Errores en el juego de la conquista

Errores en el juego de la conquista

Hombres y mujeres están propensos a cometer faltas cuando de seducción se trata.

notitle
30 de junio 2015 , 04:05 p.m.

Soltera debotas y divina comedia.com son dos de los blogs colombianos más exitosos en temas de seducción. Sus autores ofrecen una guía sobre las faltas más frecuentes que cometen hombres y mujeres en el juego del amor. cualquier parecido con la realidad...

Los cometidos por ellas

1 Fingir ser una femme fatale. Adoptar posturas forzadas que no van con su personalidad y no son coherentes con su manera de ser solo la harán ver ficticia e insegura. Crea en sus encantos y en su sensualidad original, sea femenina y sugerente, que es distinto a ser vulgar. Para seducir no tiene que convertirse en una estrella porno; la clave es dejar mucho a la imaginación.

2 Hacer sentir al tipo que está en una entrevista de trabajo. Ellos están de cacería, no en una prueba psicotécnica. Es irrelevante preguntar demasiadas cosas como si estuviera haciendo una encuesta. Averigüe lo estrictamente necesario para saber si es soltero y que no es un asesino en serie.

3 Revelarle al tipo que lleva cuatro meses (¡o más!) sin tener sexo, porque terminó con su novio, empezó clases de mandarín o está dedicada de lleno al trabajo. Los hombres tienen instinto de cazador y les gustan los retos; si usted se pone en bandeja de plata y muestra la cara de necesidad debido a que el verano está haciendo mella, entonces dejará de ser apetecible en forma casi automática.

4 Quemar todos los cartuchos. Imagine que esto es un juego de astucia, por tanto no es recomendable sacar todo su arsenal, pues luego se queda sin armas de conquista para las próximas batallas. La seducción debe dosificarse y su encanto debe revelarse poco a poco. Haciendo una analogía –bastante relacionada–, es más fascinante que se vaya desnudando despacio y no que el sujeto la vea en pelota de buenas a primeras, porque se pierde el factor sorpresa.

5 Contar los traumas con todos sus exnovios. Si quiere que el tipo salga corriendo, cuéntele que es de malas en el amor y que se dio cuenta de que su novio anterior era gay y la dejó por su mejor amigo. Y que el de más atrás le quedó debiendo dinero porque, por ingenua, le sirvió de fiadora. Y que ahora está yendo al psicólogo porque desconfía de todos los hombres.

* Valeria es una publicista cartagenera, radicada en Bogotá, que cansada de la presión social por no tener esposo decidió abrir un espacio para desahogarse y plasmar lo que sentía. Así nació su blog Soltera DeBotas y su personaje, una superheroína del amor. www.solterasdebotas.com

Los cometidos por ellos

1 Buscar amor donde solo hay amistad. Ella lo quiere mucho… ¿pero solo como amigo? Olvídela. ¿Quiere convertirla en, al menos, amiga con derechos? Queda advertido: ¡Olvídela! Cuando su pasaporte de la seducción ha sido marcado con el sello de ‘amigo’ por las autoridades inmigratorias de Amigolandia, está en un punto de no retorno. Si decide hacer caso omiso a este consejo, su máximo logro será ser un paño de lágrimas de los bufones que ella no vio como amigos.

2 Centrar la cacería en una sola presa. Un príncipe azul regala una docena de flores a una mujer, un bufón regala una flor a doce mujeres. Es un juego de números. Sus probabilidades solo serán mayores si dispara su artillería hacia distintos objetivos, tal como el que enruta su hoja de vida en distintas empresas hasta que una o varias manifiesten interés de contratarlo.

3 No tener en cuenta que el ex de su potencial conquista es su peor enemigo. Nunca subestime la figura de este personaje en la vida de una mujer. Es un fantasma al que se le debe temer. No solo es un punto de referencia que está obligado a superar, sino además usted puede ser un comodín que está siendo usado para generarle celos con el propósito de que su ex la reconquiste.

4 Desconocer que ellas valoran la belleza interior… de su billetera,   ¡por supuesto! Una billetera abultada irradia un aura que transforma lo feo en afrodisíaco para la mirada femenina. En otras palabras, un barrigón se vuelve un panzoncito, un viejo verde se vuelve un veterano con alma joven, un ridículo se vuelve un excéntrico, un empalagoso se vuelve un romántico y un feo se vuelve un bello asimétrico. A las mujeres no les importa que usted se engorde, siempre y cuando su billetera engorde también.

5 Mostrar el hambre, porque no le permite comer. Aquel que está interesado en una mujer, debe disimularla. Es como entrar a un restaurante y saborearse ante el menú, pero en el momento que llega el mesero a tomar el pedido se le dice: “No tengo hambre”. Para una mujer es imprescindible saber que está siendo galanteada no por descarte, sino porque el pretendiente la considera inigualable. Recuerde que un banco presta dinero a quien tiene dinero. Una multinacional contrata el talento que está trabajando en otra multinacional. Una emisora pone a sonar al cantante que está sonando en las demás emisoras. Y una mujer elige al bufón que no tiene hambre, porque tiene la barriga llena por haber saboreado otras deliciosas mujeres.

* Juan Pablo Bustamante es escritor, guionista y director de la película Lecciones para dar un beso, y está radicado en Nueva York. Lucano Divina es el nombre del protagonista de su blog, un tigre de Bengala que lidera un movimiento que combate la estupidez humana, exponiendo el comportamiento confuso y perdido que observa en las personas, especialmente en el arte de la seducción. http://www.facebook.com/lucanodivina

FLOR NADYNE MILLÁN M.
flomil@eltiempo.com
Twitter @NadyneMillan

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.