Sandra Sepúlveda, 20 años de sudor y lucha

Sandra Sepúlveda, 20 años de sudor y lucha

La antioqueña fue la gran figura de Colombia en el juego con Francia, en el Mundial femenino.

notitle
27 de junio 2015 , 08:10 p.m.

Cansada y con ojeras, pero amable y siempre sonriente, atendió la entrevista para este periódico luego de que ella y sus compañeras de la Selección femenina llegarán desde Canadá el jueves anterior luego de ser eliminadas el pasado lunes del Mundial, tras caer 2-0 contra Estados Unidos en el estadio Commonwealth de Edmonton.

“Pues nosotras, en el papel sabíamos que Estados Unidos era una potencia, pero realmente nunca nos sentimos inferiores a ellas y nunca las vimos más grandes. Siempre que nos preguntaban decíamos ‘tenemos que jugar’, porque todos los partidos son diferentes y lo demostramos contra Francia. Demostramos que Colombia está para grandes cosas y que Estados Unidos en el primer tiempo no fue nada superior a Colombia. Creímos en nuestras convicciones, optamos por ganar, de pronto tuvimos en contra un poco a las árbitras y bueno las cosas que se dan en los partidos no las controlamos”, fue el análisis de Sandra sobre el último partido de la Selección, que vio desde la gradería, pues no pudo jugarlo por suspensión.

Lucha contra lesiones

No jugó el primer partido del Mundial. La titular fue Stefany Castaño, pues Sandra venía de recuperarse de una fractura de tibia y peroné sufrida en los Juegos Centroamericanos de México contra Haití, en la primera ronda.

Colombia vencía 1-0 a esa selección, cuando llegó el minuto 43 del primer tiempo. Sepúlveda, arquera nacional y Lindsay Zullo, atacante rival, tuvieron un fuerte choque en busca de un balón dividido. La mala noticia llegó para la colombiana que se llevó la peor suerte tras sufrir una fractura de tibia y peroné.

“Fue una jugada fortuita. La haitiana era alta y corpulenta, y las dos fuimos con todo por el balón; no creo que haya habido mala intención, solo fue una jugada fuerte”, comentó Sandra tras la lesión en noviembre del 2014.

Por eso, no comenzó el Mundial jugando. Sin embargo, fue inicialista en el segundo juego contra Francia y fue una de las figuras de la Selección Colombia, pues colaboró en el triunfo 2-0 contra una de esas potencias del fútbol femenino en el mundo.

“Por mi lesión creo que había un poco de desconfianza en ellos. Por eso no arranqué contra México y eso es entendible. Mi primer partido después de la lesión fue precisamente el de Francia y yo creo que les demostré que Sandra Sepúlveda estaba bien, que había hecho todo su proceso de recuperación bien”, agregó con una sonrisa.

Son 20 años en el fútbol

Sandra recuerda con gracia sus inicios en el fútbol. Nacida en Bello, Antioquia, recuerda que comenzó a jugar a los siete años. Una escuela de niños fue su lugar de entrenamiento y no solo tenía que resistir los ataques de sus pequeños rivales, sino que también el machismo de algunos padres de sus compañeros. Inclusive soportó el poco apoyo familiar.

“La dificultad más grande cuando niña fue que no todos en la familia me apoyaban. Pues a mi mamá no le gustaba porque precisamente me aporreaban muchísimo e igual siendo arquera uno se tira y se aporrea muchísimo y puede rasparse todo, ella era la que menos le gustaba”, recordó Sandra.

Pero, Rubén Ramírez, el esposo de una de sus tías, fue fundamental para que hoy ella sea la arquera titular de la Selección Colombia femenina.

“(Rubén), el esposo de una tía que es hincha del Medellín. Ese sí que es incondicional. Me llevaba a los partidos, me llevaba a los entrenamientos, a las reuniones. Es mi hincha número uno y siempre está pendiente y desde la primera vez que le dije que quería jugar fútbol fue el que dijo hágale. Fue como mi padrino”, explicó.

Sandra Sepúlveda, arquera de la Selección Colombia femenina. (RODRIGO SEPÚLVEDA/ETCE)

Pero ahora, con sus actuaciones en la Selección, su familia no deja de apoyarla. Todo ha cambiado.

“Ahora todos son ‘superafiebrados’ con el fútbol y no se pierden un partido de la selección nacional femenina, ni masculina”, explicó.

Llegó Formas Íntimas

A los 10 años conoció a Luz Aidé Grisales, hermana de Fredy ‘Totono’ Grisales, exfutbolista colombiano y quien también jugó en la Selección Colombia. A través de ella se contactó con Liliana Zapata que es ahora la presidenta del Club Formas Íntimas.

Liliana describe a Sandra Sepúlveda como una mujer noble y de una gran fortaleza mental. “Sandra es la capitana de nuestro club porque es la vocera, nuestra líder y es muy sensible. Tiene unos sentimientos muy bonitos, es muy noble, pero además tiene una fortaleza mental muy fuerte que hace que tenga una personalidad muy especial”, explicó.

Por su parte, Sandra alaba la labor que por tanto tiempo lleva realizando el equipo de Formas Íntimas.

“Llegué a Formas Íntimas más o menos a los 10 años e iniciamos el proceso con varias chicas de acá, cuando el equipo se llamaba Escuela de fútbol femenino. Realmente lo que se ha hecho con Formas Íntimas en Antioquia ha sido muy relevante”, explicó.

“El proceso de Formas íntimas ha sido muy bonito. En estos momentos yo creo que somos uno de los clubes más grandes de todo Colombia, somos los únicos que han representado a Colombia en la Copa Libertadores y, bueno, yo creo que es la casa de fútbol femenino”, agregó.

Fútbol, estudio y trabajo

Al igual que cualquier jugadora de fútbol en Colombia, la vida no ha sido fácil para Sandra.

El deporte que practica y en el que además representa al país en la Selección femenina no le da todavía para vivir de ello.

Por eso, desde que las jugadoras llegan a Formas Íntimas ellas son enseñadas a que el fútbol no les dará mucho y, por eso, hay que prepararse para la vida.

“Sandra ha hecho todo el proceso con nosotros. Desde infantil ha estado en las selecciones Antioquia, selecciones Medellín y selecciones Colombia. Ha hecho un proceso de formación muy interesante y, a parte, está haciendo su proceso de formación académica, que es vital para nosotros”, explicó Liliana Zapata.

Por eso, Sandra estudia Licenciatura en Educación Física en el Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid. Reconoce que ha sido difícil pues las concentraciones con la Selección y las responsabilidades con su equipo, además del trabajo que tiene aparte, no le permite tomar las siete u ocho materias que tiene un semestre, “nos toca tomar dos o tres materias y por eso hacemos una carrera universitaria en 10 años”, explicó.

Pero eso no es problema y Sandra, que ya descansa en Medellín tras el Mundial en Canadá, se alista para la próxima meta de la Selección Colombia femenina, esto es, los Juegos Panamericanos de Toronto (Canadá).

ESTEBAN NOGUERA PULIDO
Redactor de EL TIEMPO
@NogueraPulido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.