Lo que los griegos no quieren ceder

Lo que los griegos no quieren ceder

A continuación, los puntos más importantes de por qué Grecia no acepta las exigencias de la UE.

notitle
30 de junio 2015 , 09:15 a.m.

A horas de que se cierre el plazo para que Grecia le pague al Fondo Monetario Internacional (FMI) la deuda de un préstamo por 1.600 millones de euros ─medida que el gobierno del primer ministro griego, Alexis Tsipras, se adelantó a anunciar que no lo haría por falta de liquidez─, el mismo Tsipras entregó a sus acreedores una nueva propuesta de ayuda a dos años con una reestructuración paralela de la deuda, en lo que pareció un esfuerzo de último minuto para resolver el estancamiento con sus prestamistas. Pero en realidad ¿cuáles son esas exigencias de la Unión Europa que no convencen al gobierno de Grecia y no permiten alcanzar un acuerdo económico?

Las listas de reformas que presentaron por separado Grecia y sus acreedores, necesarias para desbloquear el financiamiento que necesita el Gobierno griego, difieren principalmente en pensiones, impuestos y privatizaciones, que afectan de primera mano tanto al ciudadano de a pie como a los grandes empresarios. También, un referéndum programado para el próximo domingo exalta los ánimos y genera mayores desencuentros entre las partes.

A continuación, los cinco puntos más importantes para entender por qué Grecia no quiere ceder a los requerimientos de sus acreedores:

1. Porcentaje del IVA

La propuesta griega ofrece un incremento del 0,93 por ciento en los ingresos anuales del PIB a partir de una reforma del Impuesto al Valor Agregado, mientras que los acreedores quieren que el incremento sea del 1 por ciento.

La oferta griega es menor porque Grecia no quiere imponer una tasa del IVA más elevada (de hasta el 23 por ciento) sobre hoteles o restaurantes, que son elementos claves de la principal industria del país, el turismo.

Los acreedores creen que los hoteles y los restaurantes deberían ser gravados con la tasa más alta. Además, Grecia quiere mantener un descuento del 30 por ciento en el IVA de sus islas, mientras que los acreedores quieren que el impuesto sea uniforme en todo el país. Grecia propone una reforma del IVA que le reportará ingresos adicionales por 1.693 millones de euros, 107 millones menos de lo que piden los acreedores.

2. Gasto militar y tecnología

Otras diferencias tienen que ver con el gasto militar, pues los acreedores quieren que Grecia reduzca 400 millones de euros en los presupuestos del año que viene, mientras que el país está de acuerdo con recortarlo solo en 200 millones.

Para impulsar los ingresos gubernamentales y cumplir con los objetivos fiscales de 2015, Grecia ofrece introducir un impuesto de sociedades extraordinario sobre el 12 por ciento de los beneficios superiores a 500.000 euros para cumplir el objetivo fiscal. También ofrece mejorar la recaudación con un impuesto del 30 por ciento sobre los juegos electrónicos y con la subasta de licencias de telefonía móvil 4G y 5G.

3. Pensiones

Sobre la reforma de pensiones, un tema políticamente sensible, Grecia dijo en una propuesta presentada a sus acreedores que estaba dispuesta a "reemplazar" la pensión solidaria complementaria a finales de 2018, pero no a eliminarla gradualmente. Los acreedores quieren que este complemento solidario quede gradualmente eliminado para 2019.

Las propuestas también difieren en el volumen de las contribuciones que los pensionistas tienen que hacer al sistema de salud. Grecia quiere aumentar la cuota del 4 al 5 por ciento, mientras que los acreedores creen que debería llegar al 6 por ciento.

Grecia considera que el sistema de pensiones podría estar más equilibrado restableciendo los aportes patronales a niveles de 2014 y aumentando las contribuciones a pensiones complementarias de un 3 a un 3,5 por ciento. Los acreedores también piden que Grecia se comprometa de manera irrevocable con la venta del grupo de transporte de electricidad ADMIE, a lo que Grecia se opone.

4. 'Asfixia' financiera: 'corralito'

Las autoridades griegas decretaron este domingo un 'corralito' y el cierre de los bancos hasta el 6 de julio, al día siguiente del referéndum que motivó este fin de semana la ruptura de las negociaciones con los acreedores en Bruselas.

Desde el 28 de junio al 6 de julio, los bancos permanecerán cerrados y solo se podrán sacar 60 euros diarios por tarjeta de crédito en los cajeros automáticos, según un decreto gubernamental publicado en la madrugada del lunes en el diario oficial. "¿Es posible que los acreedores esperen el pago al FMI cuando han impuesto la asfixia a los bancos?", se preguntó el primer ministro heleno. "Cuando decidan dejar de asfixiarlos, se les pagará", añadió.

Sin embargo, esta limitación no afectará a los miles de turistas extranjeros que se encuentran en Grecia de vacaciones o a las personas que dispongan de una tarjeta de crédito emitida por una entidad en el extranjero. Esta medida se debe al "carácter de extrema urgencia y a la necesidad imprevista de proteger al sistema financiero y a la economía griegos ante la falta de liquidez provocada por la decisión del Eurogrupo del 27 de junio de no ampliar el plan de ayuda a
Grecia", que expira este martes a las 12 de la noche.

5. Tsipras convoca a referéndum

El Gobierno griego publicó este lunes el texto de la pregunta que planea hacer en un referéndum el próximo domingo 5 de julio, la cual consulta si deciden o no aceptar las demandas de los acreedores internacionales a cambio de dinero que evitaría una cesación de pagos de Grecia. Hecho visto de mal gusto por el bloque económico europeo.

El referéndum hace una pregunta simple: "¿debería ser aceptada la propuesta que fue sometida por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional en el Eurogrupo el 25 de junio de 2015, que consiste en dos partes que juntas constituyen su propuesta integral?".

La casilla del "No" aparece como primera opción, por encima de la del "Sí". El Gobierno izquierdista, que rechazó la propuesta en las negociaciones considerando que se oponía a sus promesas electorales, ha instado a los griegos a votar por el "No".

Aunque, el Gobierno argumenta que eso fortalecería su posición en las conversaciones con los acreedores, los líderes de la zona euro, entre ellos el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, y el primer ministro italiano, Matteo Renzi, dejaron claro que percibirían un "No" como un rechazo al euro.

REDACCIÓN INTERNACIONAL
*Con información de AFP, Efe y Reuters.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.