Partidos políticos y gremios apoyan presión a la guerrilla

Partidos políticos y gremios apoyan presión a la guerrilla

Diversos sectores se manifestaron a favor de las declaraciones del jefe negociador del Gobierno.

notitle
05 de julio 2015 , 08:50 p. m.

Distintos sectores políticos y gremiales consultados por EL TIEMPO apoyaron el mensaje del jefe de la delegación del Gobierno en La Habana, Humberto de la Calle, a las Farc, en el sentido de presionar una pronta conclusión del proceso de paz.

El senador del partido Liberal Luis Fernando Velasco dijo que si sigue pasando el tiempo en las negociaciones “cada día va a crecer la atmósfera en contra” del proceso. Velasco resaltó las afirmaciones “honestas” de De la Calle al decir que el proceso atraviesa “su peor momento”.

Así mismo el presidente del partido Conservador, David Barguil, destacó la “sensatez” del líder negociador y que expresan el “rechazo a los últimos ataques de la guerrilla”. Además, habló de la importancia de establecer “condiciones en este punto de la negociación”.

También Armando Benedetti, senador del partido de ‘la U’, exigió tomar decisiones por parte del Gobierno en esta etapa del proceso y pidió la presencia del presidente Juan Manuel Santos. “Creo que llegó la hora de que el presidente se siente en la mesa de negociación y destrabe o acabe el proceso de paz, que ya es insostenible”, dijo el congresista.

Desde el Polo Democrático el senador Iván Cepeda, reconoció que estas “exigencias” hacen parte de una “estrategia de negociación que se dan en un momento en el que se está llegando a decisiones “significativas”.

El tema del tiempo fue una constante en las apreciaciones de los distintos sectores. De hecho, la Alianza Verde insistió en que el límite de tiempo para que estas negociaciones lleguen a su fin debe ser el próximo 9 de abril,

Coincido en que el proceso está en su momento más difícil. Debe fijarse un término”, dijo el senador Antonio Navarro Wolff.

El uribismo, por su parte, resaltó su propuesta de las zonas de concentración, que fue bien vista por el jefe negociador.

“La concentración permite concluir si la guerrilla cumple o no cumple, y que en los acuerdos se evite la impunidad, se evite afectar la democracia, se evite limitar a la empresa privada”, advirtió el expresidente Álvaro Uribe Vélez a través de un video.

Lo que dicen los gremios

El presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), Javier Díaz, compartió “plenamente lo que ha expresado De la Calle, en el sentido de que este proceso debe llegar a su fin, ya sea porque haya un acuerdo o simplemente porque se rompe la negociación”.

Entre tanto, Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), calificó el anuncio como “una realidad de lo que está pasando con las conversaciones”, pero destaca, a su vez, que se “están haciendo unas propuestas que cambian las reglas que se habían establecido en el inicio del proceso de paz, por lo cual, creemos que hay que reconsiderar cómo va a funcionar de ahora en adelante ese proceso. Sabemos que está en un momento difícil, pero las propuestas de De la Calle son unilaterales hacia el país”.

'No hay que perder la fe en el proceso de paz, la otra opción es la guerra'
Monseñor Luis Augusto Castro, presidente del Episcopado.

Usted siempre ha apoyado el proceso de paz. ¿Lo sigue apoyando?

Claro. Hay que apoyarlo, pero toca ser críticos. La paciencia del país no es infinita, tiene sus límites. En medio de lo malo que ha pasado en los últimos días al menos se pudo identificar que no fueron las Farc las autoras de las bombas que se colocaron en Bogotá y eso hace menos trágica la situación. Ojalá que reduzcan todas sus acciones, en las que han dañado la naturaleza y puesto a las comunidades más pobres en una situación de sufrimiento muy grande. Ojalá las Farc demuestren signos de que quieren seguir adelante, con seriedad.

¿Qué les diría a los colombianos defraudados con el proceso?

Que no pierdan la fe. El proceso de paz es lo único. La otra alternativa es seguir la guerra, acentuar la guerra. Cuando se acabó el proceso de paz en el Caguán, surgió la línea de la guerra rápida: una arremetida fuerte y decisiva contra la guerrilla. Y ahí no acabó el problema. Es mejor trabajar lentamente en lograr la paz que hacer una arremetida que solo traerá lágrimas, sangre y muerte.

POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.