Fuerte desplome de la acción de Pacific Rubiales en Colombia y Canadá

Fuerte desplome de la acción de Pacific Rubiales en Colombia y Canadá

El título registra una caída del 39 por ciento. Anoche se frustró la venta de la compañía.

notitle
08 de julio 2015 , 10:35 p. m.

La venta de la petrolera Pacific Rubiales, que prometía ser el negocio del año, valorado en unos 1.300 millones de dólares (algo más de 3,5 billones de pesos a precios de hoy), se malogró, luego de que este miércoles la compañía anunciara que, a solicitud de las firmas Alfa (de origen mexicano) y Harbour Energy (estadounidense), se pactó dar por terminado el acuerdo que se había firmado el pasado 20 de mayo.

Bajo dicho documento, los oferentes buscaban adquirir todas las acciones que no fueran de la primera a un precio de 6,5 dólares canadienses, proceso que incluía asumir, además, la deuda de la compañía.

“El acuerdo del arreglo terminará con efecto inmediato”, señaló la compañía, tras mostrar que la asamblea extraordinaria de accionistas fijada para el 28 de julio próximo, que había sido convocada para que los socios votaran la propuesta, también fue cancelada.

El anuncio tuvo un efecto inmediato en los mercados bursátiles donde se cotiza el título, ya que en la bolsa de Toronto (Canadá) el título cayó en su apertura a 2,95 dólares canadienses, y hacia las 11 de la mañana registraba un descenso del 39,2 por ciento, al ubicarse en 3,19 dólares canadienses, menos de la mitad del valor que habían ofrecido los interesados.

En Colombia, entre tanto, el título se descolgó, hacia las 11:15 de la mañana hasta 6.670 pesos, luego de haber cerrado ayer en 11.040 pesos, para una caída del 39,5 por ciento.

Según informó Pacific Rubiales a las autoridades de Canadá y de Colombia, la finalización del acuerdo se dará sin obligaciones relevantes adicionales para la petrolera, así como para Alfa y para Harbour Energy, incluyendo cualquier pago por terminación, rescisión o rembolso de gastos.

La compañía, segundo productor de crudo del país, agregó que, como resultado de lo anterior, los consentimientos relacionados con los bonos senior (deuda) anunciados el jueves 4 de junio del 2015 y las modificaciones a los acuerdos de crédito de la compañía, informadas el 11 de junio del 2015, no se harán efectivos debido a que estaban sujetos a la condición de que la compra se concretara.

“La compañía continuará con sus planes de reducción de costos operativos, la desinversión de activos no medulares, la reducción de deuda y buscando oportunidades en materia energética en México, con nuestro socio preferencial Alfa”, indicó Pacific Rubiales.

Decisión sorpresiva

La decisión de Alfa y Harbour fue sorpresiva, aunque recientemente ellos mismos habían solicitado aplazar la asamblea extraordinaria de accionistas, en medio de una fuerte polémica con el grupo O’Hara (hoy dueño del 19,65 por ciento de la petrolera y que estaba pidiendo hasta 9 dólares canadienses por acción), y se especulaba con un aumento en la oferta o una decisión judicial que impidiera que los votos de este grupo tuvieran validez.

En una de las partes del documento firmado se advierte que “ni el presente acuerdo de terminación ni cualquiera de los derechos u obligaciones previstos en este podrán cederse o transferirse por las partes sin el consentimiento previo por escrito de las otras partes, excepto que el comprador (o cualquier cesionario permitido del comprador) podrá, en cualquier tiempo, ceder sus derechos y obligaciones sin dicho consentimiento a una afiliada del comprador si dicho cesionario entrega un documento en el cual confirme que está obligado por los compromisos de la cesión y que cumplirá las mismas”.

Revuelo en Toronto por determinación

Tras conocerse la noticia, en la que se daba por terminado el acuerdo de compra de la petrolera, EL TIEMPO consultó a Ronald Pantin, presidente Ejecutivo de Pacific Rubiales por las razones de la decisión, pero señaló desconocer las motivaciones de los compradores.

“Estoy en Toronto (Canadá) y te puedes imaginar todo el movimiento que esto ha generado”, indicó el directivo, tras señalar que se recibiría información de la compañía al respecto.

Según los términos de la finalización del negocio, que fue de mutuo acuerdo, Pacific Rubiales declaró y garantizó que, desde la fecha del acuerdo de compra no ha existido ninguna propuesta de adquisición por alguna persona, salvo del comprador, las partes matrices o la matriz Harbour o cualquiera de sus afiliadas.

Un proceso marcado por la polémica y los altibajos

Desde cuando se conoció el negocio de la posible venta de Pacific Rubiales, la firma O’Hara Investments comenzó a comprar, de forma progresiva, acciones de Pacific junto con otros inversionistas, lo que los llevó a controlar hoy el 19,65 por ciento del capital de la compañía, tras una mejor oferta.

La oposición desató enfrentamientos con Pacific y los compradores, quienes mantuvieron el valor ofrecido y llegaron a afirmar que el interés de estos inversionistas era oportunista, al no hacer una propuesta mejor.

“El Grupo O’Hara es un grupo de inversionistas oportunistas que tan solo adquirió sus acciones recientemente a través de estructuras corporativas fachada complejas y no representan los mejores intereses de los accionistas minoritarios”, señaló la compañía.

Advirtió en su momento, además, que su intento de obstaculizar esta transacción solo les ocasionaría daño a los accionistas, toda vez que O’Hara tampoco había presentado soluciones a varios riesgos si la oferta no tiene éxito, entre estos la caída del precio del petróleo y el impacto en el capital de trabajo y en la liquidez de la petrolera; las dificultades para financiar de forma independiente activos en México y la pérdida de la producción del campo Rubiales a partir del 2016, cuando finalice el contrato con Ecopetrol, el cual no será renovado.

Luego de acudir Pacific a los tribunales canadienses para frenar a O’Hara, Alfa acusó a este grupo de responder con evasivas sobre el origen de los recursos con los que compró las acciones.

Hace unos días, Álvaro Fernández, director de Alfa, había dicho que si rechazaban la transacción, no habría más remedio que concretar oportunidades en México con otros socios.

El debate y la polémica en torno al fallido negocio no se dejaron de sentir en el mercado bursátil, donde la acción de Pacific se ha movido.

El pasado 10 abril, la acción de Pacific Rubiales cayó a su nivel más bajo en lo corrido del presente año, 5.190 pesos.

A partir de ese momento, el título ha recuperado algo del terreno perdido a finales del año pasado, hasta situarse sobre los 11.300 pesos, pero ayer tuvo un nuevo descenso, a 11.040 pesos. En la Bolsa de Canadá, sede matriz de la compañía, la acción cae en 41 por ciento mientras que en Colombia permanece estable, sin movimiento alguno desde ayer.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.