Si un hombre cambia su sexo en notaría, ¿se jubila a los 57 años?

Si un hombre cambia su sexo en notaría, ¿se jubila a los 57 años?

Colpensiones dice que sí, pero la Supernotariado asegura que es ilegal. Se abre polémica.

notitle
04 de julio 2015 , 09:50 p.m.

Hace apenas un mes hubo júbilo en la comunidad LGBTI cuando el Ministerio del Interior y de Justicia promulgó el Decreto 1227 que permite que las personas puedan cambiar de sexo simplemente con un trámite documental.

Basta con acudir a cualquier notaría y solicitar el cambio del componente sexo en su documento de identidad, que de inmediato se verá reflejado en el Registro Civil, copia de la cédula y en una declaración juramentada.
Pero en algunos sectores, como el de los notarios, se está alertando sobre posibles usos y abusos de la norma que pondrían en aprietos a las autoridades.

Uno de ellos tomó por sorpresa a la Superintendencia de Notariado y a la Administradora Colombiana de Pensiones (Colpensiones): la posibilidad de que un hombre que decida cambiar de sexo en su cédula, pida que lo jubilen a los 57 años, como cualquier mujer, y no a los 62 como lo establece la ley.

“Ya han venido a averiguar por esa posibilidad varias personas y hay temor de que abusen de la norma. No sabríamos cómo proceder en este caso y tampoco qué hacer cuando pidan casarlos alegando que uno de ellos cambió de sexo”, le aseguró a EL TIEMPO un notario de Bogotá (ver ‘¿Y el matrimonio entre parejas del mismo sexo?’).
Este diario le elevó la consulta a Colpensiones y a la Superintendencia de Notariado y encontró que no hay claridad jurídica sobre el tema.

Tras admitir que es un caso inédito para ellos, en Colpensiones explicaron que le reconocerían la pensión a cualquier hombre que tenga 57 años, 1.300 semanas cotizadas y haya cambiado de sexo legalmente.

“Si acreditan los requisitos legales para la pensión con documentos idóneos, como la cédula, entraríamos a tramitarle de inmediato su pensión”, explicó un experto de la entidad.

Aclaró que Colpensiones parte de la buena fe de las personas y no le corresponde nada diferente que verificar la autenticidad de la documentación: “Ni siquiera entraríamos a preguntar si el cambio de sexo fue también en el quirófano”.

Cuando se les preguntó si con ese reconocimiento se estaría rompiendo el principio de solidaridad pensional que rige en esta materia, explicaron que una cosa es el reconocimiento de un derecho fundamental (el cambio de sexo) y otra cosa es la órbita y obligaciones de la seguridad social.

Finalmente, desestimaron que esta vía se use para realizar fraudes. “Históricamente, la trampa en las pensiones se presenta con la alteración o falsificación de la historia laboral, en la cultura colombiana no creemos que alguien llegue al extremo de cambiar su sexo en papeles para obtener una pensión”.

‘No se puede’

Pero en la Superintendencia de Notariado dieron otro concepto.

Su oficina jurídica explicó que “no procede el reconocimiento de la pensión, teniendo en cuenta que la finalidad del decreto emitido “no fue conceder ningún derecho, diferente al cambio del componente del sexo en aras del libre desarrollo de la personalidad, derecho a la identidad, libertad sexual y género”.

Además, agregan que la Corte Constitucional, en sentencia T-063 del 2015, ha reiterado que el reconocimiento de los derechos aludidos no corresponden a “un cambio respecto de una realidad precedente, sino a la corrección de un error derivado de la falta de correspondencia entre el sexo asignado por terceros al momento de nacer y la adscripción identitaria que lleva a cabo el individuo”.

Así las cosas, para esta Superintendencia, que genera directrices para los notarios, no se podría pretender constitucional y legalmente acudir al cambio de sexo en notaría ni para acceder a pensión de jubilación, ni para que dos personas del mismo sexo se casen ante un notario.

La doble interpretación en estas dos entidades sobre un tema sensible dentro del ámbito de los derechos fundamentales obligará al gobierno a elevar una consulta de fondo para unificar criterios y los alcances de su decreto.

¿Y el matrimonio?

La Superintendencia de Notariado también conceptuó que no es viable usar el cambio de sexo en notaría para que dos personas del mismo género se casen. Aludiendo a la Constitución, anotan que la familia se constituye por unión de hombre y mujer. “Y el decreto 1227 de 2015 no consagra la posibilidad de permitir un matrimonio civil entre personas del mismo sexo”, señala la Supernotariado.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.