Noruego adoptado hace 35 años quiere conocer a sus progenitores

Noruego adoptado hace 35 años quiere conocer a sus progenitores

André Johannessen, dejado en hospital de Popayán, espera conocer a sus padres biológicos.

29 de junio 2015 , 07:08 p.m.

El martes primero de julio de 1980 un desesperado padre se acercó con un bebé de pocas horas de nacido al Hospital Universitario San José de Popayán.

Dijo que necesitaba pronta atención y lo registró como hijo de Janeth Ramírez y Jesús Solarte. Prometió volver por el pequeño a los tres días, pero no lo hizo.

Debido a que nadie regresó por Jesús Solarte Ramírez, como fue llamado por los funcionarios del hospital, el niño pasó al Centro de Atención Infantil Preescolar ‘Gregorio Caicedo’ y entró a formar parte de la lista de adopción. Con un mes cumplido fue acogido por una pareja de noruegos, Rolf Johannessen y Aud Johannessen, con quienes el 14 de diciembre de ese año empezó su vida.

Ya han pasado 35 años del episodio, pero este agente de finca raíz, quien ahora se llama André Johannessen, espera conocer a sus verdaderos padres.

Siempre supo que era adoptado, que había nacido en Colombia y con orgullo califica a sus padres europeos como “totalmente fantásticos”. Lastimosamente su padre adoptivo murió de forma trágica en el 2003.

“Mi mamá, Aud Jorunn Johannessen, ve con ojos positivos que yo busque mi familia y averigüe sobre mi pasado. Ella y mi padre me dieron una buena crianza, hicieron posible que culminara unos buenos estudios y tuviera un buen trabajo”, dice André, al explicar que busca información sobre su pasado ahora que “siento que es el momento correcto de mi vida para hacerlo”.

Esa tarea la inició el año pasado, para ello André buscó asesoría en Adopsjonsforum de Noruega, una asociación de padres adoptantes. La entidad lo puso en contacto con Carlos Arturo Sierra, en Colombia, quien fue autorizado para ayudar en la búsqueda de la familia.

“Como otros colombianos acogidos por familias europeas han recibido una información muy positiva sobre el país. Es un vínculo que realmente no se debe romper”, dice Sierra.

“Algunos jóvenes sienten que hace falta como una pieza en su rompecabezas y anhelan conocer a su familia, desean saber de su pasado. Es difícil hablar de un porcentaje, pero creo que se podría hablar de que una buena parte de ellos sienten esos lazos hacia Colombia”, agrega.

Y André Johannessen no pierde la esperanza de encontrar su familia colombiana porque “quiero contarle a mi mamá, mi madre adoptiva, sobre la existencia de ellos y también en alguna ocasión, contarle a mis hijos, cuando sea una persona de edad. Siento que es una parte del significado de la vida, saber sobre su origen, quiero hacerlo ahora y no arrepentirme más tarde de que no lo hice”.

André dice que la búsqueda continuará hasta lograr su meta. Si alguien conoce información que aporte a su cometido puede enviar información carturosierra@gmail.com o comunicarse al 300 2131856.

POPAYÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.