En el país, cuatro de cada cinco suicidas son hombres

En el país, cuatro de cada cinco suicidas son hombres

El grupo de mayor riesgo está entre los 20 y los 29 años, revela análisis del ONS.

notitle
07 de julio 2015 , 10:51 p.m.

Por cada mujer que se quita la vida en Colombia lo hacen cuatro hombres. Esta tendencia se invierte y prácticamente se duplica en edades tempranas, principalmente cuando ellas están entre los 10 y los 19 años. (Vea la infografía: En 15 años hubo más de 33 mil suicidios en Colombia)

Pero la proporción de hombres se dispara después de los 70 años, cuando por cada mujer que se suicida lo hacen 11 hombres.

Esta es una de las conclusiones del primer análisis hecho, con cobertura de 15 años (de 1998 a 2012), por el Observatorio Nacional de Salud (ONS) sobre el suicidio en el país.

Por edades, el grupo de mayor riesgo, tanto en hombres como en mujeres, está entre los 20 y los 29 años. Sin embargo, al sumar todas las edades se evidenció una mayor mortalidad masculina. De hecho, del total de fallecidos, el 79 por ciento eran hombres.

Para su análisis, el Observatorio tomó como base las estadísticas vitales del Dane y concluyó que la tasa de suicidios para el período estudiado es en promedio del 1,2 por ciento de todas las muertes, un poco por debajo de la mundial, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es del 1,4 por ciento. (Lea: Caso de bombero que se suicidó)

El informe encontró que entre 1998 y el 2012 ocurrieron en el país 33.341 muertes por la misma causa. El mayor número de suicidios se registró en el 2001, con 2.429 casos, y el de menos fue el 2011, con 2.053.

Los investigadores del Observatorio encontraron que, entre todas las causas de muerte, el suicidio ocupó el puesto 21 en el año 1998 y el 25 en el 2012.

Llama la atención, de acuerdo con la Asociación Psiquiátrica de América Latina (PAL), que el número de casos de suicidio en Colombia se mantiene estable: las tasas año por año son similares, entre 0,05 por ciento y 1,25 por ciento.

Regiones con más casos

El análisis del comportamiento del suicidio les permitió a los investigadores del ONS encontrar que el fenómeno se concentra más en algunas regiones. Es así como hay una tendencia a la concentración en municipios del centro de Antioquia, Eje Cafetero, norte del Valle y de la Amazonia.

En cambio, en el centro del país la tendencia es hacia la disminución, especialmente en hombres, pero hay aumento en el sur. (Lea: Hombre mató a su hija y a un policía, y luego se suicidó)

“En mujeres, a pesar de tener menores tasas de mortalidad por esta causa, se identifica una mayor frecuencia en los municipios del sur del Huila, noroccidente del Tolima, nororiente de Nariño, occidente del Eje Cafetero y centro del Putumayo”, señala el informe del ONS.

Curiosamente, durante estos 15 años, en 638 municipios no se presentó ningún caso de esta forma de muerte en mujeres, y solo 239 municipios estuvieron exentos de suicidios masculinos.

Las formas de terminar con sus vidas, según el ONS, son en primer lugar el ahorcamiento, seguido del envenenamiento, uso de armas de fuego, los saltos desde lugares elevados, el uso de objetos cortopunzantes y el ahogamiento.

Aunque no está entre las primeras causas de muerte, el suicidio representa anualmente una pérdida de 114.811 años de vida saludable, que durante todo el periodo analizado sumó 1,7 millones de años de vida saludable, es decir, vidas que habrían sido productivas para el país. (Lea: Madre envenenó a sus tres hijos en Armenia y luego se suicidó)

El Instituto Nacional de Salud (INS) y el ONS advierten que este análisis debe servir para fortalecer todas las políticas de prevención frente al suicidio de manera concomitante con el tratamiento de las personas con factores de riesgo para el intento de suicidio.

Algunas de las recomendaciones son fortalecer las medidas para limitar el acceso a medios o métodos altamente letales.

Por ejemplo, impedir el acceso a armas de fuego, mejorar la seguridad en sitios públicos elevados y disminuir emisiones tóxicas, incluidas las de vehículos.

Perfiles que se deben tener en cuenta

Rodrigo Córdoba, presidente de la Asociación Psiquiátrica de América Latina (Apal), asegura que todas las medidas orientadas a prevenir el suicidio deben involucrar acciones de diagnóstico temprano, prevención de factores de riesgo, tratamiento completo y rehabilitación de las enfermedades mentales. “Esta es la piedra angular de la intervención de cualquier política desde edades tempranas”, dice Córdoba.

De acuerdo con la Apal, en el 90 por ciento de los casos subyace alguna alteración clínica o subclínica del orden emocional, entre las cuales el trastorno bipolar (depresión bipolar) y la depresión son las más frecuentes.

Córdoba además insiste en que si bien son diversos los perfiles de las personas que optan por esta vía, es clave enfatizar la vigilancia y el seguimiento a personalidades con rasgos de impulsividad, quienes hayan hecho intentos de suicidio, los que abusen del alcohol o sustancias psicoactivas –evidencia de pérdidas del contacto con la realidad–; a quienes les falten soportes sociales o familiares adecuados y los que padezcan enfermedades físicas, crónicas o incurables.

‘Ministerio se centrará en regiones y grupos más afectados’

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, considera que el análisis descriptivo del Observatorio Nacional de Salud (ONS) permite tomar elementos de juicio para fortalecer las acciones que viene realizando el Gobierno en materia de prevención e intervención, así como para generar algunas nuevas.

El análisis, agrega el jefe de la cartera de Salud, también le permitirá al Ministerio centrarse “en los grupos de mayor afectación y en los lugares del país donde hay mayor concentración de suicidios”. Insistirá además “en buscar medidas locales tendientes a bajar estos indicadores”.

Sobre la base de que el suicidio está asociado a problemas de salud mental, Gaviria asegura que en el Ministerio han planteado una política a largo plazo de detección temprana de factores de riesgo e intervención precoz en diagnósticos de trastornos emocionales que desencadenen este tipo de hechos.

“En el caso de los mayores de edad, como lo muestra la evidencia internacional, hay una correlación entre suicidio con dolor y problemas físicos mal intervenidos. De ahí que la existencia de marcos normativos específicos en materia de cuidados paliativos y atención a enfermedades crónicas sea un pilar fundamental”, asegura Gaviria.

El Ministro agrega que su cartera tiene una línea definida para garantizar el acceso a tratamientos efectivos, a medicamentos y terapias que permitan atenuar los desencadenantes; por ejemplo, los adultos mayores que muestran un pico importante de suicidios deben recibir atención integral de sus enfermedades crónicas.

Sin embargo, Gaviria insiste en que este tema requiere acciones multisectoriales que exigen atención en aspectos sociales y económicos, los cuales en algunas regiones pueden estar empujando las estadísticas.

El Ministro recordó que el país tiene una Ley de Salud Mental, por lo cual se espera que a largo plazo se modifiquen de manera importante estos resultados.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
ANDREA FORERO AGUIRRE
Redacción Salud

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.