Los pendientes entre Cuba y EE. UU. tras la reapertura de embajadas

Los pendientes entre Cuba y EE. UU. tras la reapertura de embajadas

20 de julio, fecha acordada para elevar nivel de delegaciones diplomáticas. Aún hay temas calientes.

notitle
01 de julio 2015 , 08:29 p. m.

“Hemos restablecido formalmente relaciones con Cuba. Pronto izaremos orgullosos nuestra bandera en La Habana”.

Con esas palabras, pronunciadas desde la Casa Blanca, el presidente Barack Obama dio la última pincelada a un proceso que arrancó en diciembre del año pasado y que pone fin a una ruptura diplomática entre ambos países, que se extendió por casi 55 años. (Lea: Optimismo entre los cubanos por reanudación de relaciones con EE. UU.)

Por su parte, la televisión cubana divulgó el contenido de una carta del presidente Raúl Castro a Obama confirmando el acuerdo: “La República de Cuba ha decidido restablecer relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de América y abrir misiones diplomáticas permanentes en nuestros respectivos países, el 20 de julio de 2015”.

En su breve alocución, el presidente estadounidense anunció que ambos países acordaron sellar el acercamiento con la reapertura de embajadas en ambas capitales. La fecha oficial, como consta en un cruce de notas diplomáticas que se entregaron en Washington y La Habana este miércoles, será el próximo 20 de julio. (Lea: Las claves del deshielo entre Estados Unidos y Cuba)

De acuerdo con Obama, el secretario de Estado, John Kerry, viajará a La Habana para la ceremonia oficial de apertura que podría ser en una fecha posterior. (Además: La mejor semana de Obama / Análisis)

Aunque el paso dado es la consecuencia natural de los acuerdos alcanzados por Obama y Raul Castro a finales del año pasado, constituye un sólido mensaje de que ambos países tienen voluntad de continuar por la senda de la normalización que habían establecido ambos mandatarios.

El anunció llega tras cuatro rondas de negociaciones y, luego de que EE. UU. excluyó a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo, una exigencia que había hecho el gobierno como condición para poder avanzar.

En una conferencia de prensa telefónica, un alto funcionario del Departamento de Estado explicó que EE. UU. contará con libertad de movimiento y acceso a la sociedad civil y el pueblo cubano, pero no quiso entrar en detalles o mencionar cuáles serían las limitaciones.

“Operaremos como lo hacemos en ambientes donde hay ciertas restricciones. Pero lo acordado es suficiente como para abrir embajadas y restablecer relaciones”, dijo la funcionaria.

Pese a lo histórico el anuncio, lo que sigue de aquí en adelante no deja de ser complicado. De entrada es poco probable que EE.UU. pueda nombrar a un embajador en el futuro inmediato. Aunque Obama puede nominarlo, no hay oportunidad de que sea confirmado por un Congreso controlado por los republicanos, partido en el que aún existen muchos opositores al acercamiento con Cuba.

De momento, la embajada seguirá estando en cabeza del actual jefe de la Sección de Intereses Jeffrey DeLaurentis.

Así mismo, no se espera una expansión de la representación diplomática, pues el Congreso no le aprobaría los fondos que se requieren.

Más serio aún es el embargo comercial que EE.UU. aún mantiene contra la isla y cuyo levantamiento es indispensable para la normalización plena.

Obama, a través de órdenes del Ejecutiva, ha aliviado en algo los términos del bloqueo que pesa contra Cuba desde 1960. Pero su eje aún está en vigor, pues se sigue prohibiendo el viaje a la isla del público general, hay límites a la cantidad de remesas que pueden ser enviadas y una serie de restricciones que impiden el acceso cubano al mercado de EE. UU. y viceversa.

El levantamiento del embargo ha ganado simpatizantes en el Congreso y, según encuestas recientes, más del 60 por ciento de los estadounidenses quisiera verlo desaparecer. Pero es iluso suponer que desaparecerá en momentos en que arranca la campaña electoral para las elecciones del 2016.

Guantánamo

Otro tema grande en el camino de la normalización es Guantánamo. Cuba, en su nota diplomática de este miércoles, insiste nuevamente en que el territorio donde EE. UU. tiene una base militar (y una prisión) debe ser devuelto. Pero Washington alega que el contrato firmado en 1903 requiere de mutuo consentimiento para anularlo. Algo que de momento no harán.

Otro peso pesado en el camino del restablecimiento pleno son las demandas que existen en EE. UU. por las expropiaciones a propiedades de estadounidenses que hizo el régimen de Fidel Castro cuando se tomó el poder en 1959.

Según cálculos actuales, están avaluadas en más de 1.000 millones de dólares sin sumar las indemnizaciones por 55 años de apropiación ‘ilegal’.

Otro tema que causará ruido en el proceso es el de los derechos humanos. Obama, en su alocución, dijo que EE. UU. no hará silencio a la hora de defender los DD. HH. y libertades que a su juicio deben ser concedidas a todos, incluso los cubanos. Un tema que irrita al estado castrista donde el Gobierno aún se controla y limita buena parte de esos derechos.

Sin embargo, para Rachael DeLevie-Orey, que maneja el tema de Cuba en el prestigioso Atlantic Council, este no debería ser un obstáculo mayor.

“Los Derechos Humanos deben estar y estarán en el centro de la agenda. Pero EE. UU. mantiene relaciones con países como China y otros donde también existen restricciones y no se respetan a cabalidad estos derechos, pero eso no impide que mantengamos lazos diplomáticos”, dice a EL TIEMPO la analista.

De hecho, dice DeLevie-Orey, es a través de relaciones plenas como mejor se puede avanzar en su defensa y prueba de ello es que la política de aislamiento que se empleó durante más de 50 años no condujo a una mejora en la situación.

Ahora –sostiene la experta– “tendremos la posibilidad de influir de una manera positiva”.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington
Twitter: @sergom68

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.