Jum” y continúa. “Y más ahora, cuando vaya no puedo salir. Allá todo mundo me conoce. Saben que soy calmado, amable, respetuoso y sencillo”.

Sus planes

Jossimar tiene claro qué quiere para el futuro y lo primero que menciona son sus objetivos académicos.

“Por ahora lo que busco es graduarme de mis carreras. Estudio educación física en la Universidad de Pamplona y tecnología deportiva en Unidades Tecnológicas de Santander. Quiero darle un mejor futuro a mi mamá”.

Después habla de sus objetivos deportivos: “Quiero hacer una buena labor y dejar el nombre de mi país y mi departamento en alto, quiero ganar en mundiales y olímpicos”, manifiesta con ahínco como si acabara de terminar una rutina perfecta en una de sus pruebas.

Su marcado acento de Cúcuta conjuga con ese tono de un niño de 20 años que aún sigue en el chirimoyo y él así quiere que siga siendo: “Noooo, yo todavía no me despego de mi mamá, vivimos solos los dos”, dijo casi que reclamando la pregunta sobre si ya iba a formar una vida solo, pero por más oros y triunfos, así haya recorrido medio mundo dando vueltas en arzones y barras, no deja de ser ese niño de ya casi 21 años que necesita seguir siendo educado por Nora y especialmente, mimado.

Jossimar Calvo con su medalla de oro Panamericana.

Quiere más en Escocia

Jossimar el año pasado estuvo en el Mundial en China y sus puestos no fueron malos. Fue el primer colombiano en clasificarse a una final individual de un mundial. Ocupó la octava posición en la final de barra fija, con un total de 13.300 puntos y había quedado de décimo en la puntuación general, con 88.265 puntos. Ahora en Escocia quiere más. Oro en copa mundo y Panamericanos lo avalan.

ANDRÉS FELIPE VIVEROS B.
Redactor de EL TIEMPO
@afviveros

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.