Secciones
Síguenos en:
'No nos vamos a llenar de edificios sin ningún límite'

'No nos vamos a llenar de edificios sin ningún límite'

Secretario de Planeación responde críticas a norma que autoriza construir en altura.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de junio 2015 , 05:54 p. m.

El secretario de Planeación de Bogotá, Gerardo Ardila, aseguró que la ciudad no se va a llenar de edificios con pisos ilimitados, como han dicho los críticos de la norma, pues el decreto 562 del 2014, que regula el tema, fija límites y obligaciones que lo impiden.

¿Qué pretende el decreto 562 sobre altura?

Reglamenta el decreto 190, que es el actual Plan de Ordenamiento Territorial (POT), con cosas que no estaban y corrige otras que no funcionaban, como las estrategias para lograr una ciudad densa y compacta.

¿Cuáles son esos aspectos?

Uno, frenar el proceso de densificación desordenada. Segundo, evitar el crecimiento de esos edificios que generan unas culatas: que tienen un frente bonito y el resto sin ningún tipo de tratamiento, y que la parte de atrás siempre es oscura. Tercero, esa densificación desordenada nos genera problemas de espacio público y de localización de nuevas poblaciones. No podemos permitir de manera irresponsable que las áreas que tienen las mayores densidades se sigan densificando. Tenemos que parar porque es peligrosísimo.

¿Por qué es peligroso?

Porque esas densidades ya se nos están convirtiendo en un problema gravísimo de orden público. Imagine usted casas de menos de 30 metros cuadrados, y luego abre la puerta y se encuentra otra casa enfrente porque no hay espacios. Ustedes conocen Patio Bonito, ustedes conocen Lisboa, usted abre la puerta y ya no tiene para dónde salir. No hay parques, no hay nada.

¿Cuáles son los límites que establece el 562?

El 562 no es el que liberó las alturas. Eso viene desde el comienzo en el POT (decreto 190). Con el 562, usted no puede construir lo que quiera, tiene unas obligaciones que lo limitan: la aplicación de las normas sobre aislamientos, empates, obligaciones urbanísticas, antejardines, retrocesos y la provisión del equipamiento comunal privado.

¿Cuántas licencias se han expedido al amparo del 562?

Hasta el 30 de mayo iban 193. El 50 por ciento se está dando de la calle 6.ª hacia el sur y el suroccidente. El otro 50 por ciento está en el área de siempre: Chicó Lago, pero sobre todo se está dando la tendencia espacial hacia el 12 de Octubre y Ferias.

¿Cuántos pisos predominan?

Estamos hablando de índices de construcción promedio de 3,11, que equivalen a 5 o 6 pisos.

¿Hay otros más grandes?

Hay ocho proyectos que alcanzan a superar los 10 pisos.

¿Y hasta cuántos pisos llegan?

Estamos hablando de 23 pisos de un proyecto en Andes, sobre la calle 100. Y hay otro en Chicó Lago.

¿El de 23 pisos cómo va a compensar la ciudad?

No deja un área mayor a 2.000 metros, alcanza a compensar en 500.

¿O sea el espacio público no está en torno al edificio?

No, pero ya vamos a ver cuánta plata nos está produciendo, que es exclusivamente para generar espacio público.

¿Cuánta plata es?

Se han recaudado ya, por tres proyectos, 15.200 millones de pesos, de los cuales, hay 9.000 millones en caja: la mitad se paga al IDRD y la otra mitad, al IDU. Paralelamente hicimos un mapa de las áreas donde tenemos necesidad de espacio público. Ese dinero se usará para adquirir predios y generar espacio público en las áreas en las que lo estamos necesitando.

¿Y sobre ese tema han tomado decisiones?

El último artículo del 562 crea el observatorio para que haga seguimiento en los procesos de renovación urbana con el fin de orientar la inversión pública.

¿Y qué hace?

