Secciones
Síguenos en:
Abogada de colombianas con implantes PIP promete seguir dando la pelea

Abogada de colombianas con implantes PIP promete seguir dando la pelea

Defensora de 1.518 colombianas en proceso en Francia dice que no deben devolver la indemnización.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
02 de julio 2015 , 08:52 p. m.

Como un balde de agua fría cayó este jueves el fallo proferido por un tribunal de apelación de Aix-en-Provence (Francia), en el proceso entablado por miles de usuarias de los implantes mamarios defectuosos PIP contra la firma alemana TÜV Rheinland, que estaba encargada de certificar al productor de estas prótesis.

El tribunal consideró que esta empresa no había sido negligente en el cumplimiento de sus funciones y, por lo tanto, la eximió de cualquier responsabilidad civil en este caso.

Aunque en un principio se dijo que el veredicto del tribunal obligaría a las mujeres afectadas con los implantes a devolver el dinero que había recibido como indemnización, la abogada colombiana Nathalie Lozano asegura que no es así.

Lozano, quien encabeza una de las siete firmas que lograron la condena en Toulon contra TÜV, sostiene que en ninguno de sus apartes la sentencia insinúa esa posibilidad. (Lea: Pese a fallo adverso, víctimas de implantes PIP insistirán en demanda)

En todo caso, la sentencia de ayer contradice el fallo del Tribunal de Comercio de Toulon (Francia), emitido el 14 de noviembre del 2013, que consideró que TÜV sí fue negligente al certificar a la empresa Poly Implant Prothese (PIP), cuyas prótesis contenían un gel industrial (más barato), no apto para uso médico.

Las dos decisiones cobijan a 1.518 colombianas y a 28 británicas, quienes habían recibido indemnizaciones para cubrir los gastos emanados de los problemas causados por el uso de estos implantes.

En entrevista con EL TIEMPO, la abogada Lozano advierte que son muchísimas más las mujeres colombianas afectadas con esos implantes que han decidido demandar y el fallo de ayer es solo uno de los procesos por ese motivo.

¿Cómo recibió el fallo?

Teníamos confianza en que íbamos a tener una buena noticia; por eso el revés es fuerte. Sin embargo, esta no es, en términos legales, una noticia definitiva. La pelea no acaba aquí.

¿Cuántas son las mujeres afectadas por estos implantes defectuosos?

Se estima que unas 500.000 mujeres de todo el mundo (unas 35.000 en Colombia) se implantaron estas prótesis y cada vez más mujeres deciden reclamar. Se trata de un proceso complejo, pues hay varias acciones legales simultáneas que cobijan a diferentes grupos de afectadas.

¿A cuántas representa usted y cuáles son las firmas francesas con las que está asociada?

Además del grupo indemnizado, estamos representando, en un proceso paralelo, a 7.500 mujeres de 28 países. El 24 de julio está programada en Francia una audiencia para oír los reclamos de unas 6.000.

Para los abogados de TÜV las víctimas indemnizadas deben devolver el dinero…

En eso quiero ser clara y dar un parte de tranquilidad: en ningún apartado del fallo del tribunal de apelación se insinúa si quiera que ellas deban regresarlo.

¿A cuánto ascienden las indemnizaciones?

A TÜV la condenaron a pagar una indemnización provisional de 3.400 euros a cada víctima que hacía parte del proceso en ese momento, para cubrir los gastos generados por problemas con las prótesis, mientras un perito determinaba una cifra final.

¿Esas pretensiones se afectan con el fallo de ayer?

Buscábamos que todas nuestras representadas pudieran recibir esa nueva indemnización antes de seis meses, pero a raíz de la decisión habrá demoras.

¿Qué sigue ahora?

Estamos desilusionados; sin embargo, ya estamos evaluando las opciones que tenemos, porque las hay. Vamos a seguir adelante.

¿No cree que el fallo sienta un precedente negativo en términos sanitarios?

Ese es el problema de fondo. El mensaje que se envía es que toda la responsabilidad por la calidad de los dispositivos médicos que la gente implanta en su cuerpo y lleva por años recae solo sobre los fabricantes. Este fallo deja sentado que TÜV, que es un filtro importante, una certificadora de esa calidad que debe brindar seguridad, no tiene por qué hacer mayores controles. Así, se corre el riesgo de que sean defectuosos, como ocurrió con los PIP.

REDACCIÓN SALUD

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.