Interferencia

15 de julio 2015 , 08:26 a. m.

La imagen múltiple y ‘mass-mediatizada’ abrió nuevos rumbos en el campo de las artes plásticas, permitiendo a muchos artistas inscribir sus obras en otros espacios y circuitos. No es el ámbito acotado del museo o la galería, donde se aloja lo artístico, sino que el arte puede materializarse de manera decidida en todos y cada uno de los rincones de la cotidianidad e irrumpir en esta. Hace ya más de 10 años, junto a un grupo de artistas, compartimos la inquietud de reunir las obras dispersas de la vanguardia rosarina, que fue la principal protagonista de ‘Tucumán Arde’. Por primera vez, después de mucho silencio, todo este material nos permitía armar nuestra memoria artística y llenar un hueco lamentable en la historia del arte argentino.

La observación del espacio urbano y de la gráfica publicitaria me ayudó a reconocer la colonización visual operada desde los medios masivos de comunicación, la estética de las estrategias urbanas en la interacción con los ciudadanos, y la imagen contemporánea como una imagen política ya que asume su tiempo estética y políticamente. No cabe duda de que el discurso de la imagen hegemónica actual es generado a partir del desarrollo de la tecnología de punta, de la multiplicidad y del uso estratégico de espacios públicos y privados, y que asienta sus bases en la preeminencia de una cultura que privilegia sustancialmente lo icónico. La práctica artística, que se compromete con su tiempo, tiene la posibilidad de interferir ese discurso. La imagen que ‘interfiere’ perturba, habita en los intersticios, surge de la memoria de los objetos y de las personas, y es políticamente crítica cuando cuestiona el poder.

En mi caso, la producción de objetos generadores de imágenes es concebida como testigo que permanece en el espacio interior. La imagen múltiple dio curso a la señalización del espacio urbano y a los ‘heliomontajes’, que interfieren, se meten y se confunden en los anuncios circulantes y en la saturación del entorno manipulado, acechan en las calles y se apropian del espacio de una postal. Su soporte es un afiche, una estampilla, un vagón de ‘subte’ o la TV. La apropiación que hago de las imágenes y su inscripción en otro contexto o actitud las transforma en propuesta artística. Entonces lo íntimo es público y lo público puede ser apropiado por lo privado.

Procesos fotosensibles

En 2014 el Museo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero de Buenos Aires
–MUNTREF– organizó la primera muestra antológica de la obra de esta artista. La muestra presenta un panorama de temas asociados a la cotidianidad urbana, las migraciones y los exilios, que ha enfrentado con agudeza a lo largo de su carrera. Sacco adapta sus obras a las particularidades del espacio arquitectónico con el fin de ofrecer encuentros sorprendentes y una experiencia expositiva. Su obra se fundamenta en profundas investigaciones teóricas y prácticas; ha estudiado los movimientos artísticos conceptualistas y las producciones de arte múltiple en su país, que desde los años setenta cuestionaron las políticas represivas y la desigualdad. En su obra desarrolla procesos fotosensibles, que la llevaron a perfeccionar técnicas de impresión de imágenes heliográficas sobre superficies y objetos diversos (Prensa BLA).

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.