Aquí lo que hay que mirar es que la norma no genera de inmediato un efecto. La norma crea unas condiciones para que ese efecto se genere, pero la dinámica del mercado es la que genera el efecto. Lo que nos toca es estar viendo qué pasa, cómo se comporta, para que en la medida en que vamos viendo las tendencias se tomen las decisiones de inversión.

¿Cómo van a enfrentar efectos como los problemas de movilidad en los barrios a donde lleguen edificios de 23 pisos?

Lo de un edificio de 23 pisos es la excepción y no la regla.

¿Y el tema de movilidad, de acceso, de falta de vías?

Lo que hemos identificado es que estos proyectos iniciales se están localizando en la línea del metro. Lo que teníamos que hacer rápidamente era que no se nos fuera a venir una invasión de propuestas sin una norma que impidiera que pasara lo que nos pasó con TransMilenio, que se densificaron troncales de manera completamente irregular sin darle un solo peso a la ciudad.

¿La ciudad no se merece una estética?

Este tipo de análisis no se puede hacer al estilo de hagamos un render de arquitecto y, como me imagino que la norma es libre, pongamos un edificio de 90 pisos, porque también hay unas dinámicas sociales y del mercado que son importantísimas.

La gente cree que los barrios se van a llenar de ‘parches’, con edificios en la mitad de la comunidad...

Pero claro. Va haber un periodo así. La ciudad tiene que combinarse porque esto no se da de un día para otro, es un proceso lentísimo. Hasta que un día vamos a estar concentrados y probablemente vamos a tener la posibilidad de decir que se desocupó buena parte de Patio Bonito.

¿Con toda la gente que llega a la ciudad?

Es que no tenemos tanta gente. El crecimiento ahora nos estás dando 1,2. Esta ciudad está perdiendo crecimiento.

¿Entonces, para qué densificamos?

No densificamos porque perdemos crecimiento sino porque no podemos poner más gente en las áreas en las que las estamos poniendo. Tenemos que llevarlas a las áreas que están más desconcentradas.

¿Y esas otras áreas las vamos a desocupar?

No, ellas se van a desocupar solas. Esa es la idea. Porque si usted tiene una oferta muy buena aquí, de vivienda de interés prioritario, y de vivienda de interés social, los trabajadores van a estar más cerca de las áreas de oferta de trabajo y naturalmente van a poder ubicarse ahí. El problema es cuando usted no tiene oferta para ellos.

¿Y por qué no llevar a las zonas lo que hace falta, en vez de obligar a que la gente se concentre en el centro?

No los estamos obligando a que se vengan. Lo que estamos parando es el crecimiento allá. No podemos poner más gente allá, ya no hay por dónde, ya no hay formas.

¿Quién va a vigilar esto?

Hay dos mecanismos, el primero es el de las curadurías, que no pueden salirse de la norma. El segundo es el control urbano, y en esos casos, sí tenemos problemas graves porque lo tienen los alcaldes locales, y ellos, no tienen capacidad técnica para vigilar esto.

Van 193 licencias

Entre el 1.º de enero y el 30 de mayo de este año se han expedido 193 licencias de construcción bajo el amparo del decreto 562 del 2014. Febrero y marzo fueron los meses con mayor número aprobaciones, con 62 y 63 licencias, respectivamente.

Según Planeación, 170 corresponden al desarrollo de un solo predio, con un promedio de 380 m². Otras 11 englobaron de a dos predios, con 574,66 m² en promedio. Seis englobaron tres predios para un promedio de 1.588,40 m². Con cuatro predios englobados hay una licencia para desarrollar 4.381,3 m². Con cinco predios englobados hay 3 con 1.261,93 m² en promedio. Hay una licencia con seis predios (866.14 m²) y una con 11 predios (2.085m²).

Según el informe oficial, por el tamaño de los lotes, la mayoría de los proyectos para estas licencias será de alturas entre 5 y 7 pisos en promedio. Solo una contempla 26 pisos; tres, entre 20 y 23; dos con 15 y otros dos con 16.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.